Previsible: sólo con firmas

Judiciales

Los jueces del Tribunal Superior de Justicia porteño le dijeron que no al pedido que había realizado el jefe de Gobierno de la Ciudad, Aníbal Ibarra, por el cual pretendía lograr directamente el referendo de revocatoria de su mandato sin la necesidad de recolectar las 519.599 firmas -equivalentes a 20% del padrón electoral de la Capital Federal-exigidas por ley. Con esta decisión, queda sólo la posibilidad de reunir las adhesiones ciudadanas que pide la Constitución para luego convocar a elecciones y decidir la continuidad o no de Ibarra. El máximo tribunal porteño rechazó ayer también una solicitud de revocatoria del vicejefe de Gobierno, Jorge Telerman, que realizó un particular. Mañana será entregada la primera tanda de planillas para comenzar a juntar firmas. Para ello, se instalarán mesas en 9 puntos de la Ciudad desde este fin de semana.

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) porteño le dijo «no» al pedido que la semana pasada realizó el jefe de Gobierno de la Ciudad, Aníbal Ibarra, para esquivar la recolección de firmas y lograr directamente elecciones que definan su permanencia o no en el cargo. Ahora, deberán reunirse 519.599 adhesiones equivalentes a 20% del padrón electoral de la Capital Federal, según lo exige la Constitución local.

Otra decisión importante que resolvió ayer el Tribunal fue el rechazo del pedido de revocatoria de mandato del vicejefe Jorge Telerman que un particular, Ernesto Jaime Lescano, realizó.

Con estas determinaciones que votaron en unanimidad los jueces del TSJ, Ana María Conde, Jorge Casas, Julio Maier, Luis Lozano y Alicia Ruiz, quedó despejado el camino para que los autores de los primeros dos pedidos de revocatoria del mandato de Ibarra -los letrados Gabriel Rodríguez Vallejos, Fabián Bergenfeld y Juan Cruruchet, entre otros-den comienzo a la recolección de firmas para decidir el futuro del jefe de Gobierno que se puso en juego tras el incendio en el boliche República Cromañón que dejó 192 muertos (ver aparte).Según indicó el máximo tribunal, se entregará la primera tanda de planillas mañana.

Desde el ibarrismo se aclaró que varias ONG que ya adelantaron pedidos al TSJ para poder colaborar con la reunión de firmas podrán contar con la colaboración de la fuerza para la tarea.

• Acuerdo político

El mismo vocero del ibarrismo consultado aclaró que, a pesar del rechazo al pedido del jefe de Gobierno porteño y del «no» a la revocatoria del vicejefe Telerman, existiría una especie de «acuerdo político». «Si bien por la revocatoria se podría ir Ibarra sólo, si gana el 'no', por un acuerdo, se iría también el resto del gobierno. Si gana el 'no', nos vamos todos», dijo la fuente. Sobre el rechazo del pedido de no recolección de firmas que hizo Ibarra, lo primero que se dio a conocer ayer fue la opinión del fiscal general de la Ciudad, José Luis Mandalunis.

En su dictamen, indicó:
«El referendo de revocatoria es una de las formas previstas para asegurar la participación de la ciudadanía en el ejercicio de sus derechos políticos» y que, por tanto, si se aceptara el pedido de Ibarra «se desnaturalizaría el esquema de participación afectándose los derechos políticos del resto de la ciudadanía
(...)». Mandalunis
concluyó en que «la recolección de firmas es un requisito constitucional previsto para el adecuado ejercicio de los derechos políticos de toda la ciudadanía, tanto de los de quienes quieren remover al funcionario como de los de quienes no lo desean». Por tanto, el fiscal general recomendó al TSJ porteño no hacer lugar al pedido de Ibarra. Y así se reflejó en los votos.

En la resolución del TSJ, a la que accedió este diario, los jueces
Maier y Ruiz consideraron que «la reunión de 20% de las firmas del electorado es un indicador objetivo de la participación ciudadana» y que «el requisito de firmas no opera entonces exclusivamente como una garantía para el funcionario, sino que es, fundamentalmente, una garantía del sistema democrático». En sus fundamentos para rechazar el pedido, Casas incluyó que «la gravedad de la situación que motiva la presente solicitud no puede llevar a ignorar la letra clara de la Constitución». Casas agregó que en la elección del jefe de Gobierno en segunda vuelta, llevada a cabo el 14 de setiembre de 2003, Ibarra obtuvo 928.056 votos sobre un total de 1.831.586 emitidos, es decir, 50,66%. « Tomando en cuenta el mismo padrón electoral, por ser el que debería usarse para una revocatoria de mandato -art. 67 de la Constitución local-, éste registra un total de 2.597.993 electores. Así las cosas, sólo resultaría victoriosa de obtener en sentido afirmativo al cese 1.298.997 votos», aseguró.

Dejá tu comentario