La proporción de cheques rechazados en julio volvió a los niveles previos a la pandemia

Economía

Según el informe sobre bancos del BCRA, el ratio de cheques rechazados se ubicó por debajo del 2%, lejos del 12% de abril. Por otra parte, los préstamos al sector privado aumentaron 1,4% mensual en junio.

Según el informe sobre bancos publicado este miércoles por el Banco Central (BCRA), la cantidad de cheques rechazados por falta de fondos en el sistema financiero argentino mantuvo la tendencia decreciente de los últimos meses, luego del pico registrado en abril, y en julio recuperó los niveles previos al inicio de la pandemia de coronavirus.

De acuerdo a los datos del relevamiento de la autoridad monetaria, el ratio de cheques rechazados se ubicó por debajo del 2%, alcanzando niveles similares a los de mediados del año pasado, lejos del 12% de abril, provocado las medidas de aislamiento social adoptadas para prevenir los contagios de Covid-19.

Asimismo, los cheques electrónicos (ECHEQs) fueron ganando protagonismo entre los documentos a plazo en los últimos meses, pasando de representar 5,2% del monto total (0,8% para cantidades) en abril a 28,2% (6% para cantidades) en el séptimo mes del año.

Créditos

Por otra parte, el financiamiento en pesos al sector privado aumentó 1,4% mensual, en términos reales, en junio y acumuló un incremento de 5,6% interanual, desempeño explicado en parte por los créditos al 24% con foco en las Mipymes que, hasta la tercer semana de agosto, habían recibido cerca de 241.000 préstamos, por $390.000 millones.

Otra de las líneas que mostró buen dinamismo fue la de préstamos a tasa cero para monotributistas y autónomos. Hasta mediados de agosto se habían aprobado unos 523.000 préstamos por de $62.000 millones, de los cuales ya se acreditó el 88% del total.

Depósitos

Paralelamente, el informe del BCRA reflejó que los depósitos a plazo en pesos del sector privado crecieron un 8,6% mensual en junio, en términos reales, impulsados por las correcciones al alza de las tasas de interés.

Cabe recordar que, desde junio, la autoridad monetaria fijó la tasa nominal anual mínima de los plazos fijos en torno al 30%, equivalente al 79% de la tasa de las Letras de Liquidez (Leliqs). Posteriormente, en agosto, se volvió a subir hasta el 33%, equivalente al 87% de la tasa de Leliqs.

A raíz de estas decisiones, que tienen el objetivo de incentivar las inversiones en moneda local, el ratio entre los depósitos a plazo y las cuentas a la vista subió desde el 65% observado en abril, hasta el 75%.

No obstante, las cuentas a la vista tambien mostraron un incremento importante, del 7,4%, debido al efecto estacional derivado del pago del medio aguinaldo, y el impulso por el desembolso del segundo tramo del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario