Portafolios para ganar en el inicio del segundo semestre

Suplementos

En medio de una tensa calma cambiaria tras el reciente salto del dólar, es momento de reconfigurar las carteras de cara a la segunda parte de 2018. Aquí 4 alternativas para obtener renta en dólares y pesos, en un complejo mercado.

Mientras asistimos a una aparente (tensa) calma después del sacudón cambiario que descolocó a la comunidad inversora en los últimos meses, vuelven a reavivarse focos de conflictos en el frente externo en medio de la ofensiva de aranceles a las importaciones promovida por EE.UU. (que produce mayor aversión al riesgo y profundiza la reversión del flujo de fondos en mercados emergentes). Los avales que recibió el Gobierno por parte del FMI y del MSCI (recategorización a mercado emergente) frenaron -por ahora- el agravamiento de la crisis de confianza que sufrió la política económica, más allá de que estaríamos ingresando en un período recesivo (por salto del dólar, inflación, sequía del campo y altísimas tasas). De todos modos, la estabilidad de la divisa podría ser un punto de partida para una recuperación, algo más sostenida, del mercado, aunque sin que desaparezca volatilidad. "Una vez 'domado el dólar´ tanto bonos como acciones podrán experimentar el comienzo de una nueva tendencia positiva", sostiene Leonardo Chialva, director de Delphos Investment. Por lo expuesto, es indispensable reconfigurar las carteras de inversión de cara al inicio del tercer trimestre que ya comienza.

CARTERAS CONSERVADORAS

Para los inversores más conservadores, los analistas concuerdan en que deberían apostar por la renta fija mayormente en dólares y con 'duration' corta, a la espera de encontrar "la oportunidad para alargar un poco los plazos", resalta Chialva, quien propone un portafolio constituido en un 80% por el Bonar 2020, y otro 20% por el nuevo Bono Dual 2019 (paga en dólares o en pesos de acuerdo con lo que haya obtenido mejor rendimiento durante su duración). Para Rafael Di Giorno, director de Proficio Investment, en cambio, una cartera de este tipo debería contener un 65% del total en activos dolarizados: un 25% de Letes, un 25% de Bonar 2020 y 15% de Bonar 2024. El resto: 20% Lebac de corto plazo, "apostando que luego de la estabilización del tipo de cambio la tasa le gane al dólar en los próximos meses". Por último, asigna 15% a acciones del sector energético y financiero.

CARTERAS AGRESIVAS

Para aquellos inversores con un perfil agresivo, los expertos recomiendan suavizar la proporción de los activos en moneda dura, aumentando la exposición de pesos. El director de Delphos sugiere 40% de Bonar 2020; 30% de Bono Dual; 20% de Lebac de corto plazo; y 10% en fondos comunes de acciones. "Si se confirma la estabilidad cambiaria se deberá incrementar el carry de corto plazo (Lebac) y la proporción de acciones", aconseja. Por su parte, el estratega de Proficio recomienda 50% de activos en dólares, con Bonar 2020, 2024 y Discount con ley argentina, es decir, "títulos que mantienen alta liquidez y brindan cobertura". Suma un 25% en Lebac, "apostando a hacer tasa en pesos", y otro 25% en acciones del rubro energético, como Pampa Energía, "con una ampliación de su plan de recompra" y Central Puerto, "que empieza a devengar pagos mensuales de Cammesa". También apuesta por Banco Macro: "Su último balance fue mejor que el esperado; y su valor actual presenta un atractivo punto de entrada".

Dejá tu comentario