30 de marzo 2008 - 00:00

Boca no pudo con Olimpo y se bajó de la punta

Rodrigo Palacio.
Rodrigo Palacio.
Boca Juniors dejó dos puntos muy valiosos en Bahía Blanca, donde hoy empató 1 a 1 con Olimpo, último en la tabla de promedios, cuando parecía que tenía el partido controlado y la victoria a apenas diez minutos de concretarse.

Pero el delantero Josemir Lujambio puso la cabeza a los 35 minutos de segundo tiempo para que el gol de Leandro Gracián a la misma altura de la etapa inicial no alcanzara para un nuevo triunfo "xeneize".

En el primer tiempo Boca hizo prevalecer su mayor jerarquía de equipo ante un Olimpo esforzado, que luchaba del medio hacia arriba con la habilidad solitaria de Angel Morales y el entusiasmo de Leandro González.

A los 36 minutos Leandro Gracián logró la apertura del marcador entrando por derecha y eliminando a Christian Tavio antes de definir de zurda.

Era casi previsible por entonces que el visitante se pusiera en ventaja.

Previamente y en los minutos posteriores, el arquero local, José Ramírez, había salvado a su equipo ante llegadas francas de Rodrigo Palacio.

En la segunda etapa el visitante hizo pesar su mayor oficio y las llegadas sobre el arco de Ramírez se sucedieron hasta convertir al guardavallas en la figura del encuentro.

La fortuna también se convirtió en aliada de los bahienses, ya que un remate de Palacio dio en el palo derecho y del rebote Mauro Boselli tocó al gol y la pelota rebotó en el otro poste.

Cuando promediaba la etapa el técnico Roberto Saporiti se jugó con dos cambios ofensivos como lo fueron los ingresos de los delanteros Mauro Olivi y Leonardo Ulloa, pasando a jugar con tres hombres de punta.

Y esta propuesta le terminó dando buenos resultados al equipo local, porque especialmente Ulloa empezó a desequilibrar a la siempre insegura defensa visitante, aunque no con el juego aéreo, uno de sus fuertes, sino por presencia física para ir a buscar cada pelota del medio hacia afuera.

Y así fue como a los 35 minutos e invirtiendo los roles, Ulloa fue por afuera y lanzó un centro para que el más bajo en estatura pero buen cabeceador, como los es el uruguayo Josemir Lujambio, llegara a la igualdad con un frentazo.

En la jugada el arquero Mauricio Caranta calculó mal la salida y nunca levantó los brazos para obstaculizar la visión del goleador.

De esta manera Boca dejó en Bahía Blanca dos puntos que parecían seguros casi desde que se puso en ventaja y aún a pesar de la magra diferencia.

Pero sus reiterados desacoples defensivos volvieron a notarse y le costaron muy caro, además de seguir extrañando en momentos claves de los partidos a Juan Román Riquelme y hoy también a Martín Palermo.

Olimpo, último en la tabla de promedios para el descenso, sumó un punto valioso desde lo anímico e impensado desde los futbolístico, como para seguir dando pelea en una zona donde los candidatos a dejar la primera división se amontonan jornada a jornada.

Dejá tu comentario

Te puede interesar