19 de diciembre 2007 - 00:00

Confesión inglesa: "No se terminan malas noticias"

Mervyn King
Mervyn King
Londres (Reuters) - Aún no terminan las malas noticias para los mercados y el plan de los bancos centrales para paliar la crisis crediticia podría no ser suficiente para detener una gran desaceleración en la economía mundial. Al menos esta fue la opinión ayer del gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King.

El funcionario, que ha sido criticado por su manejo de la crisis de los mercados, dibujó una sombría imagen para la economía en una exposición ante la Comisión del Tesoro del Parlamento británico, y culpó a la avaricia e ignorancia de los inversores por las turbulencias desencadenadas.

«Los problemas en el sector financiero siguen presentes», dijo King a la comisión. «El sector bancario deberá enfrentarse a un doloroso ajuste dentro de los próximos meses a medida que se revelen las pérdidas y se reúna nuevo capital para reparar el balance general de los bancos», agregó.

En el mismo momento en que King hablaba ante la comisión, el Banco de Inglaterra ofreció préstamos a tres meses a las entidades financieras por 10.000 millones de libras, como parte de un intento global de fomentar los préstamos interbancarios, que se han reducido significativamente por los temores de los bancos a prestarse entre sí.

Según King, el problema en los mercados no es la falta de dinero, sino la falta de confianza.

«Los grandes bancos -agregó- están llenos de dinero. Es la confianza lo que falta.» Esa fue la razón para el anuncio hecho la semana pasada por los bancos centrales del mundo, en el que presentaron una serie de medidas para estimular el flujo en los mercados.

«Durante las últimas cuatro semanas, los propios bancos han estado preocupados respecto a que el impacto de su renuencia a prestar lleve a una mayor desaceleración en Estados Unidos», sostuvo.

En cuanto a la actual crisis, King señaló que por años advirtió sobre los excesivos riesgos que se tomaban en los mercados financieros, en la constante búsqueda de ganancias.

«Lo que debemos tratar de hacer es asegurarnos que las personas responsables por las inversiones, sean quienes sean, repitan: 'No me van a seducir para invertir en algo que no entiendo'», aclaró King.

Sin embargo, agregó que es necesario sacar lecciones de lo acontecido en los últimos meses. La principal es la necesidad de legislar para ayudar a las autoridades a rescatar a los bancos en problemas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar