"Pido la absolución porque soy inocente"

Judiciales

La jornada de ayer del juicio que se le sigue a Carlos Carrascosa por la muerte de su mujer, María Marta García Belsunce, fue la última hasta el 11 de julio próximo, cuando se dicte sentencia, y en ella el viudo aseguró ser «totalmente inocente» del asesinato.

Durante las réplicas realizadas ayer a los alegatos de la fiscalía y la defensa, Carrascosa realizó una breve declaración en la que agradeció a su mujer haberle dado «la fuerza para bancarse cuatro años de calvario» y luego pidió que se reabra la investigación.

Sin embargo, eso no fue lo único destacable del día de ayer. El fiscal de la causa, Diego Molina Pico, y los abogados de Carrascosa Alberto Cafetzoglus y Diego Hernán Ferrari, tuvieron un cruce verbal en el que el representante del Ministerio Público defendió enérgicamente su posición ante los términos del alegato.

Ferrari dijo que los hechos que se le imputan a Carrascosa en la reconstrucción que el fiscal hace de lo ocurrido en el country Carmel «no fueron ni precisos ni razonables».

En este sentido, Ferrari hizo hincapié en la necesidad de contar con los datos necesarios «que permitan reconstruir con verosimilitud el hecho», ya que considera que faltan datos que dejen clara la participación de su defendido.

Por su parte, el fiscal Molina Pico pidió que se rechacen las nulidades planteadas por la defensa del viudo, tanto del auto de elevación a juicio como del alegato acusatorio en su contra, que fue criticado por acusar a Carrascosa por el homicidio como por el encubrimiento.

Molina Pico sostuvo que no fue afectado el principio constitucional de la garantía de la defensa en juicio y que la jurisprudencia sentada en distintos casos, como el de María Soledad Morales y el de José Luis Cabezas, contemplan la validez de la acusación alternativa, como ocurrió también en esta causa.

  • Congruencia

    Para fundar su rechazo a las nulidades y en particular acerca de si se debía o no dar la palabra a la querella que representa a la madre de María Marta, el fiscal utilizó y leyó párrafos completos de un libro cuyo autor era, paradójicamente, Alberto Cafetzoglus, el abogado defensor de Carrascosa.

    El fiscal defendió el «principio de congruencia» al formular la doble acusación por homicidio y subsidiariamente por encubrimiento.

    Al respecto, citó fallos de la Corte Suprema de Justicia y otros resonantes como el del crimen de la joven catamarqueña María Soledad Morales y el del fotógrafo José Luis Cabezas, que sostienen que se trata de un beneficio para los imputados.
  • Dejá tu comentario