Alivio en mercados

Economía

Un previsible rebote tuvo ayer la Bolsa porteña, tras la estrepitosa caída del lunes. El índice Merval ganó 3,7% y siguió la tendencia del resto de los mercados, que mostraron ganancias en Asia, Europa y Nueva York. También fue clave la recuperación de Brasil, que tuvo una suba superior a 5% en el Bovespa y una caída del dólar, que finalizó a 3,07 reales. En el mercado local, también el dólar operó con tendencia bajista y cayó dos centavos, hasta $ 2,92, y los títulos públicos recuperaron terreno, con una ganancia de hasta 3% en el caso de los papeles emitidos después del default. Aunque se reconoce que los inversores exageraron su reacción ante la posibilidad de una suba de tasas en los Estados Unidos, la situación de las Bolsas continúa endeble. Sigue habiendo datos adicionales preocupantes para los operadores, como el nivel récord del petróleo, que alcanzó los u$s 40 el barril, el mayor desde 1991. El ministro Roberto Lavagna buscó llevar tranquilidad ayer al señalar que el impacto de la turbulencia «será menor» para la Argentina, debido a que el país no depende del financiamiento internacional. En realidad, no se trata de una virtud sino de un defecto, ya que la falta de acceso surge por un default que ya se prolonga por dos años y medio.

Aunque no mantuvo los niveles máximos registrados en la apertura, la Bolsa porteña se recuperó ayer tras la fuerte caída del lunes negro. El incremento del índice Merval llegó a 3,7%, y cerró en 955,86 puntos. La mejora generalizada que tuvieron los mercados en el exterior y, particularmente, la recuperación brasileña generaron un efecto positivo desde temprano entre los inversores locales.

Para completar el panorama algo más aliviado, el dólar tuvo una caída de dos centavos respecto del cierre anterior para finalizar en $ 2,92, y los títulos públicos también mostraron mejoras que llegaron a 3%. De todas maneras, la recuperación fue mayor en el resto de la región.

El mercado porteño tuvo la primera suba luego de tres fuertes caídas consecutivas, que habían derrumbado al índice Merval 14,89%. El rebote no sorprendió demasiado, especialmente, por la magnitud que había tenido la caída de anteayer (-8,36%), que superó la pérdida del resto de los mercados.

• Expectativas

De todas formas, la futura suba de tasas en los Estados Unidos mantiene expectantes a los operadores, tanto a nivel local como en el exterior. Por lo tanto, no se descarta que en los próximos días se mantenga la volatilidad del mercado porteño. En realidad, lo que tendrá mayor influencia es cómo continuará reaccionando el mercado brasileño, más afectado por el posible incremento de las tasas, debido a la necesidad de acceder al financiamiento internacional. En San Pablo, el Bovespa subió 5,30%, y el dólar cayó a 3,07 reales (perdió 2,13%).

Entre las principales subas que se registraron en la Bolsa porteña sobresalieron las de las compañías gasíferas: Transportadora de Gas del Sur subió 14%, mientras que Ecogas y Metrogas avanzaron 11,7% y 8,5%, respectivamente. El balance de los precios mostró, en 70 empresas negociadas, 44 alzas, 17 bajas y nueve sin variantes.

• Divisas


El recorrido del dólar mostró una mayor tranquilidad, ante la cotización en baja que la divisa también mostró respecto del real desde el inicio de la jornada cambiaria. El Banco Central compró otros u$s 45 millones y volvió a necesitar la ayuda del Banco Nación, que adquirió otros u$s 20 millones. El ingreso de divisas continúa muy firme, con lo que empuja la cotización hacia abajo.

En las mesas de dinero se asegura que es «altamente improbable» que la cotización pueda superar los $ 3 en las próximas semanas, salvo que la salida de capitales en Brasil se agrave de manera significativa. En ese caso, la caída del real también podría arrastrar al peso argentino.

«Seguimos pensando que el malhumor es principalmente importado y no local, originado por el negativo contexto mundial, que se acentuó recientemente por los crecientes temores sobre la situación de Brasil»
, aseguró Rafael Ber, titular de la consultora Argentine Research.

Entre los títulos públicos, los principales beneficiados fueron los bonos posdefault, particularmente, aquellos que cotizan en pesos y ajustan por CER.
Fueron, por otra parte, los más afectados por las ventas de los últimos días. El BOGAR 2018 encabezó las preferencias y subió 2,80%, mientras que el BODEN 2008 trepó 1,16%. Los títulos en dólares también subieron, como el caso del BODEN 2012, que creció 1,68%, en tanto que el 2013 lo hizo 0,69%.

Los bonos en default, en cambio, no reaccionaron con tanta firmeza. Algunas series subieron, pero otras continuaron con tendencia bajista. Estos papeles tienen un recorrido propio, influido por la propuesta final que el gobierno argentino efectuará a los acreedores.

Dejá tu comentario