Boca recibiría una leve sanción

Deportes

Los corazones de los simpatizantes de Boca se paralizaron cuando faltando 20 segundos para terminar el partido ante Cruzeiro, el árbitro uruguayo, Jorge Larrionda suspendió el partido por el ataque que sufrió el juez asistente, Pablo Fandiño.

Boca ganaba 2 a 1, pero el partido quedó inconcluso. Se pensó que el equipo argentino podría recibir una severa sanción dándosele por perdido el partido por 3 a 0, lo que implicaría prácticamente su eliminación de la Copa Libertadores.

Sin embargo, con el paso de las horas y con los comentarios que se escucharon de las distintas partes involucradas, ese castigo sería dejado de lado.

La pena sería muy leve: la Confederación Sudamericana le aplicaría una multa y suspendería La Bombonera apenas por 2 fechas, es decir que de llegar a la final podría jugar en su estadio. Por el lado del subsecretario de Seguridad en Espectáculos Deportivos de la Nación, Javier Castrilli, la sanción será más débil aún: clausura de los palcos del N° 1 al N° 8 por espacio de 4 fecha.

Por el lado de Boca, el presidente, Pedro Pompilio, anticipó que «en cuanto sea identificado» el socio del club que lanzó un trozo de hielo que hirió en la cabeza al árbitro asistente uruguayo Pablo Fandiño, «será inmediatamente expulsado de la institución».

«Le pedí disculpas a Larrionda de mil maneras posibles. Me dio vergüenza lo que pasó. Pero, me voy a reunir con un socio que va a aportar datos sobre el responsable de ese hecho que pone en riesgo a la institución y que además se burló de las 45.000 personas que estaban en la cancha», expresó Pompilio.

«Ya sabemos que el proyectil partió de un palco privado y tenemos a dos probables culpables. En cuanto reunamos toda la información, ese socio, que no supo valorar el lugar privilegiado en que se encontraba, será echado del club», enfatizó.

Por su parte, Larrionda señalóque el partido «no finalizó sino que fue suspendido» por agresión al juez de línea Pablo Fandiño.

Asimismo, el vicepresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Eugenio Figueredo, admitió que «la agresión se trató de un hecho aislado, pero no se puede desconocer su gravedad».

«El partido fue suspendido», indicó el árbitro, al tiempo que destacó «fue el único hecho de violencia que se registró» y que «ameritaba que el encuentro no continuase». «Como ese proyectil le pegó a mi asistente le pudo haber pegado a cualquier jugador de los equipos o alguien del banco de suplentes», añadió el árbitro uruguayo.

Dejá tu comentario