En una medida polémica, De Angeli y ruralistas mantienen una protesta en un banco en Paraná

Campo

Un grupo de productores del agro, liderados por Alfredo De Angeli, tomó la sucursal Hasenkamp del Nuevo Banco de Entre Ríos S.A., en esa provincia, para reclamar la reprogramación de las deudas crediticias y prórrogas de un año de los vencimientos.

Los productores reclamaron durante gran parte del día, desde las 10:00, una respuesta por parte de la entidad bancaria, propiedad de Enrique Esquenazi, y amenazaron con continuar con la medida durante los próximos días si ésta no se produce.

"No abandonaremos la sede hasta que no contesten el petitorio de cinco puntos" que fue presentado, dijo el director de FAA entrerriana, Alfredo De Angeli, quien también permanece en el interior de la sucursal bancaria.

Alrededor de las 15:00, un representante legal del banco les pidió que se retiraran, para cerrar de la entidad, ante la negativa, labró un acta con una escribana y dejaron las puertas abiertas.

"La toma es pacífica", explicó a Noticias Argentinas el dirigente local de Federación Agraria Argentina Alfredo Bel, quien estimó que el número de productores asciende a los 250. En la calle se ubicaron una quincena de tractores y tres cosechadoras: "en una Asamblea decidiremos los próximos pasos", dijo Bel.

De Angeli confirmó que entregaron un petitorio donde demandan "una reprogramación de las deudas del sector agropecuario con discusión de tasas de interés" que son "altas" y que le "suenan a usura".

La medida se definió esta mañana en una asamblea que se realizó en la localidad de El Pingo, en el cruce de la ruta 32 y 127, poco después de las 9:00, en el marco del cese de comercialización agropecuaria que comenzó el viernes.

Tres entidades que integran la Comisión de Enlace de Entre Ríos, Sociedad Rural, Fedeco y Farer, no adhirieron a la medida de protesta dentro de un banco que lideró Alfredo De Angeli, representante de Federación Agraria Argentina de esa provincia, cuarto participante de la Mesa, aunque la calificaron de "espontánea".

"El 9 de febrero hablamos con las autoridades y se comprometieron a tomar en cuenta la realidad de los productores que no pueden organizar sus economías porque cualquier dinero que ingresa a las cuentas corrientes, que podría ser para pagar a empleados, es derivado a la deuda crediticia, pero no cumplieron", explicó De Angeli.

Los chacareros presentaron un petitorio en el que piden "tasas de un dígito, prórrogas del vencimiento, de un año, hasta la cosecha gruesa de 2010 y que levanten la orden de derivar el dinero de cuentas corrientes".

"El banco había tenido una política muy fuerte de aliento al financiamiento crediticio y esto aumentó el número de endeudados", justificó Bel.

El Nuevo Banco de Entre Ríos S.A. (Bersa) rechazó la toma "violenta" de la sucursal Hasenkamp y aseguró que mantuvo una "comunicación constante con los representantes de las entidades del agro" para alcanzar un acuerdo.

Pese a la protesta, el banco ratificó que "las puertas de su entidad siguen abiertas para la continuación del diálogo".

En un comunicado, el BERSA consignó que el 9 de febrero pasado, cuando la Federación Agraria presentó una carta planteando el problema, "el gerente general del Banco de Entre Ríos, Luis Núñez, recibió a los dirigentes agropecuarios Alfredo De Angeli y Alfredo Bel (FAA), Luis Miguel Etchevehere (Sociedad Rural), Gonzalo Álvarez Maldonado (Fedeco) y Jorge Chemez (Farer)".

"El viernes pasado, las mismas entidades enviaron una nota con la intención de continuar el diálogo. Por eso la sorpresa de que una de las entidades haya recurrido a esta acción violenta", continuó el banco.

El presidente de la Federación Entrerriana de Cooperativas (Fedeco), Gonzalo Alvarez Maldonado advirtió que estos hechos continuarán, "si no hay soluciones" para el sector.

Maldonado remarcó que aún "no hubo respuesta" de la entidad bancaria "pese a que la reunión se hizo 15 días atrás y el Banco se comprometió a ver cómo se buscaba cubrir la deuda anterior y el financiamiento hacia el futuro".

Omar Barcheta, secretario gremial de Federación Agraria Argentina (FAA) -la entidad a la que pertenece el asambleísta-, afirmó que la protesta no surgió en la Mesa de Enlace y que responde sólo a una determinación de los asambleístas de Entre Ríos, que viven una "emergencia del 100 por ciento".

Por su lado, el presidente de la UCR, Gerardo Morales, justificó hoy la decisión al afirmar que es "consecuencia de la lógica conflictiva del kirchnerismo y, a la vez, de la actitud unilateral de un Gobierno que no quiere oír los reclamos del sector" agropecuario.

Dejá tu comentario