Economía

Calma relativa en dólar, pero siguió drama en bonos y acciones

Las pérdidas llegaron al 9% en los títulos públicos, mientras que el Merval derrapó un 11,9%. Los ADR descendieron hasta el 11,7%, con el mercado operando por primer día a pleno tras control de cambios.

La relativa calma en la cotización del dólar que se vio en el segundo día de vigencia de las medidas de control de cambios, se vio empañada por la brusca caída de las acciones y el nuevo derrape de los bonos argentinos en la reapertura de Wall Street tras el feriado del Día del Trabajo.

Con la plaza neoyorquina nuevamente en actividad mejoró el volumen de negocios, pero todavía no está del todo aceitado el funcionamiento a partir de la vuelta del “cepo light”. Lo que hace pensar que las cotizaciones del billete norteamericano aún deberán ajustarse con el correr de los días, tanto en el circuito de contado como en el de los futuros. Y también en las distintas variantes alternativas que se utilizan para sortear la prohibición que rige a las empresas para comprar divisas para atesoramiento.

p3-merval.jpg

El dólar tuvo una gran dispersión de precios en las pizarras al público, con el Banco Nación marcando $57 para la venta al cierre, mientras que en el promedio de bancos privados y casas de cambio subió 8 centavos, a $58,49. La incertidumbre que todavía reina respecto del alcance de las disposiciones, producto entre otras causas de diversas interpretaciones en algunas entidades sobre la obligación de liquidar el producido del comercio exterior, se tradujo en un spread de más del 10% entre los tipos comprador y vendedor. Algunos pagaban 54 pesos para comprar y 59/60 para vender los billetes.

En el circuito mayorista, donde intervienen básicamente los bancos, corredores y empresas, la divisa arrancó en baja y se mantuvo prácticamente estable todo el día debajo de $56. Cuando amagó con superar ese precio, apareció el Banco Central con intervenciones puntuales, pero no ya a través de licitaciones como venía haciendo hasta ahora, sino en forma directa, poniendo en el offer sucesivos lotes con precio. No informó cuánto vendió, pero en el mercado estiman que en total fueron unos u$s200 millones. Todo esto con la tasa de Leliq en el 85,72% anual.

Las reservas internacionales volvieron a bajar ayer, aunque no tanto por las ventas del BCRA. El saldo del día fue de u$s995 millones negativo, para quedar en u$s52.140. En dos días la caída fue de u$s1.949 millones y de u$s14.160 millones desde las PASO. Buena parte de la baja se debió el lunes a dólares que el Central proveyó a las entidades para atender retiro de depósitos (u$s995 millones), y ayer al drenaje de colocaciones, que habría ascendido a u$s1.110 millones, pese a que los bancos elevaron las tasas de interés hasta el 4% anual en un intento de seducir a los ahorristas.

Los otros dólares, que surgen de la compra y venta simultánea de bonos o acciones que cotizan en pesos y en dólares, aquí y en el exterior, mostraron una brecha del 3,1%, reflejo de la restricción que las empresas tiene ahora para operar en el mercado mayorista. El “contado con liquidación” se utiliza para poner dólares en el exterior, mientras que el dólar MEP, o dólar Bolsa, sirve para hacerse de divisas pero localmente. Uno terminó en $61,85 según la acción de YPF, mientras que el MEP lo hacía en $60. Curioso: en Bonar 24 (AY24) el volumen de negocios se disparó a poco más de u$s25 millones en la plaza bursátil local.

Y, por esa aplicación, fue uno de los títulos públicos que menos cayeron. Apenas 1,4%, mientras que el Bonar 20 (AO20) perdió 9,3% y el Centenario (AC17) cerró -6,2%. Ni la noticia de que la calificadora Fitch Ratings dejaba sin efecto la categoría de “Default Restrictivo” para el país alentó la demanda. Sí hay fondos que observan de cercar los precios. Son los que invierten en bonos de países en dificultades, a la espera de que en una eventual reestructuración puedan recuperar más del capital invertido. Hoy hay bonos que cotizan con precios de u$s32 a u$s35 por cada 100.

Las acciones no corrieron mejor suerte. El índice Merval se derrumbó un 11,9% a la zona de las 23.079 unidades, su mínimo en dos años. Las bajas fueron lideradas por Grupo Financiero Banco Galicia (-17,3%), Banco Macro (-15,8%) y Transener (-15,7%).

Los ADR de empresas argentinas que cotizan en Nueva York perdieron hasta 11,7% en el caso de los bancos y 6% las energéticas. Entre las más castigadas estuvieron varias de las 8 que MSCI incluyó en el índice de Mercados Emergentes a fines de mayo, ya que la imposición de controles al libre movimiento de capitales podría significar que la productora de indicadores que usan los fondos de inversión para decidir dónde colocar sus capitales, disponga devolver al país a la categoría de Mercado de Frontera. Por ahora eso no sucederá, aunque sí podría colocar a las acciones argentinas en una suerte de limbo, que es el de Mercados Independientes.

Como resultado del nuevo derrape de los bonos, el índice de riesgo país que elabora J.P. Morgan se ubicó en 2.523 puntos básicos, valor que seguramente se ajustará hoy en alza pro los resultados de ayer, mientras que los seguros contra default (CDS) para un eventual incumplimiento de los soberanos a 5 años quedó arriba de 4.500 dólares, lo que de alguna manera sugiere que los anuncios de reperfilamiento de la deuda aún generan nerviosismo entre los fondos, pese a que el Gobierno decidió que por el momento no se enviarán los respectivos proyectos de ley al Congreso.

aalejandrocolle@gmail.com

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario