Ragendorfer: "El negocio de Bullrich se basó en la acumulación de poder"

Secciones Especiales

El periodista y escritor presenta "Patricia - De la lucha armada a la seguridad" una biografía no autorizada sobre la exministra de Seguridad.

Es una tarde cálida del invierno porteño. En un remanso de la calle Estados Unidos, Ricardo Ragendorfer apura un café. “Patricia es un animal político y su metodología es la acumulación de poder”, dice con convicción mientras manipula un ejemplar de “Patricia – De la lucha armada a la seguridad” (Planeta; 2019), su nuevo libro. Patricia no es otra que Bullrich, ministra de Seguridad desde 2015, figura camaleónica y omnipresente en la política argentina; Ragendorfer, uno de los cronistas policiales más célebres, cuyas investigaciones pusieron en el tapete los entramados de corrupción en las fuerzas, principalmente en la Bonaerense.

En esta nueva aventura literaria, el periodista entrega una visión biográfica y profunda sobre la vida de la exfuncionaria, desde la constitución de su linaje, donde confluyen varias de las familias aristocráticas locales, hasta su zigzagueante carrera política, pasando por su militancia en Montoneros en los 70, su labor como ministra de Trabajo durante el gobierno de Fernando De la Rúa, y su reinvención como mujer de hierro en la gestión de Macri.

Periodista: ¿Por qué elegiste escribir sobre Patricia Bullrich?

Ricardo Ragendorfer: La idea surgió de una propuesta editorial. En principio no sentí un gran entusiasmo pese a que venía cubriendo en distintos medios su gestión, además de haber tenido cruces de ambas biografías en escenarios del pasado. Ese desánimo inicial se disipó pocas horas después porque empecé a sentir bajo mis talones el costillar de Rocinante, o, mejor dicho, las costillas de Patricia. Entendí que este libro me iba a permitir escribir sobre los últimos 40 años de la historia argentina, y porque sería un libro urgente, puesto que iría a tratar sobre temas que están sucediendo mientras yo los iba escribiendo.

P.: ¿Cómo aparece la familia Bullrich en la historia argentina?

R.R.: No es una novedad plantear que la aristocracia argentina proviene de los sectores lúmpenes de la Europa del siglo XIX, que escapaban de las hambrunas o se iban a buscar la América. El primer Bullrich es August Bullrich, hombre que es capturado por las tropas de las Provincias Unidas del Río de la Plata durante la guerra del Brasil, después de la Batalla de Ituzaingó. Era una especie de buscavidas, un emprendedor. Desde ese momento comienza a haber un cruce azaroso entre los Bullrich y los Pueyrredón. Luego vendrían los Luro. August se casa con una señorita criolla, hija de un hidalgo español, que es fusilado en 1812 por Juan Martín de Pueyrredón, el eslabón más importante de la rama materna, a raíz de su presunta participación en la no menos presunta conspiración de Álzaga contra el Primer Triunvirato. Da la casualidad que años después Juan Martín contrae enlace con una jovencita cuyo padre también fue fusilado por él en esa misma asonada. El lazo inicial que hay entre esas dos familias, siglo y medio antes de que nazca Patricia, estaba anudado por un paredón. Tanto los Bullrich como los Luro se ven enlazados tanto por la figura de Julio Argentino Roca y la Conquista del Desierto; algunos de sus integrantes fueron funcionarios del gobierno de Roca.

P.: ¿Encontrás una linealidad entre la trayectoria política de Patricia Bullrich y la de sus ancestros?

R.R.: Si bien desde el punto de vista científico de la historia no hay una genética que determine que las acciones de los remotos antepasados incidan en tus propias acciones, hay una especie de simbolismo entre su linaje relacionado a la conquista del desierto y la ofensiva que desata a partir de su gestión contra los pueblos originarios en la Patagonia.

P.: Durante los 70 Patricia Bullrich formó parte de la lucha armada, ¿cómo llega una mujer de las élites a ese lugar?

R.R.: No es un hecho infrecuente. Ella llega de la mano de Galimberti, que forma pareja con su hermana. Eso desencadena su militancia. Sería una especulación contrafáctica pensar que ella no hubiera accedido a la militancia sin que se le cruce Galimberti, pero en su historia está ese hecho. Ella es un animal político que fue amaestrado por Galimberti. Sus constantes zigzagueos a través de las ideologías y de los espacios políticos no configuran un cambio de pensamientos, de principios, o de éticas, sino que en todos los lugares que frecuentó ella siempre fue la misma y tuvo, de alguna manera, los mismos principios. Su metodología es el alpinismo político y su ideal la acumulación de poder. En la década del '70 no había razones para no suponer que el futuro de este país sería, ponele, el socialismo nacional, entonces ella se puso debajo de ese sol. A raíz del cariz de los acontecimientos y de las vueltas de la historia, siguió siendo coherente con esa travesía.

P.: ¿Por qué crees que fue elegida como ministra de Seguridad y no en otra cartera?

