El mercado ya descuenta recorte en cosecha local

Campo

Con las recientes lluvias en la Argentina aunque en algún grado insuficientes la plaza de Chicago perdió un importante elemento alcista, que sustentó la firmeza en sus cotizaciones de la semana anterior. El mercado baraja cifras de producción de soja en nuestro país de entre 35 y 39 millones de toneladas. Otro factor alcista que se baraja para el complejo oleaginoso, es la proyección de importaciones de China, que ya contabiliza una actividad de compras para el período octubre/noviembre que supera en 8% a las efectivizadas el año anterior en el mismo período. También el USDA proyecta un crecimiento en la demanda de soja en el curso de la próxima campaña de nada menos que 6%, circunstancia que deberá confirmarse en el curso de los próximos meses, aunque esta proyección -revelada en el «outlook» agrícola de Washington de la semana anterior- luce bastante optimista.

Finalmente, el siempre imponderable accionar de los fondos de materias primas determinan compras no programadas que desbordan en muchas ocasiones la capacidad de oferta de los mercados de granos, aunque recientemente la flojedad en otras plazas de materias primas ha tranquilizado la actividad en estas plazas.

El principal factor bajista de estos días, por su parte, fue el rebrote de casos de gripe aviar, que está generando fuertes pérdidas entre los procesadores de carnes de aves en Europa y Asia, con los primeros casos de esta enfermedad reportados en Francia y en India.
A raíz de estos acontecimientos, la CEE ya autorizó a Francia y a Holanda (los dos productores de aves más importantes del continente) a realizar vacunaciones preventivas en sus planteles de pollos. En Francia planean, además, vacunar gansos y patos. En Alemania e Inglaterra se oponen a la vacunación pues ello podría implicar que las aves manifiesten síntomas de la enfermedad, tornando aún más difícil su control, además de desalentar la demanda por parte del público consumidor.

En el «outlook» agrícola anual, el USDA proyectó un rendimiento promedio para la próxima campaña de soja norteamericana de 40,7 bushels por acre (2.737 kilos por hectárea), que según varios analistas resulta bastante conservador, teniendo en cuenta que las últimas variedades de semillas son más resistentes a la sequía y de mayor potencial productivo.


En maíz, se proyecta un rendimiento de 147,7 bushels por acre (9.270 kgs/ha), muy similar al obtenido el año anterior. Con clima normal, y aún con un área de siembra inferior respecto al año anterior, estos rendimientos significarán la tercera cosecha de maíz récord de la historia norteamericana. De todos modos, hay que tener en cuenta que seguramente el nivel de inversión en fertilizantes en el próximo ciclo agrícola sea ligeramente inferior al anterior por la importante suba registrada en este rubro en el curso del último año. En este foro, el USDA confirmó que la producción de biodiesel crecerá en el próximo ciclo a 70 millones de galones, lo que requerirá el uso de 2,5% de la oferta total de aceite de soja norteamericana.

También se proyecta el uso de maíz para la elaboración de etanol en una cifra récord de 54,6 millones de toneladas, superior incluso a las exportaciones, que para la nueva campaña son proyectadas en algo menos de 51 millones.
El crecimiento en este rubro sería entonces de 35% de un año a otro, aunque irónicamente, los precios del crudo cotizaron recientemente en los niveles más bajos registrados en varios meses.

También en
Brasil se manifiestaun marcado crecimiento en la demanda y producción de etanol, a partir de la producción de caña de azúcar. Por este motivo -además del escaso retorno que los productores esperan este año con el cultivo de soja, atribuible en gran parte a la firmeza del real-es que ya se habla de una reducción en el área de siembra de soja en ese país, particularmente en los estados centrales del Norte, donde el cultivo de la oleaginosa experimentó un crecimiento sostenido en los últimos años.

El USDA estima que la amenaza de roya asiática surgida dos campañas atrás en su territorio ha sido controlada con éxito, aunque se han encontrado esporas del hongo en los estados de Florida, Alabama y Georgia.
Finalmente, esta enfermedad no resultó una complicación ni en Brasil ni en la Argentina, aunque en este país se hayan registrado varios casos en el curso de este ciclo productivo.

Dejá tu comentario