Maíz subió 4% en Chicago por rumor de que China le compraría a la Argentina

Campo

La tonelada se incrementó a u$s 218,69 ante versiones sobre la existencia de negociaciones para que el país exporte al gigante asiático. La soja subió 1,4% a u$s 472,72 y el trigo ascendió 0,5% a u$s 247,20.

Los futuros del maíz estadounidense subieron hasta 4 por ciento ante las conversaciones entre el ministro de Agricultura, Julián Domínguez y su par de China que alimentaron las especulaciones en el mercado sobre un eventual acuerdo grande de suministro del cereal. Sucedió a pesar de que algunos analistas estiman que tomaría más de dos años preparar el terreno para tal envío.

Las especulaciones de que China estaba haciendo arreglos para importar entre unas 6 millones de toneladas y 8 millones de toneladas de maíz argentino alimentaron el repunte del grano en Chicago. La búsqueda de negocios a precios bajos tras la ola de ventas del viernes también ayudó.

Si se concretara tal adquisición, China afianzaría su posición como un importador global mayor tras sus sorpresivas compras a Estados Unidos de este año, que fueron las más importantes en años.

"El rumor grande es que Argentina y China están trabajando en un acuerdo para tratar de definir algunas ventas", dijo Don Roose, analista de U.S. Commodities en West Des Moines, Iowa.

"Sabemos que si China realmente comprara maíz de Argentina, Estados Unidos tendrá que llegar a más compradores tradicionales que los que tiene la Argentina. Eso abre una oportunidad para nosotros", dijo. Roose agregó que él oía versiones de ventas oscilando entre 3 millones de toneladas y 8 millones de toneladas.

Actualmente, la Argentina, no puede vender maíz a China debido a unas restricciones sobre variedades transgénicas. China ha firmado acuerdos fitosanitarios con sólo tres países - Estados Unidos, Tailandia y Perú - a fin de realizar importaciones de maíz para propósitos industriales.

Aquel protocolo tomaría más de dos años, dijo un funcionario chino del sector que declinó ser identificado, según la agencia Reuters. El buró de cuarentena de China está a cargo de esos pactos.

Las importaciones del maíz genéticamente modificado (GMO) incluso podrían tomar mucho más tiempo, puesto que el Ministerio de Agricultura de China tendría que aprobar el nivel sanitario de cualquier cargamento de GMO que no se encuentre entre las 11 variedades aprobadas por el gigante asiático, dijo otro analista sobre granos.

Luego de una cosecha afectada por la sequía el año pasado, China importó 1,226 millones de toneladas de maíz en los primeros nueve meses de este año, el mayor volumen en 15 años, principalmente de Estados Unidos.

Las bajas existencias combinadas con la creciente demanda proveniente del ganado y procesadoras de maíz han generado especulaciones de que el país podría necesitar importar hasta 5 millones de toneladas del cereal el año próximo.

La autoridad sanitaria de China recientemente rechazó un cargamento estadounidense con una variedad de maíz GMO que no estaba aprobada, en el primer rechazo de este tipo por parte de Pekín.No obstante, operadores de China indicaron que no ven una inminente importación de maíz argentino.

Los futuros de soja reportaron ganancias, en un rebote técnico tras la caída de la sesión previa hasta su límite diario, dijeron operadores. La oleaginosa también fue alentada por el amplio volumen de molienda de soja, según un informe mensual.

Los futuros de trigo se negociaron con subas, en un rebote técnico tras las fuertes pérdidas del viernes. El clima seco que golpea a algunas regiones trigueras de Estados Unidos también influyó positivamente, junto con preocupaciones por condiciones adversas en Australia.

Dejá tu comentario