Secciones Especiales

Los mercados, nuevos must para foodies

¿Quién podría imaginar que algunos mercados de ciudades gastronómicas como Buenos Aires se transformarían en nuevos circuitos, compitiendo con otros puntos icónicos de la City porteña?

Tradicionalmente, los mercados de la ciudad fueron concebidos como redes de abastecimiento para una extensa variedad de productos, y en comparación con las grandes cadenas de supermarkets, estos resultan en opciones mucho más asequibles en cuestión de ahorro, calidad y frescura de sus productos. Sin embargo, si se observa con detenimiento en sus detalles de infraestructura o un breve repaso a través de su historia, es posible afirmar que estos espacios poseen un gran valor tangible digno de ser rescatado para el disfrute de las generaciones futuras.

Hoy en día, los mercados de la Ciudad han renacido y se entrelazan entre lo clásico y las últimas tendencias en rutas gastronómicas con su concepto redimensionado como multiespacio: al tiempo que mantienen intacta su esencia, también ejercen un poder de atracción ineludible para los habitantes de la Ciudad y se convierten en nuevas paradas de culto para los visitantes extranjeros. ¿Algo más para conocer entre ferias, tiendas de antigüedades, ofertas en piezas artísticas o ventas de discos antiguos entre otras curiosidades? Sí, un must para conocer y experimentar es su oferta gastronómica.

Aquí triunfan las propuestas gourmet, en espacios pequeños sin que resulten incómodos para los comensales entre barras con sillas altas y mesas para grupos, atractivos conceptos de diseño similar a las sucursales principales, sus precios moderados y un concepto muilticultural que aporta novedad al paladar, color, texturas y nueva vida al ambiente bullicioso y pleno que se respira en estos mercados.

San Nicolás

Hell’s Pizza desembarcó en el Mercado de San Nicolás con su propuesta de pizza “por slice” de estilo neoyorkino. Su puesto, ubicado al fondo de la feria, presenta la estética street-art y el espíritu millennial que distingue a la marca.

El espacio cuenta con un horno a la piedra especial, con techos bajos que generan más calor, para lograr una masa delgada y flexible pero a la vez sutilmente crocante y con mucha presencia. A esto se le suman ingredientes de primera calidad y vegetales orgánicos de estación, provenientes de pequeños y medianos productores locales. El resultado es una pizza de gran tamaño (45 cm de diámetro), liviana y muy sabrosa, ideal para comer al paso y continuar con el día.

Para comer: por porción, ofrecen la Lincoln (mozzarella a $85), la Obama (mozzarella y peperoni a $115), la Hell’s (mozzarella ahumada, jalapeños, salsa chipotle y bacon opcional a $110), la Giulliani (mozzarella de búfala, salsa pomodoro italiana y albahaca fresca a $110), la Chuck Norris (pollo, cheddar, cebolla morada y barbacoa a $120).

  • Para maridar: esta sucursal de Hell’s Pizza cuenta con canillas de cerveza tirada Imperial ($140), Imperial IPA ($165), Kunstmann Red ($180), además de gaseosas, aguas saborizadas y agua con o sin gas.
  • Bonus: además, diseñaron la Fresh Market ($95), cuyos ingredientes van variando de acuerdo con los mejores productos disponibles dentro del Mercado de San Nicolás (vegetales, quesos, fiambres y conservas, entre otras cosas). Todas estas opciones se ofrecen también en piezas enteras XXL de 45 cm por precios entre los $680 y $790.

Belgrano

Se trata de un local pequeño, pero hermoso y pintoresco que surge como propuesta callejera del reconocido restaurante de comida vietnamita Green Bamboo, y está ubicado en el local 36 del Mercado de Belgrano. A primera vista parece un kiosco, con un carrito alegórico en su interior, muy propio de los que se pueden ver en las estrechas calles del sudeste asiático y sus detalles ornamentales con colores predominantes como el rojo y el amarillo, pero luego sorprende saber que desde ese punto, se sirven las opciones en comidas que este simpático local tiene para ofrecer, inspirada en los mercados callejeros de Tailandia, Vietnam, Japón, Filipinas, Malasia, Nepal, Indonesia, China y Corea con su menú que se renueva semana tras semana con opción al paso o para llevar.

