A prepararse aquí: prensa internacional criticó con gran dureza a los Kirchner

Economía

La prensa mundial sigue muy crítica con el gobierno Kirchner por diversas actitudes. Algunas, como la paraguaya (diario "ABC"), dicen que su país "entrega la soberanía" en las represas de Itaipú (con Brasil) y Yacyretá (con la Argentina). En realidad ha usado bien sus orillas sobre los ríos. Hubo allí quienes hicieron pingües negocios comprando con el dato y revendiendo luego la tierra a inundar con las represas y siempre retaceó su aporte financiero, adquiriendo deudas binacionales. En cambio, el "Financial Times" de Londres critica duramente al gobierno argentino por mantener en el cargo a un funcionario como Luis D'Elía por invadir propiedades de extranjeros. "The Wall Street Journal" de Nueva York destroza a los Kirchner por sus políticas de congelamientos de precios y hasta le reprocha a la Bolsa neoyorquina por haberle permitido tocar la campana de apertura de operaciones. "¡Vaya Campanero!", titulan el duro artículo. A su vez, en el mismo diario, el crítico "The Latino Coalition" publica una costosa solicitada donde titula: "Dos manzanas podridas ¿ podrán envenenar la Gran Manzana?" (eslogan de la ciudad de Nueva York). Con el rencor que el gobierno tiene, normalmente, con la poca prensa argentina independiente, vaya a saber si no empeora tras la dureza de la internacional.

Sumó críticas ayer Néstor Kirchner en los principales medios económicos internacionales a propósito de su visita a Nueva York. «Vaya campanero» fue el título elegido por «The Wall Street Journal» para un duro editorial contra el Presidente, en referencia a su participación en el tradicional toque de campana con que la Bolsa neoyorquina abre la ronda de negocios.

En la página 17, el mismo medio publicó una nueva solicitada de «The Latino Coalition», una agrupación de empresarios (ligada a sectores conservadores norteamericanos que cuestiona la decisión del gobierno de no reabrir el canje de deuda) que señaló: «¿Podrán dos manzanas podridas envenenar la Gran Manzana?», acompañando una foto de Kirchner y su esposa caminando por Nueva York. El aviso llama además al Presidente a honrar las deudas para incrementar la confianza en el futuro del país.

Otro influyente diario económico, el «Financial Times», criticó el clima de negocios en la Argentina por el «duro tratamiento del gobierno a los inversores extranjeros, control de precios, congelamiento de tarifas y limitación a las exportaciones».

  • Iberá

    La descripción está incluida en una nota que relata la embestida de Luis D'Elía contra el empresario conservacionista Douglas Tompkins, que posee tierras en Corrientes.

    Aunque lo describe como un personaje que «causa risa», el periódico dice que es preocupante la postura de D'Elía por tratarse de un subsecretario encargado de Tierras y Hábitat Social que cree que «algunos de los dueños de tierras argentinas pueden ser objeto de expropiación por parte del Estado». Y además, advierte sobre «su cercana relación con el Presidente».

    El «Wall Street Journal» ironizó sobre la presencia de Kirchner en la Bolsa ya que lo calificó de « antimercado». Se preguntó si «la entidad modificó sus principios o tuvo una crisis de identidad para poder recibir al representante de un país que se opone a los inversores, crea nuevas empresas estatales e impone control de precios. ¿Será que algún economista posmoderno en la Bolsa ha redefinido el concepto de libre comercio? La última vez que chequeamos, era pecado mortal en la Bolsa de Nueva York fortalecer a un acreedor».

    Abandonando la ironía, el «Wall Street Journal» sostuvo, además:

  • A fines de 2001 y 2002, el gobierno argentino no cumplió con los u$s 82.000 millones de la deuda del sector privado, confiscó cuentas bancarias en dólares, devaluóel peso y rompió los contratos con las empresas de los servicios públicos.

    Kirchner asumió en 2003 y en lugar de revertir la tendencia, continuó agrediendo la supremacía del derecho», señala el periódico.

  • Kirchner, al principio, se rehusó a negociar con los acreedores y luego los forzó a aceptar cobrar sólo 34 centavos de cada dólar que tenían de la deuda argentina.   

  • La política económica argentina bajo la administración de Kirchner consistió en criticar fuertemente a los inversores y sus ganancias, construir nuevas empresas estatales e imponer controles de precios para amortiguar la inflación, ahora con doble dígito. . Esta semana, el gobierno de Kirchner comenzó a presionar a los bancos para que ofrezcan nuevos créditos hipotecarios, incluso cuando 170.000 italianos presentaron una demanda en Washington por falta de pago de deuda.   

  • Naturalmente, el « antimercado» Kirchner necesita más inversores que deseen tomar retornos por debajo del mercado por dinero que probablemente no vuelvan a ver.   

  • ¿Qué está pasando? Bien, el perfil de inversión de la Argentina se está quedando atrás. De acuerdo con Goldman Sachs, en 2005, el ratio de inversión respecto del PBI del país fue 19,8%; en el primer semestre de 2006, fue de 20,2%. Pero un país necesita un ratio de inversión respecto del PBI de 25% para producir una tasa de crecimiento de PBI a largo plazo de 5% anual.
  • Dejá tu comentario