Inflación: BCRA dice que usará sus herramientas si se aceleran los precios

Economía

Analistas advierten que uno de los desafíos que deberá enfrentar la entidad será cómo reabsorber lo emitido.

El impacto de la pandemia en la economía “triplicaría” en magnitud a la crisis financiera de 2008. Esta proyección forma parte del último informe de política monetaria del Banco Central, en el que la entidad hace un repaso de las principales variables de la economía y deja ver algunas líneas de acción hacia el futuro. En ese marco, el BCRA consideró que la emergencia económica generada por el covid-19 necesitó de un “extraordinario esfuerzo fiscal”, que se financió principalmente con transferencias de utilidades al Tesoro, y asegura que “actuará con todas sus herramientas ante eventuales excesos de liquidez que pudieran emerger en los próximos meses”.

En el documento, la entidad presidida por Miguel Pesce aseguró que “en sintonía con otros bancos centrales, el BCRA utilizó todos los instrumentos de política a su disposición para darle un carácter contracíclico al financiamiento bancario, proteger el ahorro en pesos, acotar la volatilidad cambiaria, sostener el nivel de reservas internacionales y regular la liquidez del mercado”.

La combinación de la caída de la recaudación, que tocó un piso en abril, en conjunto con las dificultades para acceder a financiamiento debido a la incertidumbre que provocó la renegociación de la deuda, requirió un rol activo del Central como principal fuente de financiación de la política fiscal. “El BCRA fue clave en aportar el financiamiento del paquete de estímulo fiscal en la emergencia implementado por el Gobierno nacional, en tanto que la persistencia de importantes dificultades de acceso a los mercados financieros, en el contexto de la reestructuración de la deuda externa y con un mercado de deuda en pesos en proceso de reconstrucción, y la disponibilidad limitada de nuevas fuentes multilaterales de crédito mantuvieron restringidas las alternativas de financiamiento del Tesoro”, analizó el Central.

La base monetaria tuvo un crecimiento en términos reales desde diciembre. Según cálculos del economista jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman, se expandió un 35% hasta julio frente a una inflación de 16%. Los dos saltos más grandes se registraron en febrero (creció un 10,7%) y abril (se expandió 11,8%).

“El grado de monetización de la economía argentina se encontraba antes de la pandemia en niveles históricamente bajos, y se espera que cierre el año en valores razonables. El Banco Central actuará con todas sus herramientas ante eventuales excesos de liquidez que pudieran emerger en los próximos meses”, estimó la autoridad monetaria. Respecto de este punto, fuentes del Central le dijeron a Ámbito que “el BCRA tiene mucha historia en esterilización y tiene todos los instrumentos para hacerlo”, aunque no brindaron detalles de cuál será la estrategia en los próximos meses.

Analistas del mercado consideran que Pesce tiene dos desafíos: cómo se esteriliza la emisión de pesos y cómo la liquidez existente presiona el tipo de cambio.

Julia Segoviano, economista de LCG, consideró que uno de los desafíos que va a tener el Central es cómo hará para reabsorber lo emitido. “Una de las cosas que se están charlando y en la que se puede ser optimista es que hoy la demanda de dinero está en niveles muy altos y, cuando se reactive la economía, la demanda de pesos va a seguir reactivándose y eso no se va a ir a precios. Eso podría ser una opción. Pero hay que tener en cuenta que al haber tanta emisión de pesos podría hacer que la demanda no logre convalidar todo eso. Ahí hay que ver si el Central quiere reabsorber o quiere subir tasa”, dijo.

Rajnerman, por su parte, consideró que “la situación actual es compleja”. “El Estado nacional respondió como casi todos los países a la crisis del coronavirus, expandiendo el déficit. El problema hoy es que este exceso de liquidez que presiona sobre el dólar oficial no puede seguir conviviendo con este tipo de cambio y este cepo en un contexto donde las reservas netas no paran de caer: no hay espacio para todos. La salida ideal, y a la que apunta el Ministerio, es a cerrar la deuda, bajar la incertidumbre y atenuar así las presiones cambiarias. Lamentablemente, yo no la veo probable”.

Dejá tu comentario