Política

Senado sanciona hoy la ley de emergencia alimentaria

Habrá redireccionamiento de partidas para lo que queda del año de entre $8.000 millones y $10.400 millones. Fuerte compromiso para quien gobierne desde diciembre próximo.

El Senado sancionará hoy, en trámite exprés, la emergencia alimentaria hasta fines de 2022, que involucrará un gasto de entre $8.000 millones y $10.400 millones para lo que queda del año y un fuerte compromiso de partidas para quien asuma el próximo 10 de diciembre.

La Cámara alta no contará con los dos precandidatos a vicepresidente más votados en las PASO: Cristina de Kirchner (Frente de Todos) y Miguel Ángel Pichetto (Juntos por el Cambio), quien tiene agendada actividad en el conurbano en el mismo horario de la sesión especial -temario cerrado de antemano-, que se iniciará a las 14.

Durante el convite también dará ingreso formal de pliegos -se direccionan luego a la comisión de Acuerdos, que tendrá que realizar audiencias públicas junto a los postulantes- y se votará el ingreso y salida de tropas nacionales y extranjeras -es una cuestión que se trata todos los años- para ejercicios combinados.

La iniciativa y razón principal de la sesión especial plantea “un incremento de emergencia como mínimo del cincuenta por ciento (50%) de los créditos presupuestarios vigentes del corriente año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición”. Sobre este punto, oficialistas y opositores dudan aún en cuanto al monto en cuestión, pero la Oficina de Presupuesto del Congreso ubicó esa cifra en poco más de $10.400 millones. En tanto, el Ministerio de Hacienda maneja un monto menor, según confiaron desde el macrismo a Ámbito Financiero. Todo, sin embargo, será en modo de redireccionamiento de partidas para sostener metas fiscales.

El proyecto aprobado a las apuradas la semana pasada en Diputados, y en sesión cordial para evitar más circo en la ya alicaída Cámara baja, también deja claro que se facultará desde enero de 2020 y hasta que finalice la emergencia al jefe de Gabinete para que actualice “trimestralmente las partidas presupuestarias correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición, tomando como referencias mínimas el aumento de la variación porcentual del rubro ‘‘alimentos y bebidas no alcohólicas’’ del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la variación de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que elabora el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC)”.

Los senadores quieren replicar ese ámbito de cordialidad y deslizaron anoche que existe un “pacto de caballeros” para evitar un acumulación densa de oradores. No obstante, no se dieron precisiones sobre cuántos legisladores se anotarán para la emergencia alimentaria. Muchos, en cambio, ya se comprometieron a insertar discursos para evitar demoras.

En Diputados, la iniciativa fue aprobada por 222 votos en general y una abstención de la diputada de la Izquierda Socialista, Mónica Scholotthaauer. Fue la primera sesión que realizó la Cámara baja después de las PASO y luego de tres meses con recinto en siesta. La puja por los fondos se inicia en plena campaña electoral y con grupos piqueteros dispuestos a bloquear calles y generar caos de tránsito no sólo en la Ciudad de Buenos Aires, sino también en distritos como Córdoba. Ambos son de tinte no kirchnerista. Mientras tanto, senadores de la oposición realizaron curiosas declaraciones en las últimas horas. Por caso, el peronista José Alperovich dijo que “no hace falta una ley para ayudar a la gente humilde” y reclamó “no hacer política con el hambre” y “trabajar en las zonas más críticas”. En tanto, el renovador misionero Maurice Closs rechazó el uso “del escenario del Congreso para agigantar chicanas políticas”, ya que “no es conveniente”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario