Vuelve Chacho Alvarez, pero es para declarar

Judiciales

El vicepresidente renunciado Carlos Chacho Alvarez y el ex jefe de Gabinete de la Alianza Rodolfo Terragno serán llamados a declarar en la causa de los sobornos en el Senado. Así lo dispondría en los próximos días el juez Daniel Rafecas, quien se prepara para recibir una nueva declaración indagatoria ampliada (la cuarta) a Fernando de la Rúa.

La última vez que el ex presidente acudió a Tribunales, sostuvo que Chacho Alvarez y Terragno lo inculparon en el presunto reparto de sobornos en el Senado por «rencor, fastidio, venganza» o el «afán de proyectarse políticamente». También acusó al « arrepentido» Mario Pontaquarto de haber mentido por dinero. Rafecas todavía debe resolver si dicta el procesamiento del ex mandatario por el supuesto pago de coimas por 5 millones de dólares para la aprobación de la reforma laboral en 2000.

Pontaquarto, en diciembre de 2003, dio una entrevista al semanario «TXT» en la que relató que el propio De la Rúa habría recomendado quebrar con dinero sucio la resistencia del bloque del PJ a votar un nuevo régimen laboral.

En la página 237 de su libro «Operación Política», De la Rúa hace mención a una declaración atribuida al ex senador Héctor Maya en la que éste afirma «no hay posibilidades de que hubiera sobornos y que lo sepa Pontaquarto y no lo sepa Alvarez».

  • Ratificación

    Maya fue uno de los cuatro legisladores que votó contra la Ley de Reforma Laboral. En abril volvió a declarar sobre este caso. En esa testimonial ratificó que «resulta casi imposible que hayan acontecido sobornos con ignorancia de Alvarez».

    Justificó las razones en lo siguiente:   

  • «Flamarique atendía en el despacho de Alvarez.»   

  • «Alvarez tuvo una militancia activa, citando a su despacho a los senadores que éramos opositores y en mi caso en particular, ello ocurrió en varias oportunidades, donde sutilmente me presionaba para que votara la ley laboral.»   

  • «Eventualmente, me tentaba a una negociación. En una ocasión me propuso: ' Vamos a cambiar figuritas'. Rechazando la propuesta, le expresé que no tenía figuritas para cambiar y, además, habíamos juntos recorrido el país planteando cosas diferentes a las que decía la ley.»   

  • «El diálogo fue muy tenso. Ante mi firmeza de oposición a la ley, fui objeto de otro tipo de presiones y persecuciones, entre otras cosas, recibiendo la visita del secretario administrativo y de la prosecretaria y hoy senadora Vilma Ibarra, quienes me mutilaban el grupo de asesores, haciéndome dar de baja a varios de ellos y reduciendo mi disponibilidad de cupo de personas.»   

  • «Otro motivo que sirve de base a lo que pienso se pone de manifiesto en el tratamiento de la Ley de Reforma Laboral en el recinto, cuya versión taquigráfica deja claras las irregularidades del procedimiento en que incurrió Alvarez, ingresando al tratamiento del texto sin cumplir con los requisitos reglamentarios, prosiguiendo su curso pese a mi oposición formal.»

    En cuanto a Terragno, éste siempre dijo que si «existieron los sobornos» en el Senado para aprobar la ley de reforma laboral, «es imposible que no lo supiera» De la Rúa.

    «Es imposible que el presidente no lo supiera (el pago de coimas en ese contexto), no es algo que se pueda hacer con independencia», aseguró el ex senador.

    En una declaración que realizó cuando Rodolfo Canicoba Corral era el juez que investigaba este caso, Terragno aseguró: «De la Rúa se fastidiaba cuando hablaba de los sobornos. Yo creí que, como él decía, se trataba de rumores que debilitan al gobierno, pero lo veo en retrospectiva y creo que el hecho existió».

    Según remarcó, el ex jefe de la SIDE Fernando de Santibañes no podía manejar 5.000.000 de dólares sin que el presidente lo supiera» y tampoco podía ser ajeno a la maniobra -dijo- el ex ministro de Trabajo, Alberto Flamarique.
  • Dejá tu comentario