Boom de Los Pumas: ya no hay camisetas

Economía

Previsible: hoy ya no hay camisetas de Los Pumas para comprar, y Adidas mandó a fabricar una nueva partida porque las ventas superaron ampliamente todas las previsiones. Si bien la empresa alemana no da cifras sobre ventas, en el mercado se dice que habrían colocado unas 150.000 casacas desde que comenzó el mundial, o sea, toda la producción prevista para los doce meses que van desde junio de este año al mismo mes del próximo.

Cabe apuntar que esta semana Adidas presentará los nuevos uniformes de la Selección de fútbol, que durarán hasta el Mundial de Sudáfrica. A menos que el seleccionado de Alfio Basile mejore su vínculo con la gente, podría darse el (hasta hace poco) impensable escenario de que Los Pumas vendan más que el seleccionado de la AFA.

El furor por el deporte de la ovalada no pasa sólo por la indumentaria: la actual edición del juego Rugby 2008 para la máquina Playstation2 está totalmente agotada, no sólo en su versión «legal», sino también en la «pirata», que hasta hace dos semanas se conseguía en algunos lugares y galerías. El precio del original ronda los u$s 49; el ilegal, apenas $ 15; en ambos casos el juego permite replicar el Mundial que está jugándose en Francia. Lo mismo da: ninguno está disponible hoy; sin dudas los comerciantes que ofrecen la versión trucha repondrán stock antes de que pueda hacerlo el fabricante del original.

Como dato para explicar estas escaseces baste decir que -para las camisetas- los sitios de subastas y ventas por Internet tienen precios que van entre los $ 119 y los $ 189, pero lo que se ofrece son los modelos anteriores al actual. Lo mismo sucede en algunos comercios alejados del centro o en alguna cadena que no mantiene las mejores relaciones con Adidas por razones que no viene al caso explicar en esta ocasión.

Los entendidos encontrarán rápidamente la diferencia con la versión Mundial: a pesar de que en esos sitios la oferta incluye las etiquetas « originales» (que también son fáciles de falsificar), lo que se ve en Internet y en esos comercios tiene en su pecho el logo de VISA, el main sponsor de la camiseta. Sin embargo, la que están usando Pichot, Hernández, Corleto y compañía no tiene marca alguna ( salvo la de la indumentaria, o sea, Adidas) por disposición de la IRB (International Rugby Board). Justamente lo único que se ve en el frente de la casaca -además del logo de la marca y el escudo de la UAR- es el escudo de la IRB y la leyenda Rugby World Cup 2007; ninguna de las que se ofrecen en -por casoderemate.com y/o mercadolibre.com contiene esas características distintivas.

  • Rarezas

    Cuando reaparezcan las camisetas «versión Mundial» habrá que apurarse a comprarlas: es que VISA sin dudas «insistirá» en que las próximas tengan su logo en el pecho, por las que las actuales serán rarezas, casi reliquias cuyo valor se acrecentará con el tiempo y el lugar en que finalicen Los Pumas en el torneo de Francia.

    De todos modos, se sabe que el mercado del rugby es mucho menos snob que el futbolero, aunque esto suene inverosímil. Quienes jugaron al rugby en clubes saben que las camisetas se heredan de los hermanos mayores o de quienes los precedieron en la misma división y que -a diferencia de lo que pasa con el fútbol- es común y hasta esperable ver cinco o seis diseños diferentes en un mismo equipo. En cambio, los futboleros -en la medida de sus posibilidades económicas- quieren tener la última versión de la camiseta del club de sus amores, que habitualmenteno se usa para jugar, sino para ir a la cancha o hasta para salir de noche.

    Por eso, los fanáticos de Los Pumas y que son «gente de rugby» no se desesperaron por tener la última camiseta, inquietud que sí se ve entre los que están descubriendo la belleza y el profundo sentido solidario de este deporte a partir de los éxitos de la selección nacional. Son ellos, seguramente, quienes agotaron el stock de uniformes argentinos.

    El momento actual de Los Pumas llega en una coyuntura ideal para Adidas: su « caballo del comisario», o sea, los All Blacks, acaba de mancarse mucho antes de acercarse a la meta. Además de haber perdido, lo hicieron con el paradigma de su máximo competidor, Les Bleus franceses, vestidos por Nike. La selección de Francia además disputará una semifinal All Nike con los ingleses; del otro lado del draw quedaron Argentina y Sudáfrica, vestida por Canterbury. Por lo tanto, Los Pumas son la única esperanza que le queda a la marca de las tres tiras de tener un lugar en la final que se jugará en dos semanas. De todos modos, el equipo que dirige Marcelo Loffreda ( curiosamente un hombre que fue Topper-Alpargatas toda su vida: era su gerente de marketing) se aseguró jugar el máximo de siete partidos que permite el mundial. En el peor de los casos, o sea una derrota contra los «Boks», estará en la final por el tercer puesto.

    ¿Tendrá algo que decir Adidas ante la IRB al momento de que los popes del rugby mundial decidan si Los Pumas participarán o no en alguna competencia internacional (el Tri Nations, que se convertiría en el Four Nations; el Six Nations, que se convertiría en el Seven Nations). Es de esperar que sí: las camisetas de Los Pumas se ofrecen en las tiendas deportivas de París a « módicos» 200 euros... Difícil entender entonces que Los Pumas no son negocio...

    S.D.
  • Dejá tu comentario