Superpoderes restaron votos al Presupuesto 2009

Política

El gobierno consiguió aprobar el proyecto de Presupuesto nacional 2009 en Diputados por un margen bastante más amplio que el que inclusive soñó el kirchnerismo en esa cámara. Pero no tuvo la misma contundencia cuando se debatió en particular uno de los artículos más conflictivos que consagra algunos de los superpoderes al jefe de Gabinete para modificar partidas y reasignar fondos. En la votación en general el gobierno consiguió 149 votos a favor contra 87 de la oposición. Mientras que para el artículo 10 (uno de los que establecen la delegación de facultades) sólo pudo sumar 126 votos a favor contra 106. Ese resultado demostró que parte del bloque kirchnerista no acompañó los superpoderes que se consagran cada año en el Presupuesto.

El rechazo, de todas formas, es casi testimonial. Las facultades al jefe de Gabinete no están consagradas sólo en la Ley de Presupuesto, sino también en la Ley Complementaria Permanente de Presupuesto y, especialmente, en el artículo 37 de la Ley de Administración Financiera y de los Órganos de Control. Ninguno de los dos últimos casos estaba en discusión ayer, ya que si se quisieran modificar los poderes especiales al gobierno, habría que comenzar por dar marcha atrás con la delegación permanente que Néstor Kirchner hizo votar en la reforma a la Ley de Administración Financiera de hace dos años.

Los 149 votos que consiguió Agustín Rossi para la aprobación del proyecto sin que se introdujera ninguna modificación no sólo significaron una derrota para la oposición, sino uno de los números más altos que consiguió el peronismo para aprobar una ley. De hecho, le faltó sólo un voto (sumando el bloque propio y sus aliados) para tener asistencia perfecta.

  • Incorporaciones

    Es cierto que ayudaron algunas incorporaciones que hasta hace unos meses hubieran parecido imposibles, como la del Movimiento Popular Neuquino. Otros aliados ya tienen algún caminos recorrido junto al kirchnerismo, como los diputados del Partido Renovador de Salta y mucho más Encuentro Popular y Social que lidera Ariel Basteiro. Pero casi todos ellos, incluido en esto Felipe Solá, se resistieron a aprobar la delegación de facultades.

    La mendocina Laura Montero que responde al vicepresidente Julio Cobos y que durante el debate de la Resolución 125 terminó parándose en la vereda de enfrente al gobierno, también apoyó ayer la votación en general del Presupuesto 2009, al igual que dos fueguinos que fueron la sorpresa de último momento: Leonardo Gorbacz y Nélida Belous, por orden de la gobernadora aristakirchnerista Fabiana Ríos apoyaron el proyecto votando en sentido contrario del resto del bloque SI liderado por Eduardo Macaluse.

    Pero la única debilidad que mostró el gobierno en el recinto quedó evidente en el tratamiento en particular. Muchos de esos aliados votaron en contra de algunos puntos o protestaron contra políticas del gobierno. Como el caso de Montero, que apoyó pero exigiendo que se regularice el INDEC.

    Si bien la mayoría oficialista siguió siendo abrumadora, los resultados en cada artículo mostraron las diferencias. En cuanto a superpoderes, el que más preocupó al kirchnerismo fue el 10, con una diferencia de 126 votos contra 106 opositores, pero en el 8 y en el 9 (que también introducen delegación de facultades), el resultado fue 135 a 99, es decir, bien por debajo del promedio general.

    Lo mismo sucedió con uno de los puntos más polémicos del Presupuesto 2009: la modificación a la Carta Orgánica del Banco Nación que flexibiliza las restricciones de la entidad para adelantar fondos de sus depósitos al Tesoro. Rossi consiguió allí sólo 126 votos a favor contra 69 y 7 abstenciones.

    Más eufóricos estuvieron los diputados en el artículo que establece una autorización para financiar el déficit operativo de Aerolíneas Argentinas hasta el 31 de diciembre de 2009, una extensión de la habilitación que el Congreso votó en la ley de reestatización de las dos líneas aéreas. En ese artículo, el resultado fue 145 votos a favor contra 71 opositores.

    Más allá del éxito en la votación, el saldo mostró que el gobierno tiene un número suficiente en Diputados para aprobar leyes, pero aunque apele a convencer voluntades distribuyendo obra pública o acuerdos políticos en las provincias (como sucedió esta vez con Entre Ríos y Tierra del Fuego), tiene un núcleo de resistencia inclusive en su propio bloque que en temas complicados ya no puede dominar.

    Ahora, la discusión se trasladará al Senado, donde Miguel Pichetto comenzó a alertar sobre la necesidad de no mostrar fisuras: «Lo prudente sería que se vote el Presupuesto, porque esa sería una señal importante para el mundo», dijo ayer. El martes comenzará la discusión en la Comisión de Presupuesto y Hacienda que debería terminar con una votación el 5 de noviembre.
  • Dejá tu comentario