Además, desde las estanterías de su almacén pueden adquirirse productos como fideos de arroz, arroces importados y nacionales, leche de coco, pastas de curry, sopas instantáneas, aceites, como el de maní, salsas de soja, otras picantes, y golosinas asiáticas como almendras con wasabi, alfajores de té verde y chocolate y galletitas de la fortuna. El precio del menú es de $500 o de $620 con una cerveza Tsing Tao de 500 ml.

  • Bonus: desde hace unos días, ahora Kho también abre a la noche, de jueves a sábados se puede visitar este rincón asiático hasta las 23 horas, desde donde semanalmente tienen menús especiales que se sirven en ese horario, y representan un país oriental.

San Telmo

En perfecta sintonía con el entorno de este popular mercado, Bierhof se distribuye dentro de un local más pequeño en comparación a la sucursal principal ubicada en Palermo, pero mantiene el mismo espíritu en su diseño conceptual, siendo el único que posee un patio interno a corta distancia del local compuesto por una mesa comunitaria, sillones de madera, mesa de metegol y un imponente mural diseñado por Jessica García y recargado con vibrantes colores, distintivos a la distancia. Su cocina se encuentra a la vista de los comensales y posee una barra con asientos y un banquito en la vereda para quienes esperan sus pedidos para comer en el sitio.

Se recomiendan opciones como Pan del Rey (pan de campo) relleno de goulash, de strogonoff, de fondue de queso con calabaza, o de pollo con champiñones, y sus crocantes y jugosos sándwiches: de bondiola con coleslaw, de carne braseada con rúcula y cebolla fresca, patacones (plátano vegetal frito) de carne, bondiola y vegetales asados, con pico de gallo y queso costeño rayado. Por su parte, quienes deseen compartir pueden degustar los deditos de queso (cinco deditos de queso, con papas y yucas rosti -o bastones de mandioca-), chicken wings (siete alitas de pollo, con papas y yucas rosti) o empanaditas estilo copetín (siete empanaditas de carne con papas y yucas rosti).

Cuenta con tres canillas de cerveza artesanal donde rotan diversos estilos de Cervecería Ströbel y se encuentran distintas variedades, como la IPA, NEIPA, Session IPA, Golden, Scottish o Honey. Además, tres canillas de cervezas tiradas de Bohemian Pilsner, Amber Lager y 24.7 de Cervecería Patagonia y una canilla de Hoegaarden, además de cervezas industriales.

El happy hour funciona desde el mediodía hasta las 20 h con tentadoras promociones de $70 la pinta de cerveza artesanal o dos Patagonia de 330cc por $120.

Otra opción es Maikel & Billy Bagels, un pequeño local colorido y coqueto que ofrece una nueva opción a degustar inspirada en este original pan norteamericano, para los visitantes que transiten este reconocido mercado de la ciudad y deseen probar sus variedades dulces o saladas en un ambiente luminoso y acogedor, con cómodas banquetas para comer in situ o su pequeña ventana “to go” para llevar además, su excelente precio lo hacen el plato perfecto para quienes buscan una alternativa ligera, saludable y práctica.

Este espacio ofrece productos pensados para un público diverso, sin embargo a modo de recomendación, sugerimos el Bagel de lomo: tortilla de huevo, lomo a las hierbas, pickles de pepino y cheddar en bagel de café. ($240) un original Bagel de morcilla: relleno de morcilla, queso ahumado, pickles de manzana y rúcula en bagel de chipá. ($230) el Bagel de salmón: con queso crema de jengibre, pickles de pepino, rúcula y salmón en bagel blanco. ($270) y el bagel mexicano: queso ahumado, pickles de ají, guacamole y rúcula en bagel de maíz. ($230)

Para quienes optan por alternativas más ligeras o sin cárnicos como el cerdo, son altamente recomendados el bagel vegano: babaganush, pickle de coliflor, pickle de remolacha, pickle de rabanito, espinaca y tofu laqueado en bagel de algarroba. ($230) y el bagel de pastrón: mostaza relish, chukrut y pastrón en bagel integral. ($250).

  • Bonus: a quienes les guste experimentar siguiendo sus propias reglas, pueden armar distintas combinaciones con el bagel base de su preferencia y sorprender al paladar con una explosiva creación cargada de sabor e ingredientes de primera calidad. Además, hay una opción dulce de Bagel de medialuna con dulce de leche o Nutella por $100.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario