Amanecer de una semana agitada

Economía

Cuesta pensar -y recordar-que ingresamos de lleno en la semana electoral y nada menos que para un recambio presidencial. Puede que a la política nacional le haya sucedido como a la historia bursátil: tan maltratada por propios y extraños, hasta quedar dejada de lado por la gente. En tiempos pasados, esta zona resultaba delicada para el mercado, con contexto muy candente y operadores que preferían reservar sus órdenes, hasta el día después del acto, y obrar en consecuencia. En cambio, si hay posibilidad cierta de agitación en la semana -haciendo honor a la anterior-esto deberá ser componente importado, más que local. Salvo que se produzcan algunos hechos fuera del menú previsto, en lo que hace al término de campañas, el ambiente accionario tendría que ajustarse en función de variables habituales. Ayer, se asistió a un día encalmado, sin repuntar desde lo pésimo del viernes: pero tampoco sembrando más temores. Una meseta de indicadores que dio 0,3 por ciento en el Dow Jones, en rebote leve. Y que fue de 0,5% para el Bovespa. Buenos Aires cambió el signo, pero quedando en una línea con el cierre previo, sólo menos 0,09 por ciento.

Mínimo en 2.201 -allí con riesgo cierto de perforar el piso fronterizo de centena-máximo en 2.234 y también esa marca para el final. Ergo, remontando el «valle» intradiario y arribando a lo mejor del saldo, que fue enjugar el tramo perdido en el camino y devolverlo a su punto de partida. Se requirió otra vez de mucha energía en volumen, con $ 122 millones de efectivo, utilizada en la tarea de defensa y de barrido de órdenes. Y no daba para más. Fuerte Petrobras en el avance petrolero, con más de 6% de alza, pero con Tenaris permaneciendo no sólo opaca, sino bajista de 0,74%. Pampa hacia arriba, con 1,14%, compensada por G. Galicia y su baja de 1,6%. Ejemplos claros de mercado muy matizado por especies, sin un denominador de fondo para marcarle la dirección al Merval. Río revuelto, pero en la Bolsa: no siempre hay ganancia de pescadores. Lo siguiente, condicional.

Y la Bolsa, con la caña.

Dejá tu comentario