14 de noviembre 2006 - 00:00

Deflación mayorista en EEUU

El menor costo de la energía ayudó a reducir fuertemente los precios al productor de Estados Unidos durante octubre, pero también contribuyó a un declive en las ventas minoristas, de acuerdo con reportes del gobierno difundidos el martes. Estos datos mostraron una moderación modesta de la actividad económica el mes pasado.

El índice de precios al productor (IPP) del Departamento de Trabajo, que mide los precios al nivel de las fábricas y las explotaciones agrícolas, cayó 1,6 por ciento, igualando una reducción récord en octubre del 2001. Además, fue tres veces mayor que el retroceso que habían previsto los analistas de Wall Street de 0,5%.

Los precios estructurales al productor, que excluyen los alimentos y la energía, bajaron 0,9 por ciento, la mayor reducción desde una caída de 1,2 por ciento en agosto de 1993. Los analistas esperaban un incremento en los precios estructurales de 0,1%.

"Estos números son el último indicio de que la economía de Estados Unidos se desacelera y que la inflación, de hecho, se desacelera", dijo Mark Meadows, de Tempus Consulting en Washington.

Los precios de los bonos subieron por la señal de menores presiones inflacionarias en el reporte de los precios al por mayor, a la vez que las acciones mostraban alzas pues algunas minoristas clave anunciaron mayores ganancias que reforzaron la esperanza para la temporada de ventas navideñas.

En los mercados de futuros, los precios mostraban que los inversores todavía creen que la Reserva Federal estadounidense mantendrá las tasas sin cambios en su último encuentro de política monetaria del año, en diciembre.

Pero la probabilidad de una rebaja en enero se incrementó a 6 por ciento desde cero por ciento, y la perspectiva de un recorte en marzo subió a 30 por ciento desde 22 por ciento el lunes por la tarde.

Las disminuciones de los precios de los autos nuevos y los camiones también fueron un factor significativo en la reducción del IPP.

Los precios de las camionetas ligeras perdieron un récord de 9,7 por ciento en octubre, después de haber ascendido 3,5 por ciento en septiembre, mientras que los precios de los autos de pasajeros cayeron 2,3 por ciento tras un aumento de 2,8 por ciento en septiembre.

Los funcionarios del departamento dijeron que, sin contar los precios de los autos y los camiones, los precios al productor de octubre crecieron un ligero 0,1 por ciento.

En tanto, el Departamento de Comercio dijo que las ventas minoristas en general cayeron un 0,2 por ciento en octubre, lo que se suma al retroceso de 0,8 por ciento en septiembre.

La caída del mes pasado no fue tan marcada como el declive que habían previsto los analistas, de 0,4 por ciento, principalmente debido a que las ventas de autos nuevos, que explican una parte significativa de las ventas mensuales, subieron 0,6 por ciento, tras un aumento revisado de 0,7 por ciento en septiembre.

Comercio dijo que si se descartaran las ventas de autos nuevos y partes, las ventas minoristas de octubre habrían bajado 0,4 por ciento, un poco más fuerte que el declive de 0,2 por ciento proyectado por los analistas para ese rubro.

Pero los analistas dijeron que no parece que los consumidores estén aflojando el gasto, y que eso es una señal alentadora.

"En general, cuando miramos el cuadro macro, lo que uno quiere saber es cómo marcha el consumo, y sin contar las compras de gasolina, es un número bastante bueno", dijo Richard Sichel, presidente de inversiones de Philadelphia Trust.

Un sondeo por separado y más actual de las ventas de cadenas de tiendas estadounidenses, el índice Johnson Redbook Index, mostró que las ventas en la semana concluida el 11 de noviembre ascendieron 3,3 por ciento sobre una base anual. Eso estuvo levemente debajo del alza de 3,4 por ciento de la semana previa.

Un informe similar, del Consejo Internacional de Centros Comerciales y UBS Securities, halló que las ventas del sector subieron 2,1 por ciento en la semana del 11 de noviembre, en términos anuales.

Dejá tu comentario

Te puede interesar