Recusó Moliné O'Connor a Cristina de Kirchner

Política

El supremo juez de la Corte Eduardo Moliné O'Connor hizo el primer movimiento en su estrategia de defensa ante el Senado. Ayer recusó formalmente a la senadora Cristina Fernández de Kirchner para participar en el juicio político que se le sigue en el Congreso. Argumentó que «comparte intereses» en el procedimiento y «parentesco» con el presidente Néstor Kirchner.

Por intermedio de una presentación realizada por su apoderado, el abogado Gregorio Badeni, Moliné O'Connor se amparó en el artículo del Código Procesal Penal de la Nación que establece que no podrá actuar como juez en el caso quien «tenga parentesco en segundo grado de afinidad con alguno de los interesados».

Es que el ministro interpreta que el presidente de la Nación, esposo de la senadora Fernández, está interesado en la sustanciación del juicio político, al considerar, entre otros elementos, una publicidad gráfica del gobierno nacional aparecida a fin de junio, en la que se habla de los primeros días de gestión.

En ella se destaca que -el gobierno- «enfrenta la corrupción sin temores ni medias tintas», y enumera bajo este subtitulado la solicitud de enjuiciamiento político a los miembros de la Corte Suprema de Justicia.

La recusación tiene como objetivo impedir que la senadora actúe como jueza en el proceso que se le sigue a Moliné O'Connor, cuya primera etapa en el Senado está prevista para mañana a las 12, cuando la comisión acusadora de la Cámara de Diputados exponga los cargos ante la Cámara alta.

A partir de la presentación del acusado, el trabajo se adelantó en un día, debido a que hoy la Comisión de Asuntos Constitucionales se reunirá a las 14.30 para analizar el pedido y una excusación del radical Raúl Baglini para intervenir como juzgado.

Justamente, la comisión es presidida por la misma Cristina Kirchner, por lo que los acusados también pidieron que se abstenga de intervenir en esa instancia.

• Transparencia

«La recusación planteada en modo alguno importa cuestionar la honorabilidad y las cuestiones éticas de la senadora, sino que responde al propósito de garantizar la transparencia e imparcialidad del juicio político no solamente desde el punto de vista sustancial, sino también del formal», explicó Moliné O'Connor mediante un escrito de cinco páginas.

E inmediatamente aclaró que la excusación se planteó para la hipótesis de que la senadora no se excuse de intervenir en dicho proceso o que dicha excusación no sea aceptada por el Senado. Ninguna de estas dos hipótesis tendrían cabida hoy en la reunión de la comisión, según se desprende de las consultas efectuadas entre algunos de los senadores que integran ese cuerpo de trabajo.

«Está fuera de discusión que uno de los objetivos claramente enunciados por el señor presidente de la República reside en conseguir la destitución de todos o algunos de los jueces de la Corte Suprema de Justicia, entre ellos, Moliné O'Connor», señaló el abogado Badeni.

Y agregó que, «por su parte, la senadora Kirchner, en diversas oportunidades, manifestó que comparte plenamente las ideas y todos los objetivos de gobierno que se ha fijado su marido». «Esta afinidad en el pensamiento y la acción también está corroborada por el hecho de que la senadora Kirchner dispone de una oficina que le fue habilitada en la Casa Rosada, próxima a la que utiliza su esposo. Ello, al margen de la oficina que ocupa en el Senado», indicó.

Dejá tu comentario