Maíz: EE.UU. producirá 338 millones de toneladas

Campo

Aunque la oferta estacional de los cultivos de verano en los EE.UU. se haya hecho sentir recientemente, el mercado encuentra un soporte sólido en la actividad de los fondos, que siguen posicionándose en los mercados mundiales de commodities para diversificar sus carteras de inversión. Así, y no obstante un mal comienzo en el inicio de la semana, asistimos a una mejora progresiva de prácticamente todas las materias primas.

Según el último informe del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA), revelado el último viernes, en los EE.UU. se producirán en esta campaña 338,3 millones de toneladas de maíz, con rendimientos de 9.710 kilos por hectárea, sensiblemente inferiores a los del mes anterior. El mercado aguardaba, con anterioridad a este informe, una cifra de producción de 342 millones de toneladas en promedio, y en el mes de setiembre la producción fue estimada en 338 millones de toneladas. En la campaña 2006/07, EE.UU. produjo 267,6 millones de toneladas. El aumento productivo de mes a mes resulta ser, así, muy inferior al aguardado por el mercado.

En el contexto mundial, los stocks iniciales se incrementan en casi 4 millones de toneladas, que sirven para compensar la caída productiva de este período. Ante un menor uso, los stocks mundiales crecen a 110,4 millones de toneladas.

Para la Argentina, el USDA mantuvo su cifra de producción para la próxima campaña 2007/08 en 22,5 millones de toneladas.

En soja, el USDA proyecta que la campaña norteamericana alcanzará los 70,7 millones de toneladas, con rendimientos de 2.784 kilos por hectárea. El mercado esperaba una cifra de producción de 72,06 millones de toneladas. En el mes anterior, esta proyección había alcanzado los 71,3 millones de toneladas.

También aquí hubo una sorpresa alcista, al ubicarse la producción de este mes por debajo de la de setiembre.

En el año anterior, la producción norteamericana de este cultivo alcanzó los 86,8 millones de toneladas.

Mundialmente, la producción declina ligeramente con un uso total proyectado de 233 millones de toneladas. Los stocks finales crecen muy ligeramente, a 50,75 millones de toneladas.

El USDA mantuvo su proyección productiva para la Argentina en 47 millones de toneladas y aumentó su estimación para Brasil, que ahora se ubica en 62 mill./t.

En trigo, el USDA redujo nuevamente su proyección, con un estimado de 56,25 millones de toneladas. Los stocks finales norteamericanos se recortan, en consecuencia, en casi 1,5 millón de toneladas.

En el contexto mundial, la situación de este cultivo sigue siendo complicada. Los stocks iniciales y la producción global declinan sensiblemente. El consumo se contrae ligeramente y los stocks finales declinan 5,4 millones de toneladas, con una nueva proyección de 107 millones de toneladas.

La situación climática en Australia no ha variado sustancialmente y el potencial de rendimientos de trigo en este país se sigue reduciendo con el correr de los días. El USDA actualizó su proyección en este país con un estimado de 13,5 millones de toneladas, comparado con 21 millones de toneladas del mes anterior.

Oficialmente, Australia espera una cosecha de 15.475 millones de toneladas -cifra revelada por ABARE el mes pasado-, aunque los analistas privados de ese país siguen manejando un escenario productivo de entre 12 a 13 millones de toneladas.

Los precios de la harina de soja en Chicago han acompañado a los del poroto, alimentados por la idea de una baja producción en los EE.UU. en comparación con la temporada anterior. Sus cotizaciones ganaron relativamente a las del aceite de soja en los meses de agosto y setiembre, aunque ahora resulta probable que esta tendencia no prosiga en el mediano plazo, a no ser que la sequía en Brasil se extienda durantetodo este mes, dada la alta sensibilidad de la harina ante la amenaza de una baja cosecha de porotos en el segundo país productor del mundo.

  • India

    Un factor que presiona al mercado de harinas es la posibilidad de una importante cosecha de soja por parte de la India, aunque el uso domésticode este producto se sigue expandiendo, gracias al fuerte crecimiento de su industria avícola. De todos modos, el consumo de este sector abarca algo menos que 40% del consumo total de harina de soja en ese país.

    Las cotizaciones domésticas de los aceites vegetales en la India declinaron ligeramente ante la actitud de los compradores locales, que prefieren aguardar la próxima cosecha de soja. La producción total de semillas oleaginosas crecería en esta campaña, ya que el área total dedicada para esta producción se ubicó en 17,6 millones de hectáreas, comparado con las 16,3 millones implantadas el año anterior.

    Otro elemento que ha venido sosteniendo la demanda de harina en el mundo es el faltante de carne por parte de China y la expectativa de crecimiento en sus planteles de pollos y cerdos, lo que impulsará aún más el consumo de proteínas vegetales.

    Como consecuencia del boom de los biocombustibles, los precios de los aceites vegetales se encuentran en niveles récord en el mundo, con los aceites de colza y girasol liderando las mejoras. Las cotizaciones del aceite de palma nuevamente se negocian con un descuento en relación con los de soja, reflejando la reconstrucción de stocks de los principales países productores.
  • Dejá tu comentario