Bonos argentinos rinden 15% en dólares (igual no atraen)

Economía

El mercado de bonos se convirtió en una sala de juegos. El viernes, cuando el mundo se derrumbaba, subieron la mayoría de los títulos por las maniobras de «trading», donde se negocia sin dinero porque las operaciones son a 72 horas. El negocio es entrar y salir en el día del mercado de bonos.

El gobierno argentino maltrató a los bonos el día que comenzó a cambiar la forma de medir la inflación y tiene un costo que no quiere ver. Hoy las tasas de retorno de los títulos en dólares se aproximan a 15 por ciento, tasa que le deberían pagar a Hugo Chávez si se deciden a pedirle más dinero.

Es hilar muy fino, pero la crisis con el campo nació con el INDEC y demostró que el «sistema Moreno» (en alusión al secretario de Comercio Interior) de control de precios tiene por delante mucho terreno para seguir fracasando.

Cuando se intervino el INDEC, se derrumbaron los bonos indexados en pesos. El país se quedó sin crédito y ante cada vencimiento de deuda, echó mano a fondos de la ANSeS, o se nutrió con aportes de futuros jubilados que no estaban en condiciones de jubilarse. El sistema les sirvió, pero se agotó y el gasto se les hizo insoportable. Como no podían endeudarse porque tras las maniobras del INDEC, nadie quiere prestarle a la Argentina, acudieron a subir las retenciones al campo para aumentar la caja y desatar el conflicto que lleva más de 100 días. El resultado es que hoy, si consigue que alguien le preste, el país deberá pagar tasas en dólares de 15% anual. Una cifra que se hace más pesada si se tiene en cuenta que las tasas internacionales están en 2% anual. Antes del INDEC, la Argentina conseguía dinero a 7,70% en dólares, y la tasa internacional estaba en 5,50%.

Pero ahora, con la crisis instalada, el dólar da para negocios extraños y rentables. El Banco Central decidió bajar 8% el precio de la divisa para desalentar las compras. El viernes, debió intervenir en el mercado de contado con una cantidad baja, para que no demanden demasiadas divisas. Consiguió mantener al dólar en $ 3,0260 y en las casas de cambio continuó a $ 3,05 para la venta.

Mientras hoy vencen operaciones de fin de mes y el Banco Central acumulará más ganancias, el público sigue comprando dólares. El viernes, la demanda de los minoristas no cedió, como lo hizo la de los grandes operadores. Por eso la brecha entre lo que se negoció en el Forex-MAE, el mercado mayorista, y el MEC, donde se abastecen gran parte los minoristas,fue más reducida que lo habitual. El Forex-MAE operó u$s 357 millones y el MEC, u$s 210 millones.

Hoy la especulación seguirá. Puede haber toma de ganancias en algunos bonos que subieron el viernes y puede avanzar el cupón PBI, que cayó en la última rueda. A propósito, el mercado ha perdido tanta transparencia que todavía muchos se estarán preguntando de dónde salió el desconocido que compró en el exterior una considerable cantidad de «puts» (opciones) del dólar, apostando a la baja contra el peso y ha ganado fortunas. ¿Información privilegiada?

L.B.

Dejá tu comentario