Economía

La decisión de la Fed podría reforzar la idea de un atraso en el dólar

La Reserva Federal de EEUU bajó la tasa de interés por primera vez en 11 años. ¿Cuál será su impacto en Argentina?

Ya se sabe: el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo. Este proverbio chino podría ser revisitado en las próximas horas. En este caso, aunque filosóficamente hablando, no es precisamente un “aleteo”, sino algo mucho más poderoso.

A pesar de la buena salud de la economía de EEUU, la Reserva Federal (Fed) bajó la tasa de interés; algo que ocurrió por última vez en 2008, cuando el país cayó en la peor recesión en casi un siglo.

Se trata de una decisión preventiva, porque la economía del país del norte crece a una tasa que supera el 2% anual, los sueldos siguen creciendo y el desempleo está en su nivel más bajo del último medio siglo.

¿Considerás que el dólar hoy e...

Por definición, un recorte de las tasas de interés tiende a ayudar a la economía estadounidense, a las acciones y a los mercados de activos financieros de numerosas formas. Por ejemplo, al reducir las tasas que cobran en el mercado financiero, esto hace que el rendimiento de los bonos disminuya, lo que induce a una pérdida de atractivo y así los inversores tienden a priorizar la evolución de las acciones.

Como el costo de la deuda de los consumidores y también de las empresas baja, las familias y las compañías tienden a volcar esos márgenes en el consumo y así se estimula la economía, lo que terminaría por acelerar el crecimiento. Ergo, ante la amenaza de una recesión, una baja en la tasa de interés puede prevenirla o aminorarla.

sandleriis.jpg
<p>Guido Sandleris, titular del Banco Central.</p>

Guido Sandleris, titular del Banco Central.

¿Qué impacto puede tener la suba de tasas en EEUU en Argentina?

En principio, conviene mencionar que, aunque beneficioso para la Argentina, nuestra economía se encuentra sumergida en una zona de recesión, alta inflación y tendencia a una suba del desempleo y la pobreza, que no experimentarían grandes cambios por la decisión de la Fed. A eso hay que sumarle que, en pleno proceso electoral, la aversión al riesgo de los inversores terminará definiendo el resto de la ecuación.

De todas formas, puntualmente en el mercado financiero, podría esperarse un sesgo a un mayor ingreso de capitales desde el exterior, ya que el mercado estadounidense termina “expulsando” flujos de capitales que pasarán a buscar mejor tasa en el exterior. Esto podría decantar la suba de precios de algunas acciones locales, cierto sesgo a una mayor afluencia en el mercado de títulos públicos y al mismo tiempo, una mirada de mayor atractivo por parte del Banco Central argentino a la reducción de la tasa de interés local. Esto es así porque cuando el rendimiento de un bono baja, el precio sube.

dolar casa de cambio.jpg
<p>Aunque beneficioso para la Argentina, nuestra economía se encuentra sumergida en una zona de recesión, alta inflación y tendencia a una suba del desempleo y la pobreza, que no experimentarían grandes cambios por la decisión de la Fed. </p>

Aunque beneficioso para la Argentina, nuestra economía se encuentra sumergida en una zona de recesión, alta inflación y tendencia a una suba del desempleo y la pobreza, que no experimentarían grandes cambios por la decisión de la Fed.

Por otro lado, no habría que descartar mayor afluencia en depósitos a plazo fijo en pesos por mayor ingreso de divisas proveniente del exterior, que busca ganar el diferencial de tasas de interés medidas en dólares. Esto podría decantar en una leve reducción de la tasa de los plazos fijos por la mayor afluencia de fondos y una baja (aunque algunos sostienen que algo “moderada”) en las altísimas tasas de las líneas de crédito, todo en función del mayor ingreso de capitales. De hecho ayer, el BCRA subió su tasa de referencia Leliq a 60,358% desde 60,208% en la primera licitación, mientras que en la segunda licitación del día anotó un rendimiento máximo del 60,40% y un mínimo del 59,95% anual. En promedio, la tasa Leliq se ubicó al 60,272%.

Sin embargo, también habrá que ponderar que un mayor ingreso de capitales para el carry trade redundaría en un refuerzo de las condiciones para un tipo de cambio más “duradero” en la zona de los $44-$46, lo que podría incentivar la idea de un “atraso” en la cotización del dólar.

En definitiva, cuando un banco central (en EEUU) baja su tasa, lo que hace es debilitar su moneda, lo que pone al titular del Banco Central, Guido Sandleris en la disyuntiva sobre si intervenir en el mercado para evitarlo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario