11 de abril 2005 - 00:00

Dicen en el campo...

Francisco de Narváez
Francisco de Narváez
•... que, a pesar de la hiperactividad que hubo la semana pasada, pocos o nulos fueron los avances concretos del sector, a la luz de la indiferencia que, respecto de él, muestran las autoridades con algún poder de decisión. De hecho, tras mucho tiempo, el presidente Néstor Kirchner tuvo una reunión por este tema, pero sólo fue con el secretario Miguel Santiago Campos a quien le reconvino (algunos dicen que « fuertemente») por los magros resultados que están mostrando los acuerdos de precios de alimentos de primera necesidad. Llamativa la reacción de Kirchner pues, seguramente, alguien le habrá informado, si no lo sabía, que la única forma efectiva de que bajen los precios es con mayor oferta o con menor consumo, el resto es sólo campaña de marketing y, por lo tanto, obviamente, era previsible la falta de resultados. Por otra parte, también llama la atención que ahora el Ejecutivo espere algo de esta área a la que no le prestó atención durante 2 años, y que tampoco tiene entre sus roles los acuerdos de precios... De todos modos, y a pesar del reto, dicen que Campos salió contento de la Rosada: el creía que los iban a echar...

* * *


... que mientras el gobierno se preocupa por la inflación, los productores multiplican los reclamos en varios tonos. Por caso, en la Asamblea de Macachín, organizada por CARBAP, entre otras cosas, se escuchó: «Para aplicar las retenciones el desempleo continúa, pero para las estadísticas oficiales éste bajó significativamente», en alusión al supuesto destino para los planes Jefas y Jefes de hogar que tendrían los mayores impuestos a la exportación. A su vez, en la Bolsa de Rosario, donde se realizó el primer remate de soja de la campaña 2004/'05, el eje se centró en las promesas inclumplidas, y en las deficitarias (y absurdas) obras de infraestructura en la mayor zona productiva del país, que encarecen los productos argentinos, restándoles competitividad, mientras se priorizan obras en otras zonas poco pobladas y mucho menos productivas.Aquí las críticas se centraban sobre el ministro Julio De Vido, mientras muchos de los dirigentes ultimaban detalles por el viaje que sobre el fin de semana iniciaron a China con los tres gobernadores de la zona centro, Jorge Busti (Entre Ríos), José Manuel de la Sota (Córdoba) y Jorge Obeid (Santa Fe) convencidos de que será mucho más conducente el fortalecimiento de esta región que las gestiones a nivel nacional. Mientras se comentaba todo esto, Azucena Paz, la senadora formoseña titular de la Comisión de Agricultura de la Cámara alta, se quejaba de la «falta de espacio» que hoy tienen los legisladores para ejercer su función y el senador Roberto Urquía explicaba por enésima vez su voto en el tema combustibles.

* * *


•... que en el encuentro organizado por las aceiteras, del CIARA, también los reclamos con fuerte e incontrastables datos técnicos estuvieron a la orden del día.

Naturalmente, nada de todo esto se escuchó en el INTA, donde el presidente Kirchner finalmente concurrió para lanzar (??) el Plan Pro-Huerta, Organizado por uno de los sargentos de los pingüinos, el titular-del organismo, Carlos Cheppi, que reporta a Julio De Vido, no dejó detalle sin atender. Por eso llamó la atención que trascendiera que el superior inmediato, el secretario Miguel Santiago Campos, no fuera invitado al convite (igual estuvo, aunque dicen, llevado de la mano por el gobernador Felipe Solá) y tampoco el subsecretario Claudio Sabsay. Los rumores arreciaron. El más escuchado fue que los «olvidos» se debieron a una «devolución» de favores, por no haber invitado Campos a la conferencia de prensa con Roberto Lavagna y Alberto Abad. En tal contexto, no podía sorprender entonces, la lluvia de comentarios sobre renuncias de todos y cada uno, alentados por distintos intereses y muchas más razones. Ni tampoco los comentarios sobre encuentros entre distintos personajes por sucesiones, o para establecer «alianzas» de gobernabilidad (?). En este grupo se incluiría la de Campos-De Urquiza, adversarios desde que asumieron hace 23 meses. Pero, como se dice, «la política es el arte de lo imposible»...

* * *


... que, sin duda, la imponente muestra de equinos que finalizó ayer en la Rural, fue una caja de resonancia de todos estos temas. Además quedaron totalmente en evidencia el sábado. Por ejemplo, De Urquiza estuvo a la tarde consagrando campeones, y Sabsay luego, para el acto inaugural, cuando el otro ya se había retirado. Campos no estuvo. El estado de ánimo de la gente del sector determinó que hubiera silbidos para Sabsay en la pista central, más notables por los aplausos que recibió previamente el titular de la Rural, Luciano Miguens, o un inédito Francisco De Narváez (socio de la Rural en el predio palermitano) que frente a las colmadas tribunas se estrenó como orador dando la bienvenida a los expositores, «los auténticos ocupantes de este predio», según definió. Tampoco pasó inadvertida la larga charla de Sabsay con la diputada (PJ) y titular de la Comisión de Agricultura, María del Carmen Alarcón, después del acto. Alarcón, sin dudas, es una especie de «aguijón» para la SAGPyA, y en particular para el entorno de Campos que insiste en colocarla en el epicentro de cualquiera de las múltiples teorías conspirativas a las que son tan adictos.Aparentemente alejado de todas estas internas y particularmente distendido, se vio, entre otros, al secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, y más llamativo aún al ex ministro de la Producción, Ignacio de Mendiguren, para muchos verdadera cara visible de la devaluación y pesificación de la era Eduardo Duhalde-Jorge Lemes Lenicov, pero ahora, como si nada de eso hubiera ocurrido, De Mendiguren sólo se ocupaba del estado de los Cuarto de Milla de su haras, en la localidad bonaerense de López Lecube.

Dejá tu comentario