Intendente radical denunció banderazo por Vicentin

Municipios

El jefe de distrito de Chacabuco, Víctor Aiola, notificó al Juzgado de Junín para que tome cartas en el asunto debido a la marcha que se realizó en su localidad.

El banderazo contra la expropiación de Vicentin tuvo participación activa en las más de veinte ciudades donde se convocó, y en otras tantas por fuera de la cita, infringiendo el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Y, pese a que según explicaron muchos informativos locales, se labraron varias infracciones relacionadas al movimiento que hubo por el Día del Padre, las autoridades municipales no actuaron con la misma vara en relación a lo sucedido el pasado sábado durante el llamado “Banderazo Federal”.

Los motivos podrían quedar a la vista a la hora de evidenciar que gran parte de las ciudades donde se llevó a cabo el encuentro son gobernadas por intendentes que pertenecen a Juntos por el Cambio, los más interesados en sacar rédito político de la aglomeración de gente.

Pero no todos tomaron la misma postura. En la cuarta sección, más precisamente en Chacabuco, el intendente radical Víctor Aiola pidió la intervención del Juzgado de Junín por el encuentro que se realizó en su distrito. “Las marchas están prohibidas más allá del motivo o de si el valor está justificado, o no. En Chacabuco se cometió un acto que no está bien y las reglas son iguales para todos”, le dijo a Ámbito el jefe municipal.

Y dejó en claro que “no sólo gobierno para los que me votaron. Si no, terminamos haciendo lo que criticamos. Si se marcha por Vicentín tiene que existir la misma sanción que si se pone alguien a marchar por la legalización del cannabis medicinal. Las reglas son así. Están claras y hay que cumplirlas”.

El hecho se da justo cuando Chacabuco acaba de ingresar a una Fase 5 adaptada. “Es un logro importantísimo y tenemos la responsabilidad en nuestras manos. Porque la responsabilidad es del Estado, pero fundamentalmente la responsabilidad es individual”, aseguró.

La acción del intendente no cayó bien en algunos sectores de la oposición. Sobre todo en los municipios del campo. Se sabe que allí está parte de la fuerza de la que JXC quiere sacar provecho político en busca de las elecciones de 2021.

La puja incluso es tan fuerte que llevó a muchos intendentes peronistas a no poder brindar una postura a viva voz por temor a perjudicarse en lo inmediato debido a la fuerte presencia rural de su población.

“Cuando gobierno, no pienso si me van a cuestionar o no. Es mi forma”, cerró Aiola.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario