Edición Impresa

Bs. As.: arranca el miércoles duro round Vidal-docentes

El Gobierno despliega artillería para blindar inicio de clases el 6-M, que suma bonus por no haber faltado en 2018.

Con la mirada puesta en blindar el comienzo de clases el 6 de marzo, María Eugenia Vidal convocó ayer a los gremios docentes a una reunión paritaria para el próximo miércoles a las 17.30.

La nueva pulseada -anticipada ayer por este diario- quedó teñida ya por la campaña.

En el entorno de la gobernadora, que el 27-O buscará su reelección, dan por hecho que un sector gremial -con Roberto Baradel (Suteba) a la cabeza- fogoneará la conflictividad en el retorno a clases, con fines electorales, por lo que desplegaron ya una artillería de blindaje que incluye la búsqueda de respaldo, en la discusión pública, de padres y de ministros y legisladores de Cambiemos. Ayer, dio otro paso en ese sentido, y con el objetivo claro de desalentar futuras adhesiones a las medidas de fuerza: con los sueldos de enero, pagó a los maestros el monto correspondiente a la última cuota de presentismo de 2018 (son $6 mil en total, o menos en función de nivel de inasistencias) y, además, “un reconocimiento adicional para quienes tuvieron plena asistencia en el año”.

La estrategia -ya judicializada en 2018- generó un nuevo foco de malestar en el arco gremial.

El Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) -conformado por Suteba, Feb, Sadop, Amet y Udocba- ya rechazó a fines de noviembre una suba escalonada del 20% hasta noviembre, con dos instancias de “readecuación” por inflación (automática en julio, y de revisión a fin de año).

La propuesta sí fue rubricada, en cambio, por los estatales. Este diferencial -remarcan desde filas del oficialismo- permitió al último sector cobrar un 4% de aumento en enero. Tras la inflación récord del 47,6% de 2018, desde la coalición de gremios aseguran que el año pasado los sueldos del sector quedaron entre 15 y 18 puntos por debajo de la inflación y exigen en 2019 un piso de suba del 30% y la aplicación de una cláusula gatillo.

El año pasado, Vidal desplegó 11 ofertas salariales que fueron rechazadas -a lo largo de 20 reuniones- y apeló entonces al pago de seis adelantos a cuenta de paritaria, que redondearon una suba del 32%, más el pago del presentismo y de un bono de 7 mil pesos. La falta de acuerdo derivó en un duro diagrama de medidas de fuerza, con 29 paros que castigaron al ciclo lectivo.

La previa de la cita del miércoles en la cartera de Economía de Hernán Lacunza incluye un escenario recalentado, incluso con el cruce de cartas documento entre los sindicatos y el Gobierno.

Con ese telón de fondo, ayer Baradel aseguró que no va a prsentarse como candidato a diputado en las elecciones de este año y aseguró que “es un invento de Cambiemos para desviar el eje del debate” sobre la paritaria docente. Salió así al cruce del ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchario, quien había asegurado que las eventuales candidaturas de dirigentes docentes podrían “complicar” la discusión salarial y el inicio de clases.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario