Fallo refuerza potestad de gobernadores sobre clases

Política

Fortalece libertad de acción ante discordancias con Nación. Mendoza, respaldada tras eludir suspensión

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ayer sentenció que el DNU presidencial de suspensión de las clases presenciales en el AMBA por dos semanas “violó la autonomía” de la Ciudad de Buenos Aires refuerza, en los hechos, el marco de libertad de acción de los gobernadores a la hora de tomar decisiones en materia del grifo de asistencia a las aulas en medio de la segunda ola.

“La CABA y las provincias pueden regular la apertura de las escuelas conforme con las disposiciones de la ley 26.206 y la resolución 387/21 del Consejo Federal de Educación (CFE), priorizando la apertura y la reanudación de las clases presenciales”, sostuvo el máximo tribunal.

Se trata, en rigor, de un paraguas que funcionará como antecedente y tendrá efectos concretos ante actuales o potenciales nuevas discordancias entre Ejecutivos locales y la Casa Rosada, frente a medidas que broten desde Balcarce 50. Aunque anoche Nación jugó sus cartas, con el CFE como aliado (ver aparte),

Los mandatarios venían haciendo este año uso de la potestad de tomar las decisiones finales en materia de apertura/cierre de aulas, hasta el DNU de Alberto Fernández del 14 de abril que ordenó freezar la presencialidad en el AMBA por dos semanas, y que el porteño Horacio Rodríguez Larreta judicializó, tras lo cual cosechó un pase para tener las escuelas abiertas.

Un segundo decreto presidencial -del pasado viernes- potenció el conflicto con CABA, al determinar la suspensión de las clases presenciales por tres semanas en distritos de “alarma epidemiológica”. Y sumó a otro gobernador que eludió la medida, también de Juntos por el Cambio: el radical mendocino Rodolfo Suarez, quien siguió con el dictado en las aulas aunque sin desembarcar en los tribunales.

Ayer desde Mendoza celebraron el fallo. “La Corte avala la interpretación que viene haciendo desde hace un año y medio la Provincia”, aseguró el ministro de Gobierno, Víctor Ibáñez, y enfatizó que “es un mensaje muy directo al Gobierno nacional respecto de las atribuciones provinciales”.

“Cuando nos decían rebeldes, en realidad ejercíamos las facultades que la Constitución nos da, sin llevarlo al conflicto ni judicializarlo”, recalcó. Aunque el escenario epidemiológico es inestable y de hecho el intendente de San Rafael, el justicialista Emir Félix, pidió ayer a Suarez que se aplique en su departamento una serie de restricciones, entre ellas la suspensión de la presencialidad por dos semanas en la Secundaria y de la obligatoriedad de la asistencia en la Primaria.

A diferencia de Rodríguez Larreta y Suarez, los otros dos mandatarios alcanzados por la orden presidencial del viernes de suspender clases presenciales en enclaves críticos -de sello peronista: el bonaerense Axel Kicillof y el santafesino Omar Perotti- se alinearon con Nación, aunque con matices: de manera total el primero, y acotado a una semana el segundo.

“No es un invento argentino interrumpir la presencialidad”, disparó ayer Kicillof, tras el fallo. Puertas adentro de su distrito enfrenta reclamos de retomar las clases presenciales, con intendentes de Juntos por el Cambio con embestidas judiciales en marcha. “No vamos a abandonar el pedido, por eso insistimos con una nueva presentación judicial y seguiremos haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para que las aulas no sigan vacías”, advirtió por caso el jefe comunal de Vicente López y titular del PRO provincial, Jorge Macri.

El santafesino Perotti, en tanto, adoptó una postura intermedia: suspendió la presencialidad en Rosario y en San Lorenzo hasta este viernes, y este fin de semana pidió al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que “revea la forma en la que se han determinado los indicadores para la provincia”, por entender que son dos enclaves “de alto riesgo” y no “de alarma”.

“La presencialidad no tiene discusión en Santa Fe, porque para eso nos preparamos en las escuelas y vacunamos a casi todo nuestro personal docente”, dijo ayer Perotti, en un distrito donde el diputado nacional del PRO, Federico Angelini, presentó un amparo en pos de revertir la suspensión. El fallo de la Corte de ayer, en la práctica, beneficia a los planteos ante Nación de Perotti, sin entrar en conflicto con la Casa Rosada.

Un segundo lote de mandatarios, en paralelo, aplicó suspensiones focalizadas de clases presenciales en ciudades de riesgo epidemiológico, sin estar alcanzados por la orden directa del DNU: a los pioneros Gildo Insfrán (Formosa) y Alicia Kirchner (Santa Cruz) -desde el inicio del ciclo lectivo 2021- se sumaron ahora el catamarqueño Raúl Jalil (esta semana parte de los alumnos volvieron a las aulas), el riojano Ricardo Quintela (viene de extender las restricciones hasta el 21) y el entrerriano Gustavo Bordet (sólo por esta semana, y en medio de protestas de padres planea retomar el 100% de presencialidad el lunes).

La resolución que citó la Corte fue aprobada por unanimidad en el seno del CFE a mediados de febrero, y define “priorizar la apertura de las escuelas y la reanudación de clases presenciales en todo el país bajo condiciones de seguridad sanitaria y cuidado de la salud de la comunidad educativa, en forma escalonada, conforme con la situación epidemiológica en las unidades geográficas de menor escala en las que resulte posible evaluar el riesgo sanitario y epidemiológico imperante”.

Haciendo uso de esa premisa, arrancó el ciclo lectivo en todo el país -desde el 17-F, y de manera escalonada- con un combo de presencialidad/virtualidad.

Dejá tu comentario