RODIN LLEGO AL MUSEO DE BELLAS ARTES

Secciones Especiales

Escribe Jorge Glusberg

El Museo ha trabajado en forma directa con el Museo Rodin de París para exponer las obras del gran artista francés y su entorno. Se exhibirán veintiséis obras de Rodin y cuarenta de sus contemporáneos que forman parte del patrimonio del Bellas Artes, además de las veintisiete esculturas que llegaron de París.

En 1908 Auguste Rodin regaló a esta institución su escultura paradigmática: "El beso". Y nos parece oportuno recordar que el diá-logo lo había iniciado Eduardo Schiaffino, primer director del Museo de Bellas Artes, institución que fue la primera de América en incluir obra del escultor en sus colecciones, antes que el Metropolitan de Nueva York.

Cuando le encomiendan a Rodin "La puerta del Infierno", surgen muchas de sus más célebres esculturas del amor culpable, manifiesto en los grupos de esa serie. Rodin pasa entonces a la representación visual del amor, en la que una fuerza interna une en enlaces singulares y abrazos a seres que así manifiestan la expansión de su energía vital y su felicidad compartida. Esta desmitificación y la representación del amor como parte del comportamiento de todo ser humano provocó una fuerte reacción en sus contemporáneos que juzgaron como crudamente realista e impúdica a "Paolo y Frances-ca" (escena aceptada y gozada siempre que se diera en un contexto mítico o literario). En la naturaleza no hay nada que tenga más carácter que el cuerpo humano, que, para Rodin, evoca las más variadas imágenes. El tema de "La puerta" fue tomado por Rodin de los textos del "Infierno" de la "Divina Comedia", de Dante Alighieri. Entre otros personajes reconocidos, en "La puerta" están Ugolino y sus hijos; el propio Dante, que es "El Pensador"; y también Paolo y Francesca, que representan "El beso", una de sus obras más famosas. Rodin continuó trabajando y realizando modificaciones que fueron transformando "La puerta", cuya primera muestra pública fue en la Exposición Universal de París de 1900, pero en yeso. Justamente este hecho, generado por "La puerta", así como el "Monumento a Balzac", encargado por la Sociedad Gente de Letras en 1891, marcan la introducción del Modernismo en la escultura, ya que este gran maestro francés lleva a cabo la ruptura con la estatuaria clásica y posibilita la apertura que se desarrollará en la escultura del siglo XX.

Universal


Curiosamente dos obras cuyos encargos habían sido anulados son las catalizadoras de esta ruptura epistemológica. La primera fundición en bronce de "La puerta" fue realizada después de la muerte del artista, que había donado al Estado francés todas sus obras y también los derechos de reproducción para realizar ediciones en bronce de los yesos del legado. En 1884, cuando recibió el encargo para el monumento de los "Burgueses de Calais" (una de las obras paradigmáticas del inicio del modernismo en el XIX), Rodin ya es reconocido como un maestro.

El poeta Rainer María Rilke, que fue secretario de Rodin en 1902, captó el carácter universal y a la vez humano, no idealizado, de esos personajes, cuando señaló: "Creó al viejo hombre con los brazos caídos que tiene debilitadas las articulaciones y una expresión de cansancio (...). Creó al hombre que sostiene con las dos manos la cabeza gacha, como para recogerse (...)".

Dejá tu comentario