Buen negocio para ahorristas creyentes en Argentina: bonos en dólares rinden 13%, en pesos 24%

Economía

La debacle de los bonos ha hecho que su rendimiento suba a niveles récord. Tienen precios de la época del default después de soportar dos fuertes castigos: la adulteración de la inflación por el INDEC y ahora el conflicto con el campo. Quien sea optimista sobre la marcha de la economía doméstica puede llegar a obtener rendimientos de 24 por ciento en pesos. En dólares llegan a 13%. No son porcentajes despreciables habida cuenta de las bajas tasas imperantes en todo el mundo. Pero, claro, para ello se debe confiar en que el gobierno sorteará problemas externos y los que genera con su propio accionar. Los bonos del canje de la deuda hoy están 10 por ciento por debajo del valor que tenían en abril de 2005, cuando empezaron a cotizar. El gobierno envió una señal a inversores recomprando deuda en las últimas tres jornadas. Aun así, siguen ofreciendo elevados rendimientos.

Con la nueva caída de ayer, los bonos bajaron 1,5% y el cupón PBI en pesos, casi 2%, el rendimiento de los títulos argentinos está entre los más altos del mundo. Cuanto más elevada su tasa, significa más riesgo y menos confianza. Las consultoras aconsejan no tenerlos en cartera, a pesar de los elevados rendimientos.

Hoy, el bono en pesos que más rinde es el BOCON PR13 con 24,08%. Es un papel de mercado reducido porque es bajo el monto emitido. En cambio el BOGAR, el de las provincias y de emisión más amplia, rinde 23%. Hasta que Guillermo Moreno intervino el INDEC, era una referencia para los inversores del exterior porque consideraban su rendimiento proporcional a su «duration» (período en el que teóricamente se recupera la inversión). Hoy tiene una renta muy alta y una «duration» muy corta de tan solo 4,8 años. A primera vista es un negocio excelente, pero tiene un defecto: es un bono argentinoy su calificación es muy baja, por eso los inversores institucionales (fondos de pensión, bancos y aseguradoras) deshicieron de ellos.

Un país que salió del default con una quita de 70% de su deuda, que emitió bonos en pesos que indexan por costo de vida y después cambió la forma de medir la inflación, es castigado severamente en el mundo. Por eso los títulos locales, tienen el precio de un papel defaulteado aunque sean « performing», es decir se paga puntualmente capital e intereses.

Si bien el gobierno asegura que con esta forma de medir la inflación ahorra el pago de deuda, hay que aclarar que los bonos del canje, los más perjudicados por las maniobras del INDEC vencen en 2033 y 2045. El mentado ahorro se producirá en un par de décadas. En cambio, cada fin de año se va duplicando el pago del cupón de crecimiento que viene con los bonos del canje de la deuda, porque al mentir la inflación, aumenta artificialmente el tamaño del PBI.

Al subir de manera dramática la renta de los títulos por la caída de los precios, el país queda afuera del crédito.

Bancos e inversores se resisten a prestarle o bien, si le dan crédito, le piden tasas similares a la renta de los bonos de mayor mercado.

Con los bonos en dólares, sucede algo similar. Si bien no fueron manipulados por el INDEC, al ser emitidos por un país considerado de alto riesgo,las tasas son muy elevadas. El BONAR X uno de los bonos más recientes, hoy rinde 13,17% y ésa es la tasa que un inversor le pediría a la Argentina para prestarle dinero. Es el costo más caro desde que gobiernan los Kirchner. La situación se agrava, porque el encarecimiento del dinero coincide con una fuerte baja de la tasa de interés de Estados Unidos. Por eso el riesgo-país de la Argentina hoy es de casi 600 puntos. Imposible prestarle a quien exhibe semejante número. El BONAR VII, otro de los bonos en dólares de reciente emisión que se colocó hace poco más de un año a una tasa de 8,50%, hoy tiene una renta de 12,70%. El crédito al país por el engaño del INDEC se le encareció 50%.

Otro dato que muestra la decadencia: hoy un bono del canje tiene una paridad de poco más de 30% de su valor (está bajo la par). Un bono de Brasil de referencia cotiza de 102% a 104% (sobre la par), o sea más caro que su valor nominal de 100.

  • Mala predisposición

    Con estos antecedentes, ayer los títulos de la deuda retomaron las bajas, sólo interrumpidas por dos días de intervención oficial. El diagnóstico presidencial, después del cierre de los mercados, sobre las causas de la inflación, predispuso mal a los mercados para hoy. «Si el diagnóstico es errado, el remedio será errado», decía un operador mientrasrecibía órdenes de venta de activos argentinos.

    Ayer los bonos del canje bajaron 1,50%, mientras el cupón PBI en pesos con escasos negocios perdió 2%. Los inversores no sólo se preocupan por la distorsión de cifras del INDEC, sino que ven comprometido el crecimiento de la economía. De allí que hayan empezado a apostar contra los cupones PBI.

    Los bonos posdefault en pesos tuvieron bajas generalizadas de más de 1% y en dólares estuvieron equilibrados.

    Hoy puede continuar la caída de los bonos y aumentar su renta. Pero, el monto de negocios que se mueven en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) es tan bajo que deja ver que el mercado de renta fija es una plaza donde quedaron pocos. Los ahorristas e inversores genuinos, los que apuestan a mantenerlos en cartera a largo plazo, ya se fueron.
  • Dejá tu comentario