Bono en pesos: Chodos pagaría 12%

Economía

La emisión de un bono en pesos a tasa fija por parte del gobierno está en su última fase. Si bien sería difícil que se efectúe esta semana, lo más probable es que se coloque la próxima, siempre que las condiciones del mercado acompañen.

La idea que manejan en el equipo del secretario de Finanzas, Sergio Chodos, es aprovechar el. Esto permitiría estirar los plazos de la colocación, que se ubicaría entre cinco años como piso y siete como techo. «La diferencia de tasas entre ambos plazos es mínima; sería lógico aprovechar esta ventaja», razonan en el Palacio de Hacienda.

La colocación que monitorean en Economía es la que está llevando adelante Banco Macro. Se trata de un bono nominado en moneda local por 300 millones (equivalente a 100 millones de dólares), a cinco años. El precio del título, y por ende el rendimiento, será fijado este jueves. Según trascendió, existe gran interés de inversores del exterior por participar, y la sobreoferta no bajaría de cuatro o cinco veces el monto de la colocación. De no haber sorpresas, la tasa de este título sería inferior a 12% anual fija en pesos.

  • Referencia

    Para el gobierno representa una buena referencia para una emisión propia. Si bien se trata de una colocación efectuada en el extranjero, es decir bajo ley neoyorquina (lo que le da un margen extra de confiabilidad), la operación local que efectuará Economía tendrá como participantes en su mayor parte a inversores del exterior.

    Además de la emisión que está llevando adelante la entidad que preside Jorge Brito, existen otros antecedentes que juegan a favor de la emisión en moneda local que planea el gobierno. Banco Río colocó hace un mes un título en pesos a tasa fija, a una tasa de 11,3% anual a tres años. Y el Banco Central efectuó la semana pasada la primera operación de Nobac a cuatro años con tasa fija, por la que obtuvo una tasa inferior a 10% anual. Uno de los pioneros en este tipo de colocaciones fue Tarjeta Naranja, que el año pasado emitió en pesos por el equivalente a u$s 100 millones en el exterior: pagó 15% a tres años, un nivel que hoy parece exagerado.

    El interés de los inversores demuestra que existe una muy baja expectativa de devaluación del dólar para los próximos años. De esta manera, mientras continúa la estabilidad del peso (al menos en términos nominales), la tasa prometida se vuelve más que atractiva medida en dólares. Este es el motivo por el cual la mayor parte de los países latinoamericanos opta por colocar en sus propias monedas.

    Si bien la tasa puede resultar más alta que la conseguida con los BONAR (fue 8,44% anual en dólares en la última colocación), la emisión en pesos representa menos riesgo en lo que respecta al perfil de la deuda. Sobre todo porque la recaudación es en moneda local.

    El presidente Néstor Kirchner había criticado en marzo las emisiones en pesos que ajustan por inflación, característica de los títulos colocados al reestructurarse la deuda. Por eso, ahora se decidió por un papel a tasa fija.
  • Dejá tu comentario