El nuevo deseo de la familia

Suplementos

Hace tiempo que las familias numerosas pueden contar con las llamadas minivans para tener un vehículo con un espacio interior que sea confortable para todos sus ocupantes. Por otro lado, otra virtud es la posibilidad de transportar a siete personas y en este sentido las más grandes se destacan de las medianas porque el confort interior es prácticamente igual para todos.
Aprovechando que el segmento de los vehículos familiares es el único que se mantiene estable y no ha bajado su participación en el mercado, Volkswagen ofrece familiares para todos los gustos
y bolsillos. Se puede empezar por la «small» Gol Country, seguir con la «medium» Golf Variant, pasarse a la «large» Passat Variant y terminar en la nueva propuesta tamaño «extra-large», denominada Sharan. Se comercializa con dos niveles de equipamiento (confortline y trendline) y se pueden elegir dos motores: un motor naftero 1.8 Turbo de 150 CV, y un Turbodiesel 1.9 de 115 CV. Una prueba a fondo con el modelo Diesel nos permitió conocer sus características más importantes.

Cerca del diez

Tiene todas las regulaciones que se necesitan para obtener una posición de manejo ideal. Los pedales están un poco cerca, pero el volante, de un grip y un grosor excelentes, con sus cambios en altura y profundidad permite satisfacer todas las necesidades que se generan cuando llega el momento de acomodarse a gusto. Junto con el asiento, de buen tamaño y con regulación en altura, longitud, respaldo y apoyo lumbar consigue dar muchas variantes para lograr la postura adecuada.

Para lograr el diez, el apoyacabezas debería ser reclinable. La ergonomía, en general es apropiada y se agradece las ubicaciones correctas, de los comandos de los levantavidrios y los espejos retrovisores eléctricos, en el panel de la puerta del conductor. Pero, al equipo de audio le falta un comando a distancia en el volante (si tiene la palanca del cruise control) y en este sentido hay que confesar que es un elemento que a todo el grupo Volkswagen le falta incorporar con mayor regularidad porque de hecho lo tiene.
Es destacable el apoyabrazos regulable en altura. Un ítem muy interesante que no se encuentra en la mayoría de sus competidores.

Difícil hacerlo mejor


El espacio interior es una de las grandes virtudes de esta clase de vehículos y la Sharan no escapa a esta regla, sino que la confirma con un habitat excelente en donde siete personas se pueden ubicar con una comodidad que es muy difícil de encontrar, gracias a sus asientos individuales de gran tamaño, todos con respaldos reclinables. Otra particularidad es que es uno de los muy pocos vehículos en el cual la persona que va sentada en el medio dispone de un confort al máximo nivel gracias al citado respaldo reclinable y a que el asiento se puede correr en sentido longitudinal. Generalmente en toda clase de automóvil es la más perjudicada en términos de espacio.

Los asientos que ocupan la segunda y la tercera fila se pueden plegar para transformarse en prácticas mesitas y todos se pueden sacar con facilidad y llegar a configurar un espacio destacable para transportar toda clase de elementos, llegando a brindar una capacidad de 2.610 litros.
El baúl, para cinco ocupantes es espectacular con sus 852 litros de capacidad. En cambio, con los siete asientos ocupados, al igual que todas sus competidoras como la Mercedes-Benz Viano, Chrysler Caravan y Kia Carnival, es limitado. Si bien para los que están en el tema lo que escribimos les parecerá una obviedad vale la pena aclararlo.
La presentación interior es otra de sus cualidades. El tablero de instrumentos a través de su iluminación azul informa lo correcto y descansa la vista, tiene una cantidad de portaobjetos admirable y se aprecia una notable calidad de presentación y acabados en todo su interior.

¡Espectacular!


El motor turbodiesel con inyección directa y 115 CV regala unas prestaciones muy interesantes como su velocidad máxima de 179,2 km/h y una aceleración razonable de 0 a 100 en 14,1 segundos. Brinda una agilidad muy elogiable en la ciudad y entrega en cualquier circunstancia unos consumos muy bajos como los 4,4 que pide a 90 km/h cada 100 kilómetros, o los 6,7 para la misma distancia a 120 y menos de 9 en la ciudad, sin olvidar su peso de 1.678 kg. En los adelantamientos en la ruta conviene utilizar siempre la cuarta marcha que entrega un muy buen valor de 12,3 segundos para pasar de 80 a 120 km/h. La quinta y sexta, privilegian bajar el consumo y se nota en los reprises.

Siempre bajo control


El comportamiento dinámico sorprende por el agarre y la estabilidad, que teniendo en cuenta la clase de vehículo que es no deja de ser elogiable. No hay vicios ni comportamientos extraños o balanceos desagradables de la carrocería. Siempre se mantiene fiel a las órdenes impuestas y sinceramente hay que muy rápido para que se vaya un poco de trompa, pero con la virtud de ser perfectamente controlable sin necesidad de ser un experto al volante. También hay que confesar que los vientos laterales se sienten un poco más que en un auto clásico, pero no es algo que llegue a ser una molestia porque no se modifica mucho la dirección aunque hay que estar un poco más atento. El confort de marcha en la ruta es muy bueno, pero en la ciudad las suspensiones deberían absorber un poco mejor y con mayor suavidad los distintos desniveles del piso, aunque es verdad que el estado de las calles de Buenos Aires es lamentable, nunca estuvo peor.

La dirección responde siempre con la asistencia justa y se endurece en forma correcta cuando se aumenta la velocidad y otorga una muy buena maniobrabilidad. Los frenos dotados con el salvador sistema de antibloqueo de frenos (ABS) trabajan bien y entregan distancias de frenado racionales, aunque el recorrido del pedal no es tan modulable y su acción debería ser más enérgica de entrada para llegar al elogio.

El punto para mejorar de su terminación es la insonorización a altas velocidades, ya que se percibe un poco más de lo deseado el ruido del viento.
La caja de seis velocidades es una delicia. Mas allá de los argumentos tecnológicos, tiene un escalonamiento sin imprecisiones y permite sacarle provecho al motor en todo momento, especialmente en ciudad, donde su agilidad, como escribimos anteriormente, es espectacular.

Saca diferencias


Para muchas personas el equipamiento es una razón de peso a la hora de comprar un nuevo automóvil y la Sharan busca seducir y ganar la un lugar especial en ellas a través de una muy buena dotación de elementos de confort.

Dispone de mesitas abatibles y perchas en los respaldos de los asientos delanteros, acelerador electrónico (cruise-control) y aire acondicionado con control automático de la temperatura ¨climatronic¨ .
No faltan el cierre centralizado de puertas, baúl y tanque de combustible con comando a distancia, levantavidrios y techo corredizo eléctricos, computadora de abordo, el inmovilizador electrónico antirrobo y un equipo de audio, de muy buen sonido, con 10 parlantes, radio, casete y CD .

En cuanto a la seguridad se destacan los airbags frontales para el conductor y acompañante, sistema de antibloqueo de frenos (ABS), inmovilizador electrónico antirrobo, y alarma con sensor volumétrico. Aunque por su precio los airbags laterales deberían estar presentes. En suma, la Sharan tiene los requisitos suficientes para transformarse en el nuevo deseo de la familia.


Dejá tu comentario