Debutó ayer Lousteau con el Club de París

Economía

Aún antes de asumir, Martín Lousteau tuvo su primera reunión formal como virtual ministro de Economía. Fue con su colega francesa, Christine Lagarde, en un encuentro con más de una lectura. «Arreglar esta deuda en default será prioritario para la nueva gestión que comienza mañana» (por hoy), aseguró Lousteau.

El tema central giró en torno de la necesidad de reestructurar la deuda con el Club de París, ya que Francia es uno de los principales acreedores. Pero también marca el intento por mejorar la relación con uno de los países del primer mundo que en los últimos años no tuvo una contacto especialmente estrecho con la Argentina. Pero con la asunción de Cristina de Kirchner y la llegada al poder de Nicolas Sarkozy en Francia puede abrirse una nueva etapa.

«Por supuesto que el tema del Club de París estuvo presente en la reunión y ambas partes coincidieron en la necesidad de avanzar en la búsqueda de una solución para la deuda impaga. Sin embargo, no se avanzó en cuestiones puntuales», explicó uno de los testigos del encuentro. Hubo, además, una alusión puntual de la dama, ministra de Economía, Finanzas y Empleo, a Lousteau por el origen francés de su apellido.

El futuro ministro explicó que para la Argentina es prioritario un aumento de las inversiones para consolidar el crecimiento. Y, en ese sentido, arreglar la deuda con el Club de París (que suma algo más de u$s 5.000 millones) sería un aspecto clave para atraer a los extranjeros.

  • Esbozo de planes

    En la gestión de Miguel Peirano se esbozaron algunos planes de las características de la reestructuración, pero nunca obtuvieron el visto bueno de Néstor Kirchner. Ahora será responsabilidad del Palacio de Hacienda y de la futura presidente avanzar en una propuesta concreta, que debería estar lista a más tardar el primer trimestre del año próximo.

    Mientras tanto, el gobierno deberá tantear con los principales países acreedores las alternativas. No se pedirán quitas de capital (como sucedió en la negociación con los acreedores privados), pero sí un alargamiento de plazos y reducción de tasas. En el Presupuesto 2008, el gobierno dispuso más de u$s 800 millones para hacer frente al primer pago de la deuda reestructurada.

    La reunión de Lousteau con Lagarde puede considerarse algo así como la «entrada» antes del «plato principal» en lo que respecta a la negociación con el Club de París. Será mañana al mediodía, cuando el ya ministro, junto al presidente del Banco Central, Martín Redrado, almuercen con el titular del FMI, Strauss Kahn, quien vendrá acompañado por el director del departamento occidental del organismo, Anoop Singh. El titular del Fondo ya está en Buenos Aires para asistir a la ceremonia de asunción de Cristina de Kirchner. Se reunirá mañana con los funcionarios del área económica y luego tendrá un encuentro formal con la presidente.

    En sendas reuniones irá delineándose cuál será el futuro rol del Fondo en la negociación con el Club de París. Se supone que el organismo procurará facilitar la reestrucuración, aun sin contar con un acuerdo explícito con el país. Por lo pronto, deben discutir cuándo desembarca una misión del FMI para monitorear el estado de la economía argentina. Sería en el segundo trimestre de 2008, en el marco del denominado Artículo IV, que prevé la supervisión anual del FMI a todos los países miembros.

    Luego, los países acreedores deberán definir si aceptan la relación que mantendrá la Argentina con el Fondo como suficiente para alcanzar un acuerdo de renegociación. «Si hay voluntad, esto se arregla en cinco minutos. De lo contrario, puede demorar mucho tiempo», aseguran en el BCRA, considerando las idas y vueltas que ya se produjeron en los útimos dos años.
  • Dejá tu comentario