13 de abril 2008 - 00:00

River se afianza en la punta

Radamel Falcao marcó su gol a los 5 minutos del segundo tiempo.
Radamel Falcao marcó su gol a los 5 minutos del segundo tiempo.
River Plate, sin jugar bien, le ganó por 1-0 a Tigre, en un partido correspondiente a la décima fecha del torneo Clausura, y con este resultado sigue siendo el único puntero del certamen.

El colombiano Radamel Falcao, a los cinco minutos del segundo tiempo, marcó el único gol del partido, jugado en el estadio Monumental.

El árbitro del partido, Juan Pablo Pompei, de mal desempeño, expulsó en el segundo tiempo a Oscar Ahumada, de River, y a Santiago Morero, de Tigre.

En un partido de trámite ordinario, con pocos jugadores para destacar, la diferencia en favor del local estuvo en la pegada de Matías Abelairas y en el cabezazo de Falcao para marcar el gol.

Nada más, pero suficiente para que el local cantara victoria.

Ninguno de los dos equipos tuvo claridad, porque fallaron los que saben jugar, y por eso el partido fue malo, aburrido, sin emociones, aunque los locales terminaron festejando, porque siguen en soledad en lo más alto del Clausura.

En el comienzo del partido los dos se pararon como para estudiarse y no para jugar, esperando ver que hacía el otro, antes de apostar a lo propio.

En ese juego parecía que River iba a ser el que sacaría ventaja, porque después de acomodarse intentó hacerse dueño de la pelota, buscando a Alexis Sánchez y Diego Buonanotte, pero sin encontrar profundidad, porque tanto Radamel Falcao como Sebastián Abreu cada vez que participaban del partido lo hacían cometiendo errores.

A todo esto, Tigre comenzó a emparejar las acciones, de un partido malo, manejando la pelota con más criterio que River, con más tranquilidad e intentando ser punzante.

En una clara estrategia de juego, Diego Cagna comenzó a mandar a sus dirigidos por el sector derecho de la defensa de River, donde no había marcador de punta, buscando ganarle las espaldas a Augusto Fernández, quien sin tener a Paulo Ferrari detrás suyo, quedó siempre a mitad de camino, sin atacar y sin defender.

Sólo Oscar Ahumada, en el medio, se daba cuenta de esa situación y con su empeño logró que las cosas no fueran más graves para el conjunto local.

Pero los de Victoria no tuvieron profundidad y sólo inquietaron a Juan Pablo Carrizo con remates de larga distancia y con alguna que otra jugada con pelota parada.

Lo más destacado de la primera etapa fue el error que cometió Pompei, quien en un centro al área de River cobró una mano de un jugador de Tigre, cuando en realidad había pegado en el brazo Cristian Villagra, siendo un claro penal para el conjunto de Victoria.

Muy poco dejó el primer tiempo, porque River jugó muy mal de mitad de cancha hacia delante y Tigre no supo aprovechar su buena tenencia de pelota, debido a que le faltó decisión como para ir a ganar en el partido.

En el segundo tiempo River salió con otra actitud, con más movilidad y buscando el gol que le permitiera comenzar a ganar el partido.

Apenas arrancó el segundo tiempo lo tuvo Matías Abelairas, con un tiro libre que pegó en el travesaño y después en el cuerpo de Daniel Islas, pero nadie de River pudo tomar el rebote.

Y dos minutos después, el mismo Abelairas envió una pelota al área en forma recta, y el colombiano Falcao, de cabeza, anticipó a toda la defensa de Tigre para establecer el 1 a 0.

A partir del gol los dirigidos por Simeone parecieron tranquilizarse, creció Buonanotte, Abelairas continuó siendo el jugador con más criterio de la cancha, pero el partido se mantuvo bajo la misma tesitura, es decir, siendo malo y aburrido.

A pesar de haber mejorado, River seguía sin aparecer en toda su dimensión y cuando se fue expulsado Ahumada todos pensaron lo peor, pero enseguida Pompei emparejó echando a Morero (las dos rojas estuvieron bien) y diez contra diez las cosas no cambiaron.

Con los dos equipos jugando mal, Tigre, con muy poco comenzó a asustar a River, por lo cual, Simeone comenzó a hacer cambios defensivos para cerrar de ese modo el partido.

El equipo de Cagna no se dio por vencido, pero no tuvo la suficiente claridad como para dar vuelta la historia y por eso River volvió a ganar, sin convencer, aunque terminó sumando los tres puntos que necesitaba para seguir siendo el único puntero del torneo Clausura.

Dejá tu comentario

Te puede interesar