16 de enero 2001 - 00:00

Investigan si "vaca loca" se transmite por la leche

Investigan si vaca loca se transmite por la leche
Londres (ANSA) - Las posibilidades de que la enfermedad de la «vaca loca» se transmita a los humanos mediante la leche preocupa a los ministros de Salud y Agricultura de la Unión Europea.

La Agencia de Control de Alimentos de Gran Bretaña (FSA, por sus siglas en inglés) se encargará de realizar los estudios al respecto. La decisión fue adoptada tras una serie de alarmas lanzadas por expertos que sostienen que los anteriores estudios no eran válidos y que afirmaban que no había riesgo de transmisión del mal vacuno mediante la leche.

En este sentido, Malcolm Ferguson-Smith, genetista de la Universidad de Cambridge, uno de los miembros de la comisión gubernamental sobre este tema, había criticado al Ministerio de Agricultura por «no haber ordenado una investigación sobre la leche».

La investigación estará a cargo de los técnicos del Laboratorio Veterinario Central, que examinarán la leche extraída de vacas afectadas con Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB).

Advertencia

Paralelamente, se conocieron datos sobre la variante humana de la enfermedad de VCJD que causó 90 muertes.

Como antecedente, existe una investigación de 1995 que había indicado que no se transmitía el mal mediante la leche vacuna. Se probó leche de una «vaca loca» en 275 ratones y ninguno de ellos se enfermó.

Ferguson-Smith sostiene que
los experimentos anteriores no contemplan que hay una barrera entre algunas especies. Según el científico, el virus EEB no pasa a los ratones.

«Dado que el EEB se difunde a través de la cadena linfática, y la leche contiene células mamarias provenientes del sistema linfático, existe la posibilidad de transmisión al hombre», dijo el experto.

En tanto, la ministra alemana de Agricultura, Renate Künast, no descarta que los productos lácteos procedentes de animales afectados por el mal de las «vacas locas» constituyan un peligro para el consumidor.


«Nadie puede excluir que la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) pase a la leche del animal enfermo, pues la investigación realizada hasta ahora en ese campo no ha sido exhaustiva», dijo la titular de Agricultura en rueda de prensa.

En Bruselas, una portavoz del comisario europeo de Protección de los Consumidores,
David Byrne, indicó que «nuestros científicos excluyen la leche como factor potencial de transmisión de la EEB».

Künast sostuvo que «los científicos deben ahondar más en la investigación de lácteos» y recordó que en Alemania esa tarea ha sido encomendada al
Instituto de Investigación Láctea de Kiel. La ministra evitó sembrar la alarma en la población y en ese contexto precisó que los datos actuales no hacen necesario proceder a la retirada del mercado de leche y derivados.

En contrapartida, consideró «prudente» proceder según lo previsto al sacrificio en los próximos seis meses de unas 400.000 reses mayores de 30 meses, edad a partir de la cual los expertos comunitarios consideran que el bovino puede desarrollar el mal.

«El sacrificio masivo de animales me plantea serios problemas éticos, pero dadas las circunstancias, lo que se impone es la seguridad alimentaria de la población», dijo Künast.

Respecto del sacrificio de animales dijo que «aplicar la medida comunitaria costará al gobierno más de 200 millones de dólares y muchas protestas, especialmente de los ganaderos y de los grupos para la protección de los animales», indicó Künast.
En otro contexto, los ganaderos españoles paralizaron ayer la actividad en los mataderos de todo el país, en protesta por la falta de medidas del gobierno ante la crisis que atraviesa el sector por el mal de las «vacas locas».

Los productores solicitan que el propio presidente del gobierno, José María Aznar, lidere las negociaciones para alcanzar una solución a la crisis y aumente las compensaciones que reciben. La paralización de los mataderos puede afectar a unos 7.000 animales diarios, que son los que se sacrifican en España. Desde primeras horas de la mañana se produjeron también bloqueos en las entradas de los mercados centrales de carne, que fueron levantados horas después.

Fuentes de las organizaciones de ganaderos afirmaron que los productores sufren unas pérdidas mensuales de más de 60 millones de dólares desde que se detectaron, en noviembre pasado, los primeros casos de «vacas locas» en España. Desde entonces, el consumo de carne de vacuno en España se redujo 35 por ciento.

Dejá tu comentario

Te puede interesar