R.R.: Pienso que en todos los espacios políticos que ocupó se convirtió en una especie de ariete operativo. En ese sentido, yo supongo que habrá primado en la decisión de Macri el hecho de que ella carecía de pruritos como para llevar adelante una tarea primordial que es el disciplinamiento social. Se convirtió en la figura más exitosa del gabinete puesto que es mucho más fácil apalear a la población que solucionarle sus carencias económico - sociales desde el Ministerio de Desarrollo Social, por ejemplo.

P.: ¿Crees que se intentó construirla como una suerte de "Bolsonaro argentina"?

R.R.: Hay algo que es para destacar. A diferencia de todas las oleadas represivas que hubo en la Argentina en la segunda mitad del siglo XX bajo gobiernos democráticos (Plan Conintes, AAA, los muertos de diciembre del 2001, etc.) en el clima represivo que supo articular Patricia Bullrich hay un elemento bastante determinante: la represión como cuestión de marketing. Resulta evidente que la represión, el punitivismo, cuentan con el beneplácito de cierto sector del padrón electoral y este Gobierno se debe a su público.

Bullrich libro

P.: El libro empieza con el relato del accidente en el que murieron 44 gendarmes apenas asumió la gestión Macri. Después hubo varios episodios más que tuvieron a Patricia Bullrich en el centro de la escena. ¿Te sorprende que haya llegado hasta el final del mandato en el cargo?

R.R.: Desde algún punto de vista me sorprende. Habría que estar en sus zapatos y ver lo que ella piensa acerca de su futuro. Desde luego que su permanencia en el cargo fue, pienso yo, lo único que la preservó de algunas calamidades penales. Si nos atenemos a su naturaleza, a sus características personales, creo que debe tener bastante incertidumbre acerca de su futuro político. Cuando De la Rúa empezó a atravesar su crisis terminal, ella tuvo el tino de renunciar un mes y medio antes, esta vez no repitió.

P.: Ahí aparece su carácter de animal político...

R.R.: Exactamente. Pese a que su negocio es la acumulación de poder, en realidad, luego de tantos esfuerzos y mudanzas partidarias, lo único que logró fue ser funcionaria de los peores gobiernos argentinos. Por otro lado, ella siempre fue, no la figura, sino al acompañante de la figura; con Galimberti, con Cafiero, con Menem, con Cavallo, etc. Esta es la primera vez en que, sin dejar de ser el garrote de alguien, su figura adquiere relevancia, pero como diría Borges, no por el amor sino por el espanto.

P.: ¿Hubo una revalorización del gobierno de Macri para con las fuerzas de seguridad?

R.R.: En realidad el asunto es otro. Bullrich hizo un pacto con las fuerzas de seguridad, que es demagogia punitiva a cambio de vista gorda con los negocios. No es que las revalorizó, lo que revalorizó ella es el autogobierno policial, y el autogobierno policial es fruto de la autofinanciación policial, que a su vez viene de las cajas delictivas. Su gestión no tuvo por estrategia combatir al delito sino, de algún modo, gerenciarlo y crear la ilusoria sensación de combatirlo.

P.: ¿Tuviste algún tipo de presión para escribir este libro?

R.R.: No, para nada. Fundamentalmente porque hice este trabajo con un absoluto bajo perfil. Dos veces me manejé así: ahora y cuando hice la investigación sobre la Policía Bonaerense. Ese bajo perfil se hizo trizas cuando lo mataron a José Luis Cabezas. Tampoco sufrí ningún apriete por parte de la Bonaerense. Creo, en parte, porque los de la Bonaerense no son personas que maten por razones literarias.

P.: Más allá de lo que conocías de Bullrich, ¿encontraste alguna revelación durante esta investigación?

R.R.: Descubrí cosas que francamente me emocionaron. En 1974, Patricia participa incidentalmente en tareas de inteligencia relacionadas con el secuestro de los hermanos Born; boludeces, monitorear el tránsito entre Acassuso y La Lucila, cosas que tal vez las haya hecho sin saber el objetivo. El comando táctico del secuestro estuvo a cargo de Galimberti, su cuñado. En ese operativo mueren dos personas: el chofer y uno que no se sabía quién era y que viajaba al lado. Él no tenía que estar ahí. Su identidad saltó esa misma noche: era Alberto Bosch, un gerente de Molinos Río de la Plata que había ido a desayunar con Jorge Born. Lo que recién saltaría 43 años después y en el libro mío es quién era en realidad ese hombre: el tío de Bullrich. Tanto Patricia como Galimberti, más allá de las diferencias lógicas que podían tener con la conducción nacional de Montoneros, querían la guita del secuestro de Born, que estaba depositada, principalmente, en Cuba, y había u$s17 millones que no se sabía dónde andaban, y se los habían dado a los Graiver. Eso motoriza la ruptura de 1979, estoy seguro. También comprendí el lazo que empiezan a entablar con sectores carapintadas durante el gobierno de Alfonsín.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario