El papa Francisco pidió no "ceder" ante la eutanasia y el suicidio asistido

Información General

Debe ser así incluso cuando el estado de la enfermedad sea irreversible. Consideró a la objeción de conciencia como "una elección necesaria".

El papa Francisco pidió hoy a los agentes sanitarios de todo el mundo que realicen su tarea "sin ceder" ante la eutanasia y el suicidio asistido, aun cuando "el estado de la enfermedad sea irreversible". Además, solicitó que en cada intervención de diagnóstico, preventiva, terapéutica o de investigación; y en cada tratamiento o rehabilitación que se dirija a una persona enferma, se recuerde siempre que el sustantivo “persona” debe estar antes del adjetivo “enferma”.

Este mensaje, divulgado por el Vaticano, fue dirigido en ocasión de la celebración de la vigésimo octava Jornada Mundial del Enfermo, que se celebrará el 11 de febrero. Además, Jorge Bergoglio agregó: "Que su acción tenga constantemente presente la dignidad y la vida de la persona, sin ceder a actos que lleven a la eutanasia, al suicidio asistido o a poner fin a la vida, ni siquiera cuando el estado de la enfermedad sea irreversible".

"En la experiencia del límite y del posible fracaso de la ciencia médica frente a casos clínicos cada vez más problemáticos y a diagnósticos infaustos, estáis llamados a abriros a la dimensión trascendente, que puede daros el sentido pleno de su profesión", añadió. Asimismo, el Papa aseveró que "la vida debe ser acogida, tutelada, respetada y servida desde que surge hasta que termina: lo requieren simultáneamente tanto la razón como la fe en Dios, autor de la vida".

Además, explicó que, en ciertos casos, la objeción de conciencia una elección necesaria para ser coherentes con este sí a la vida y a la persona. Por último, animó a los agentes sanitarios a cuidar de la persona enferma "con gestos y procedimientos que le den alivio y consuelo".

Encuesta

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario