Récord: pagan u$s 104 millones por un Picasso

Información General

«Muchacho con pipa», una obra que Pablo Picasso pintó en 1905, es desde ayer el cuadro más caro de la historia. Sotheby's de Nueva York la subastó anoche en 104,168 millones de dólares. La pintura superó los 82,5 millones de dólares logrados por el «Retrato del Dr. Gachet», de Vincent Van Gogh, en 1990, también en Nueva York. La identidad del comprador no fue revelada durante el remate.

El Picasso se remató a un valor neto de 93 millones de dólares, pero sumados impuestos y comisiones se logra el precio final de más de 104 millones (los registros históricos siempre incluyen estos gravámenes). Durante la subasta, las ofertas empezaron a flaquear cuando se llegó a los 70 y a los 80 millones de dólares, pero siempre aparecía un nuevo ofertante.

«Tiene una atractiva ambigüedad que la ha convertido en una de las imágenes de belleza adolescente más celebradas de Picasso»
, dijo Charles Moffet, codirector del Departamento de Arte Impresionista y Moderno en Sotheby's, antes del remate. El récord anterior para un Picasso fue por «Mujer de brazos cruzados» (1901-'02), del período azul, que fue adquirido en 55 millones de dólares en noviembre de 2000 en Nueva York.

Picasso
pintó «Muchacho con pipa» a los 24 años, recién llegado a París, y se inspiró en un adolescente a quien le gustaba observar al artista mientras trabajaba. El joven se llamaba Louis y casi siempre fumaba en pipa. En los años '50, el cuadro fue adquirido por el acaudalado matrimonio norteamericano compuesto por John Hay Whitney, magnate del petróleo y el tabaco, y Betsey Roosevelt Whitney, y viajó a Greentree, la mansión que tenían en Long Island.

La fundación Greentree tiene hoy la mayor colección privada del país, que, sin embargo, se está desmembrando poco a poco. Ayer Sotheby's subastaba, además de «Muchacho con pipa», otras 43 obras de Degas, Manet, Monet y William Blake. El retrato del pequeño Louis, con un fondo de ramos de rosas colgantes al fondo, es una rareza en la obra de Picasso. «Los historiadores creen que las rosas fueron añadidas hacia el final de la pintura», dijo David Norman, codirector del Departamento de Arte de la casa de subastas. «Ese toque transformó al chico de un adolescente enojado en un figura extraña y casi divina», agregó.

Desde hace años, Sotheby's ha sido la elegida por los herederos de los
Whitney para subastar sus tesoros, de los que en la última década ha vendido varios lotes multimillonarios, gracias a la buena relación que mantenía con John Hay y Betsey.

Dejá tu comentario