Importantes subas en soja, trigo y girasol durante 2007

Campo

Despedimos el año con mejoras más que interesantes en las cotizaciones de los granos. Tomando como base los precios diarios de la Cámara Arbitral de la Bolsa de Comercio de Rosario, la soja experimentó en el curso de este año una mejora de 42%, el trigo de 29% y el girasol de 95%.

El maíz fue el único cultivo que no experimentó mejoras respecto de la última cotización de 2006, con una merma de 3%. En el mercado de Chicago, las subas anuales fueron aún más elocuentes. Así, el año culmina con una mejora para la soja de 77%, para el trigo de 83% y para el maíz de 16%. El aceite de soja acumuló 67% y la harina 75%.

  • Mejora

    También se apreciaron notablemente el resto de las materias primas en el contexto internacional. El índice CRB ( Commodity Research Bureau), que mide una canasta de commodities que se negocian en los recintos norteamericanos, experimentó una mejora de más de 21% en 2007.

    Casi todos los analistas mundiales coinciden en afirmar que esta tendencia podría prolongarse por varios años más, ya que los fundamentos de la plaza siguen intactos. El mundo demanda cada vez una mayor cantidad y mejor calidad de alimentos. Países marginados del consumo una o dos décadas atrás se han vuelto exigentes en sus hábitos alimentarios, tendencia de la cual resulta difícil volver atrás.

    También la aparición de fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, como el biodiésel o el etanol, genera una demanda adicional en el mercado de granos, impensada pocos años atrás.

    La persistencia de esta tendencia iniciada hace seis años estará vinculada además a las tasas de crecimiento de las economías centrales y a aquellas que resultan fuertes demandantes de materias primas, como China e India.

    Mientras tanto, la coyuntura requerirá la necesidad de seguir de cerca la evolución de las cosechas en Sudamérica, región en la que el clima no se encuentra en una situación óptima para los cultivos de maíz y soja. Más adelante, el mercado se concentrará en la próxima siembra en los EE.UU., en la que la oleaginosa deberá recapturar parte del área perdida en la campaña anterior a expensas del cultivo de maíz. Esta tendencia se manifestará, un poco por razones agronómicas (necesidad de rotarcultivos luego de algunas campañas implantadas con maíz) y económicas (elevados costos de implantación, recolección, acondicionamiento y transporte para el maíz).

    De todos modos, y con la actual relación de precios entre ambos granos en Chicago, parece poco probable que el área de cultivo de soja pueda llegar a crecer el 11% que algunos analistas juzgan como el requerido para equilibrar el balance de oferta y demanda del próximo ciclo.

    Las cotizaciones del aceite de soja han vuelto a registrar recientemente nuevos altos del contrato en Chicago.

    Las razones fundamentales para esta mejora deben buscarse en las preocupaciones en torno del próximo escenario productivo del aceite de palma en Malasia e Indonesia, países que han sido afectados por lluvias excesivas e inundaciones en varias regiones; la firma de un nuevo documento de energía renovable firmado por el presidente Bush la semana anterior-y la preocupación reinante- en torno de lo que resultará ser la próxima siembra de soja en los EE.UU., aspecto recién citado.

    La analista de soja de Prudencial Bache, Anne Frick, sostiene que una actitud de temor en relación con las disponibilidades de la oleaginosa prevalece hoy en este mercado. Para ella, el mercado se encamina a testear -y probablemente a sobrepasar-su cotización histórica más alta registrada en el mercado de Chicago, de u$s 12,90 por bushel (u$s 474 por tonelada), nivel alcanzado en el año 1973.

    Esta alternativa parece razonable para la especialista, particularmente si la cosecha norteamericana de soja es nuevamente reducida en el último informe de la temporada, a revelarse en enero próximo por parte del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA).

    China ha resuelto recientemente extender la reducción que pesaba sobre las importaciones de soja hasta el 31 de marzo, manteniendo en consecuencia la alícuota de 1%. La última reducción de los aranceles había sido llevada a cabo a principios de este mes, con el objetivo de mantener controlado el nivel de inflación interno.

    La Administración de Aduanas de China informó recientemente que las importaciones de porotos de soja del mes de noviembre totalizaron los 3,352 millones de toneladas. De ese total, 1,266 millón de toneladas provino de los EE.UU., 1,239 de la Argentina y 806 mil toneladas de Brasil. Las importaciones del período eneronoviembre totalizan los 27,9 millones de toneladas.
  • Dejá tu comentario