El 1% , una poda de verano que suspendió la pandemia

Política

El recorte de fondos a la Ciudad de Buenos Aires no es algo que debiera soreprender a Horacio Rodriguez Larreta, pero no lo esperaba ayer. Lo supo 5 minutos antes del anuncio. Tampoco lo sabían los intendentes bonarenses del PRO, Néstor Grindetti, Diego Valenzuela y Jorge Macri, que se enteraron en Olivos, cuando el Presidente lo anunció. Alberto Fernández lo viene estudiando desde que asumió el Gobierno. La idea y las reuniones en ese camino, quedaron en espera cuando impactó la pandemia en el país. Se trataba de “un estudio integral” del Gobierno sobre lo que aporta a la Ciudad, un distrito que recibe los fondos para la Policía que fue traspasada de la Federal y el 1,4% histórico que da comienzo a gran parte de la discución.

Sucede que la coparticipación porteña que arrancó durante la gestión de Eduardo Duhalde en la presidencia de la Nación con 1,4% se elevó cuando en el gobierno nacional de Mauricio Macri se traspasó parte de la Policía Federal al distrito. Se hizo un cálculo de los recursos que invertía la Nación y se transformó en puntos de coparticipación. Primero se elevó a 3.75%, luego se bajó a 3,50%, con la condición de que ese fondo se utilizara exclusivamente para Seguridad. En total serían unos $125 mil millones en concepto de coparticipación, en un cálculo que deslizó el Gobierno porteño, cuando en un caluroso enero de este año, cuando no se hablaba de epidemia, se habían tensado la puja por los fondos. En ese momento el Gobierno porteño remarcaba que para 2020 el área tendría unos $75 mil millones que abarcaría el 2.1% de la coparticipación.

Hasta ahí, las cuentas que mostraba Larreta para defender su Presupuesto. Pero el Gobierno nacional comenzó a detectar que, aparentemente, cuando se hizo la cuenta original se calculó demás.

La revisión la realizaba el Ministerio del Interior con datos del área de Seguridad y habría algunas diferencias como en la cantidad de agentes que fueron transferidos, unos mil menos. “Calcularon hasta el costo de los agentes de tránsito”, confiaban funcionarios del Gobierno nacional aludiendo a que los fondos transferidos a la Ciudad incluyeron esa categoría, no solo policías y bomberos.

Desde entonces, el Gobierno nacional estudia traspasar el dinero para el mantenimiento de la Policía directamente del Presupuesto Nacional, lo cual, la Ciudad considera que le genera una dependencia porque si quisiera ampliar la fuerza debería acordarlo con Nación, por ejemplo. Al mismo tiempo, la Ciudad vería alterado su presupuesto, porque la Nación le “pagaría” solamente el gasto de los sueldos de los 20 mil agentes de la Policía de la Ciudad, pero la cuenta no incluiría el equipamiento y demás instrumentos que agregó el distrito para el desempeño de la fuerza y la política de Seguridad. La diferencia sería el 1% ( ó 1,1%) de la coparticipación actual, mientras la Capital estuvo dispuesta a ofrecer la mitad, que es dinero que recupera ante la suspensión del Consenso Fiscal que le permitió no bajar impuestos. O sea, compensaría sin perder fondos. Se trata de unos $35 mil millones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario