25 de febrero 2004 - 00:00

Error de Economía hizo temer un nuevo default de los títulos

Error de Economía hizo temer un nuevo default de los títulos
Finalmente, el Ministerio de Economía corrigió un gravísimo error que derrumbó el mercado de títulos públicos y pudo significar una nueva avalancha de juicios contra el Estado.

A través de un comunicado, la Secretaría de Finanzas dijo que tiene previsto abonar los BOCON en moneda nacional cuarta serie 2% (PRO12), los destinados a pagar Deudas Previsionales (PRE8) y los de Moneda Nacional Segunda Serie (PR11).

El próximo 3 de marzo «se continuará con el pago de servicio (amortización y renta) de los BOCON PR11 a todos los tenedores», agrega el comunicado.

En realidad, el único título comprometido era el PR11 porque vence el próximo mes, los otros dos (PRE8 y PRO12) el primer pago lo hacen recién en 2006.

• Radiografía

Entender lo que pasó ayer lleva una larga explicación que hay que ordenar. En primer lugar, ésta es la radiografía del bono de la polémica.

• El PR11 es un título de las serie de
Bonos de Consolidación (BOCON) que se entregó como indemnización a hijos de desaparecidos.

• Se emitió en febrero de 2002, pero las láminas físicas se entregaron en setiembre de ese año.

• Se emitieron alrededor de $ 80 millones a una tasa de 2% anual sobre el CER.

• Sus cupones de capital e intereses se pagan en 106 cuotas mensuales desde febrerode 2002, el día 3 de cada mes.
Ya se pagaron 24 cupones puntualmente, por lo que la paridad técnica del bono es de 76%.

El último cupón se pagó el 3 de febrero pasado
y nada hacía pensar que un comunicado de la Comisión de Valores (CNV), basado en una Resolución de Economía limita el pago únicamente a los tenedores originales del PR11.

¿En que se basó el Ministerio de Economía para esta limitación? En la
Ley de Presupuesto 2004, precisamente en el artículo 59 se dispone diferir el pago de los servicios de la deuda pública contraída originalmente antes del 31 de diciembre de 2001. Los BOCON PR11 son de febrero de 2002, entonces no les alcanza esta resolución, aunque pueden alegar que es una deuda anterior a esa fecha. Si la ley se aplicara estrictamente, no se deberían pagar los BODEN 2008 en pesos, ya que es deuda contraída en la gestión de Fernando de la Rúa con el descuento de salarios a empleados públicos durante 2001.

Sin embargo, la
Oficina del Crédito Público no lo entendió así y hay quienes aventuran que fue una « complacencia» exagerada (término que el idioma popular lo traduce como «chupada de media») de funcionarios que así se alinean con las postura que creen que tiene el gobierno ante los acreedores privados.

• Inhibición

Fue tan irracional la medida que quienes la tomaron no vieron que, de acuerdo con las distintas resoluciones emitidas hoy no hay titulares originales de estos bonos porque, si bien se emitieron en febrero de 2002, las láminas se entregaron en setiembre y la resolución dice que los tenedores tienen que estar acreditados no más allá de abril de 2002. A esa fecha no había nadie anotado por la falta de láminas. Los complacientes fueron al límite del objetivo deseado, sin quererlo: inhibieron a todos.

El otro hecho absurdo es que
si bien no cotizaban en la Bolsa de Comercio porque no estaban «listados», sí lo hacíanen el Mercado Abierto Electrónico (MAE), el mercado mayorista de títulos públicos. Nadie prohibió su venta en ese mercado secundario donde los PR11 estaban en crecimiento en cuanto a monto de negocios.

• Prestigio

Hasta esta resolución eran una excelente y confiable inversión que se pagaba mensualmente en forma puntual.

Dos años de cumplimiento le dieron un valor y un prestigio muy alto. Pero cuando la burocracia decide algo aferrándose a las innumerables circulares y resoluciones que se contradicen entre sí, pueden hacer perder el prestigio de años en un instante.

Lo más grave, es que fue difícil encontrar una razón para explicar la medida.
Si fuera porque el gobierno quiere ganar tiempo, para guardar dinero porque es una erogación muy alta, mejor que los inversores se olviden de este argumento: el 3 de marzo había que pagar apenas un millón de pesos o 340 mil dólares. La deuda posdefault actualmente suma 16 mil millones de dólares.

Dejá tu comentario