Lanzan al espacio Quantum, el primer satélite "flexible"

Información General

Un cohete Ariane 5, cuyo vuelo está previsto para la noche del viernes, pondrá en órbita el primer satélite comercial de telecomunicaciones "flexible" para Eutelsat.

Un cohete Ariane 5, cuyo vuelo está previsto para la noche del viernes, pondrá en órbita el primer satélite comercial de telecomunicaciones "flexible" para Eutelsat, llamado Quantum.

El lanzamiento del vehículo pesado está previsto entre las 21H00 y las 22H30 GMT desde el centro espacial de Kourou, en la Guyana Francesa.

El cohete lleva dos satélites de dos operadores: uno de Embratel, el más importante de Brasil y América Latina, y el otro de Eutelsat, uno de los líderes mundiales del sector.

Si el primero, Star One D2, es una herramienta potente pero clásica, el segundo, Quantum, será el primero del mundo en poder modular la zona de cobertura y la potencia de sus haces de telecomunicaciones, casi en tiempo real, según la necesidad del cliente.

Con un peso de 3,5 toneladas, fue desarrollado en una asociación público-privada entre la Agencia Espacial Europea (ESA), Eutelsat y Airbus Defence and Space, que se encargó de su construcción.

Ariane 5 debe colocar el satélite en una órbita de transferencia geoestacionaria, a unos 35.000 km de altitud. Desde este punto fijo en relación con el suelo, abarcará durante 15 años una amplia zona geográfica, que va de del oeste de África hasta Asia.

Los satélites de telecomunicaciones "ordinarios" se diseñan en tierra en función de las exigencias de los clientes, y no pueden ser modificados una vez en órbita.

Por el contrario, cada uno de los ocho haces de Quantum será modulable, tanto en zona de cobertura, como en potencia o en frecuencia, "en pocos minutos", mediante un programa puesto a disposición del cliente, según Eutelsat.

Esta flexibilidad de utilización permitirá garantizar una cobertura móvil para aviones, buques o servicios gubernamentales, por ejemplo en caso de catástrofes naturales o de acontecimientos puntuales.

"Buscamos flexibilidad porque cuando se lanza un satélite, la demanda y los mercados pueden variar con el tiempo. Un satélite que no es 'fijo' y puede adaptarse a los clientes permite tener una perspectiva más robusta", comentó recientemente a AFP Elodie Viau, directora de telecomunicaciones y aplicaciones de la ESA.

Quantum también será capaz de geolocalizar el origen de las señales "emitidas con o sin mala intención y que crean interferencias", por ejemplo cuando los comandos dirigidos erróneamente a un satélite vecino perturban los haces de Quantum, explicó Elodie Viau en una rueda de prensa el jueves.

Este dispositivo permitirá identificar el origen de la señal y así intervenir para remediar el problema en tierra, pero también minimizar su impacto reduciendo la interferencia.

Dejá tu comentario