México: Fox canceló su mensaje anual por protestas de la izquierda en Congreso

Portada Principal

México DF (Reuters) - El presidente de México, Vicente Fox, se vio obligado ayer a desistir de leer su último informe anual de gobierno en el Congreso ante protestas de legisladores izquierdistas, que denuncian fraude en las elecciones presidenciales del 2 de julio.

Fox entregó el informe por escrito en el vestíbulo de la Cámara de Diputados y se retiró del palacio legislativo luego de que aproximadamente 150 diputados y senadores del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que postuló a Andrés Manuel López Obrador a la presidencia, tomaran el estrado.

"Hago entrega del informe correspondiente al último año de mi gestión. Ante la actitud de un grupo de legisladores que hace imposible la lectura que he preparado para la ocasión, me retiro de este recinto", dijo Fox.

López Obrador perdió los comicios por apenas 240,000 votos frente al oficialista Felipe Calderón e impugnó las elecciones para exigir un recuento de todos los votos, pero el máximo tribunal electoral desechó recientemente las demandas.

Observadores creen que el tribunal declararía en breve como presidente electo a Calderón, un ex ministro de Energía de Fox y favorito de los mercados.

El izquierdista, un ex alcalde de la Ciudad de México, lleva semanas de protestas con campamentos en el Zócalo, la principal plaza pública de la ciudad, y en la elegante avenida Paseo de la Reforma, arteria de la ciudad, lo que ha trastornado el de por sí congestionado tráfico.

Pese al agotamiento de los recursos legales, López Obrador seguirá protestando y asegura que no permitirá la "imposición" de Calderón como presidente para el período 2006-2012.

Días atrás, el izquierdista convocó a una Convención Nacional Democrática para el 16 de septiembre, día de la independencia, para proponer a sus seguidores nombrarlo "presidente legítimo" o "jefe de resistencia civil" e instalar un gobierno paralelo.

Legisladores del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), que tras las elecciones trepó de segunda a primera fuerza en el Congreso, se mostraron indignados por la actitud de los izquierdistas.

"Es muy lamentable e indignante para el país que un grupo de personas secuestren el Congreso de esta manera, pero es su deseo, es su voluntad y la sociedad misma juzgará si hicieron bien o mal", dijo a Reuters el senador panista José Bueno.

El PRD saltó de tercera a segunda fuerza en el Congreso y ha prometido hacerle la vida difícil a Calderón, cuyo partido tiene una mayoría relativa que no alcanza para aprobar iniciativas.

La seguridad en los alrededores del Congreso había sido reforzada con miles de policías y soldados para el día del informe a la espera de acciones de los izquierdistas, pero López Obrador les pidió que se quedaran en el Zócalo.

"No vamos a ir, aquí nos vamos a quedar el día de hoy", dijo el candidato.

Dejá tu comentario