Santa Cruz: no faltó el Tango

Portada Principal

Sorprendió el fin de semana el intenso movimiento aéreo registrado en la provincia de Santa Cruz, hacia donde el Presidente y su familia se habían trasladado -por etapas- para celebrar la Navidad. Para ello el patagónico dispuso que cuatro aeronaves de la flota presidencial (el Tango 01, 02, 03 y 10) estuvieran a su disposición para cualquier eventualidad que pudiera surgir, como lo fue por ejemplo la falta de diarios nacionales que no llegan a la provincia a tiempo por la escasa frecuencia de servicios aéreos. El hecho se suma a un nuevo escándalo por el uso de los aviones oficiales en la tierra del Presidente que terminó con la muerte de una mujer que no pudo ser trasladada en el avión sanitario hacia Buenos Aires porque la aeronave se encontraba afectada a cuestiones político-institucionales.

En los últimos días, una serie de presuntas irregularidades vinculadas al uso de los aviones oficiales en la provincia de Santa Cruz alimentó la polémica iniciada en 2002, cuando por orden de Néstor Kirchner se utilizó una aeronave para trasladar, desde Corrientes hasta Buenos Aires, a un senador liberal que debía votar una ley en contra de los pedidos de Eduardo Duhalde. Era la derogación de la Ley de Subversión Económica, que fue aprobada pese a que el correntino Lázaro Chiappe llegó a tiempo.

Pero no sólo la flota provincial está a disposición del matrimonio Kirchner y funcionarios del gobierno nacional. Durante todo el fin de semana pasado, con motivo de la Navidad, un conjunto de aeronaves presidenciales surcó el espacio aéreo de Río Gallegos trasladando de Buenos Aires al Sur desde el Presidente y su familia hasta los diarios nacionales, que paradójicamente por falta de vuelos no llegaban a la provincia.

  • Flota

    Según se publicó, entre el jueves y el sábado arribaron a la terminal aérea el Tango 01 (con Kirchner a bordo), el Tango 02 (con la primera dama) y el Tango 03 (con varios funcionarios). En tanto, el Tango 10, un Lear Jet turbohélice, habría sido el encargado de garantizarle al Presidente la lectura en tiempo y forma de los diarios del fin de semana. El Presidente y su comitiva regresaron a Buenos Aires ayer.

    Ahora, otro escándalo surge por la denuncia, reflejada por el diario «Tiempo Sur» y el sitio Opi Santa Cruz, sobre el retaceo de un vuelo sanitario a Buenos Aires a bordo del Cessna Citation, afectado en ese momento a cuestiones de orden político-institucional, para trasladar a una paciente en grave estado que finalmente falleció en un hospital de Río Gallegos. Según el portal patagónico, el avión estaba siendo utilizado por el gobernador Carlos Sancho y la ministra Alicia Kirchner. Con este hecho, se pone nuevamente en discusión la presunta utilización discrecional de las máquinas del Estado provincial para campañas y usos personales, por sobre el objeto fundamental para el que fue adquirida. Santa Cruz posee dos aeronaves, un Cessna Citation para vuelos sanitarios y el Don Bosco, un Beechcraft 200.

    Ya en 1999 la polémica se había instalado en idéntico sentido con la muerte de Ayelén Gimena, que esperó que el avión sanitario la trasladara para ser asistida en el Instituto del Quemado por las quemaduras que había sufrido en 90% de su cuerpo. Según registros de la época, la niña falleció en una ambulancia en la pista de aterrizaje aguardando la llegada de la aeronave que se encontraba en Córdoba a la espera de que el por entonces gobernador Kirchner y su esposa Cristina Fernández terminaran un encuentro político del Grupo Calafate con Eduardo Duhalde en Tanti.

    «No es nuevo el hecho, porque desde su adquisición la aeronave casi nunca se usó para brindar asistencia en urgencias sanitarias, sino que pasó a engrosar la flota personal y proselitista del matrimonio Kirchner», señaló entonces el legislador del Movimiento Federal Santacruceño (MoFeSa) Omar Muñiz.

    En mayo de 1995, con bombos y platillos, arribó a Santa Cruz el avión Cessna Citation V, bautizado paradójicamente María Auxiliadora, con el objetivo de darle uso sanitario del cual serían beneficiados todos los habitantes.

    Está bajo el amparo del Decreto 732/72 por el cual se exime del pago de todo impuesto o derecho de importación en función del destino que tendría. En aquel momento, la Dirección Provincial de Aeronáutica calculó que el costo de la hora de vuelo de la aeronave era de mil pesos.

    «Desde siempre, el uso sanitario para el que estaba destinado fue distorsionado, transformándose en el avión ejecutivo del gobernador de la provincia y su núcleo familiar», denuncian sectores del radicalismo santacruceño.
  • Dejá tu comentario