Contrapunto entre textiles y Defensa del Consumidor por alzas de precios

Economía

La subsecretaria de Defensa del Consumidor, Patricia Vaca Narvaja, y la Fundación Pro-Tejer protagonizaron hoy un contrapunto por el alza de precios en las indumentarias. La funcionaria salió a advertir que el Gobierno podría disponer una rebaja en los aranceles que gravan las importaciones de indumentarias, ante el importante incremento que registraron los precios de las vestimentas en los dos últimos meses. En tanto, la Fundación Pro- Tejer presentó un informe en el que evalúa el comportamiento de los precios de la indumentaria.

"Los empresarios de las indumentarias nos dicen que los protejamos del mercado exterior pero el mes pasado lo que más aumentó fueron las indumentarias", sostuvo la funcionaria.

"Entonces ahí la política tendría que ser (luego de que los empresarios) pidieron, pero no acompañaron el bolsillo de la gente, bajar los aranceles dejando que vuelvan los productos del exterior para competir (en el mercado interno), porque no cumplieron", explicó.

En declaraciones radiales, Vaca Narvaja reconoció además que en el país existen "mercados muy concentrados" en plásticos, papel, hojalata y vidrios, en los que debe trabajar "rápidamente la Comisión de Defensa de la Competencia porque hay distorsiones en la formación de precios".

En los últimos días el tema precios volvió a formar parte de la agenda diaria de noticias, ante las subas registradas en los precios de lácteos, televisión por cable, escuelas privadas porteñas y otros rubros.

En octubre, cuando la inflación creció 0,8 por ciento, los precios de las indumentarias subieron 3,8 por ciento, por cuestiones estacionales según aseguraron los empresarios del sector.

Para Vaca Narvaja los empresarios textiles que pidieron la protección de la importación de ropa, especialmente proveniente de Brasil y Asia, "no acompañaron el bolsillo de la gente".

"Tendríamos que bajar los aranceles -de importación- dejando que vuelvan los productos del exterior para competir, porque no cumplieron", enfatizó la funcionaria.

Además Vaca Narvaja advirtió que la Comisión de Defensa de la Competencia debería "actuar rápidamente" sobre los mercados altamente concentrados, como el lácteo.

Apuntó que en el mercado lácteo "hay una empresa que maneja el 60 por ciento del mercado y que no exporta", dijo la funcionaria sin mencionar el nombre de la firma en cuestión, La Serenísima.

Vaca Narvaja dijo que esta situación hizo que las subas en las retenciones a las exportaciones no las afectará, y "entonces aumentan igual" los precios.

En el caso de los productos de higiene señaló que el 80 por ciento de las marcas están en manos de 29 empresas.

"Son mercados que están en pocas manos y que requieren de una investigación y control", aseguró.

Otros mercados mencionados por la funcionaria fueron la hojalata, plásticos, papel, cartón y vidrios, que impactan en la composición del precio final de los productos.

"Los empresarios ponen como justificativos el tema salarial y aumentos de costos" admitió la funcionaria para concluir que "cuando ven que hay más plata en la calle enseguida quieren hacerse de esos ingresos aumentando los precios en vez de producir más".

* Informe textil

La Fundación Pro-Tejer salió este mediodía a criticar la posibilidad de reducir aranceles a las importaciones de indumentarias, ante la suba de precios registrada en los últimos meses, y advirtió que esa situación podría generar "un efecto absolutamente adverso" en el sector con pérdida de puestos de trabajo.

"La baja de aranceles genera un efecto absolutamente adverso", alertó la entidad que agrupa a las empresas textiles argentinas, para quien la medida no sólo afectará a la industria textil sino a la ciudadanía que "pierde su trabajo" en el marco de una "contracción de la economía".

Pro-Tejer salió de esta forma al cruce de la subsecretaria de Defensa del Consumidor, Patricia Vaca Narvaja, luego que la funcionaria criticara al sector de indumentaria por pedir protección y aumentar los valores de sus productos, ante lo cual sugirió la posibilidad de reducir los aranceles para que los precios del mercado interno caigan.

"Los empresarios de las indumentarias nos dicen que los protejamos del mercado exterior pero el mes pasado lo que más aumentó fueron las indumentarias. Entonces ahí la política tendría que ser (luego que los empresarios) pidieron, pero no acompañaron el bolsillo de la gente, bajar los aranceles dejando que vuelvan los productos del exterior para competir, porque no cumplieron", dijo la funcionaria en declaraciones radiales.

En un comunicado de cinco páginas, acompañado por gráficos de evolución de precios, la entidad aseguró que el alza de precios del sector está relacionada con cuestiones estacionales y por incrementos de costos.

Para Pro-Tejer la baja de aranceles podría implicar "perder puestos de trabajo" cuando lo que se necesita "es una política pública para fomentar la producción y el empleo".

"Opinar que la apertura de mercado puede ser la receta para combatir el aumento de precios estacional y de costos es desconocer el pasado.

Resulta un instrumento de política económica absolutamente ineficaz para controlar los procesos inflacionarios y con efectos devastadores sobre la estructura económica", indicó.
Al citar los costos que afectan a la industria enumeró entre otros a los alquileres comerciales, al decir que "los locales a la calle y los de los shoppings soportaron incrementos en promedio de 250 por ciento".

También citaron que en los últimos tiempos, se incorporaron gastos como los de "vigilancia, capacitación del personal y más altas exigencias en las normas de seguridad".

Agregó que "las importaciones de textiles e indumentaria para el año 2005 alcanzarán, de acuerdo a las proyecciones de la Fundación, los 880 millones de dólares y el promedio en los años '90, de apertura indiscriminada de la economía, fue de 910 millones de dólares".

"Es claro entonces que no sólo no habría que profundizar este proceso sino controlarlo celosamente. Pues, lo que sí logran las importaciones es un eficiente efecto de destrucción de empresas locales y de puestos de trabajo", señaló la entidad que conduce Aldo Karagozian.

Tras indicar que el nivel de utilización de la capacidad instalada del sector es actualmente del 83 por ciento, Pro-Tejer aseguró que la industria textil aportó alrededor de 6.000 millones de pesos en capital de trabajó tras la salida de la convertibilidad e invirtió más de 1.300 millones de pesos en la compra de bienes de

Dejá tu comentario