Tras las palabras de la Presidente, la Mesa de Enlace postergó el paro

Campo

La Mesa de Enlace agropecuaria postergó el paro de comercialización de granos que había decidido, tras el anuncio de planes sociales formulado por la presidenta Cristina Kirchner, y a la espera de una convocatoria al diálogo por parte del Gobierno para encontrar así soluciones a la difícil situación que vive el campo argentino.

Tras seis horas de debate y después del acto de los anuncios de la Presidenta, en Olivos, los representantes de las cuatro entidades comunicaron la decisión que rompió lo previsto un rato antes, en la reunión realizada en el predio que la Sociedad Rural posee en Palermo.

La determinación de desistir con tanta rapidez de una protesta inmediata dejó en claro que había entidades que no estaban de todo convencidas a llevarla adelante, en un momento en que se sienten los efectos de la crisis internacional y de graves problemas sociales, como el de Tartagal.

Fue en este marco, que las palabras de Cristina Kirchner cayeron en el momento justo en medio de la reunión realizada en el predio de la Sociedad Rural de Palermo.

Desde el Gobierno, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que que la postergación del paro fue "una noticia muy auspiciosa. Es una decisión madura, responsable y tiene en cuenta la difícil situación que vive el mundo".

Minutos antes de la conferencia ruralista, la Jefa de Estado había realizado una convocatoria "a todos los sectores" para que se sumen a la "lucha" por el sostenimiento de la economía en medio de una de las crisis mundiales más profundas de la historia.

Allí, la mandataria envió un claro mensaje al campo al cuestionar los reclamos de "exención impositiva" para sectores que tienen "tanta rentabilidad" cuando aún el país tiene a la "pobreza estructural" como "principal tragedia".

De acuerdo al discurso presidencial "es hora de que todos los argentinos y sobre todo los que han tenido la suerte de ser mas favorecidos en la vida, entiendan la necesidad de contribuir para lograr más justicia y equidad".

La respuesta del campo no se hizo esperar y el titular de CRA, Mario Llambias, aseguró que le preocupa que haya tenido que pasar el alud por Tartagal para que el Gobierno "descubra que hay una pobreza estructural en la Argentina".

Por su lado, el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, le contestó a la presidenta Cristina Kirchner que es "un sano reconocimiento a un viejo problema" el que hizo la jefa de Estado que la pobreza en el país es "estructural".

Frente a este escenario, los ruralistas optaron por no confrontar con el gobierno poniendo en práctica medidas de fuerza que afecten a otros sectores de la sociedad y postergó el paro de comercialización de granos por tres días a partir del lunes que había decidido.

Los titulares de la SRA, Federación Agraria Argentina (FAA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Coninagro consensuaron apostar a que Cristina Kirchner los convoque ya que, según coincidieron, están "dispuestos a ayudar".

De todas maneras, la postergación de las medidas de fuerza "en todas sus formas y maneras" será hasta el 20 de este mes cuando se concrete una concentración de productores agropecuarios en la localidad santafesina de Leones en el marco de la Fiesta Nacional del Trigo.

"Hemos decidido postergar las protestas en cualquiera de sus formas, a la espera de un llamado de la presidenta. Si mañana mismo nos convoca, con gusto nos acercaremos para dialogar", dijo Buzzi.

Con esta decisión, el campo apostó fuertemente a que la Casa Rosada flexibilice su posición y los convoque, y también a los resultados que pudiera conseguir el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, con su reclamo de eliminación de las retenciones móviles al sector agropecuario.

Binner se convirtió en un virtual vocero del campo, ya que le transmitió a la Presidenta los reclamos del sector, sobre todo el de las retenciones.

Dejá tu comentario