Con la incorporación de los DEG el Presupuesto de Guzmán prevé un déficit del 3% del PBI en 2021

Economía

Un DNU confirmó el uso de los DEG para pagos al FMI y amplió el margen de fondeo a través del BCRA. El mercado espera un shock de emisión pero Economía dice que se ajustará a lo presupuestado.

A última hora del viernes y mientras Alberto Fernández definía los cambios de nombres en el Ejecutivo, la “composición saliente” del Gabinete firmó el decreto 622/21 que oficializó la forma de contabilización y la dinámica de uso de los u$s4.334 millones de derechos especiales de giro (DEG) que envió el Fondo Monetario Internacional en agosto.

La medida, que en el mercado fue leída como el disparador de un shock de emisión monetaria, tiene para el Gobierno tres implicancias concretas: la habilitación del pago de los vencimientos de este año al FMI con los propios recursos que el organismo le giró al país como parte de la distribución global de liquidez entre sus miembros; la cancelación de adelantos transitorios al Banco Central, que liberará un margen de asistencia a futuro con miras, sobre todo, a 2022; y la reducción del déficit fiscal proyectado para este año.

Sobre el último punto, apoyado en la disciplina sostenida en el primer semestre, el proyecto de Presupuesto 2022 que elaboró Martín Guzmán y que ingresó el miércoles al Congreso recortó la proyección de déficit primario para 2021 desde el 4,5% al 4% del PBI pero no incluyó la llegada de los DEG, que se aprobó dos días después. Fuentes del Palacio de Hacienda confirmaron que, con la contabilización de esos recursos como ingreso primario (más precisamente como Transferencias corrientes de organismos internacionales), el rojo proyectado por el Gobierno en realidad pasa a ser 3% del producto o alrededor de ese número en función del nivel en que termine el PBI anual.

Con todo, las fuentes señalaron que se trata de “una operación extraordinaria” y que “no es una medida del Gobierno que busque el objetivo de bajar el déficit”. Por eso, plantearon que cuando se mira la proyección fiscal de 2022 (proyectada en 3,3% de déficit primario) “conviene compararla con 2021 sin incluir los DEG porque esos recursos no van a estar”.

Como contó Ámbito en los últimos días y luego explicitó Cristina Fernández en su carta pública, la cuestión fiscal y el Presupuesto estuvieron en el centro de la disputa que se abrió en el oficialismo sobre el rumbo económico después de la derrota en las PASO. En principio, el proyecto elaborado por Economía abre la puerta a un mayor gasto en lo que resta del año respecto de la disciplina inicial pero no abandona el marco fiscal impulsado por el ministro. Con todo, en declaraciones a Radio Del Plata, ayer Máximo Kirchner adelantó que el contenido del Ejercicio 2022 será materia de discusión en el Congreso. En el kirchnerismo y otros sectores del Frente de Todos cuestionan un exceso de fiscalismo desplegado por el Gobierno hasta ahora.

¿Cómo se usarán los DEG?

En primer lugar, el DNU publicado el sábado en el Boletín Oficial ratifica la decisión de utilizar los DEG (enviados por el FMI para paliar los efectos de la pandemia) como recursos para pagar los vencimientos de capital e intereses con el propio organismo correspondientes al multimillonario crédito que tomó Mauricio Macri en 2018, tal como había adelantado la vicepresidenta a comienzos de la campaña electoral. El primero de ellos se realizará esta misma semana por el equivalente a u$s1.890 millones, de un total de u$s3.779 millones.

Pero la forma en la que se contabilizarán estos fondos liberará también un mayor margen para que el BCRA financie las necesidades del Tesoro. Desde el mercado, se agitó la lectura de que el Gobierno definió utilizar también esos DEG para financiar un mayor gasto en lo que queda de la campaña con más emisión monetaria. En Economía, aseguran que eso no será así.

El movimiento contable tiene varios pasos. Por un lado, el Tesoro le venderá al BCRA los DEG a cambio de $422.174 millones. Con esos pesos, inmediatamente Hacienda le cancelará deuda con el Central por la misma cantidad. Se trata de una devolución de adelantos transitorios (AT), una de las vías de financiamiento monetario del fisco. Por otro lado, el Tesoro emitirá una letra intransferible que se la colocará al BCRA a cambio de los DEG que le vendió y, con eso, se pagarán los vencimientos de este año al Fondo.

El segundo de los movimientos tendrá como resultado que los DEG que ingresaron a las reservas se irán en los pagos al Fondo casi en su totalidad hasta el 22 de diciembre. El primer movimiento, en tanto, liberará un mayor margen de asistencia financiera del Central al Tesoro para ser utilizado eventualmente en caso de ser necesario.

De acuerdo a la Carta Orgánica del BCRA, el límite de AT que puede pedirle el Tesoro a la autoridad monetaria está marcado por el 20% de la recaudación más el 10% de la base monetaria. Antes de publicarse el DNU, el margen disponible de financiamiento por esta vía era cercano a $500.000 millones, según fuentes oficiales. La cancelación ahora pautada los expande en otros $422.000 millones. A raíz de las dificultades que tuvo la Secretaría de Finanzas para ampliar el endeudamiento neto en el mercado en los últimos meses, es que el mercado leyó en el decreto un artilugio para financiar una ampliación del gasto de cara a lo que resta de la campaña electoral con mayor emisión.

Fuentes de Economía reconocieron que efectivamente el movimiento contable expande el límite de AT disponibles pero aseguraron que la decisión del Gobierno es atenerse a la pauta de utilización de adelantos transitorios netos definida por el Presupuesto vigente, es decir, $400.000 millones a lo largo del año. De ese número, ya se usaron $190.000 millones. “El Presupuesto prevé pedir unos $200.000 millones más y la decisión es ajustarnos al Presupuesto. Esta medida no incrementa los gastos primarios”, explicó una alta fuente oficial.

En el Palacio de Hacienda plantearon que, pese a las medidas que se anunciarán para apuntalar los ingresos y al desbalance producido en agosto respecto de la pauta de fondeo presupuestada, la intención oficial sigue siendo cubrir el déficit fiscal de 2021 con un mix de financiamiento lo más en línea posible con la meta oficial: 40% deuda en pesos y 60% emisión monetaria. El Gabinete económico, que prácticamente no se vio alcanzado por los cambios de nombres anunciados (aunque continúan los cuestionamientos internos), considera que una mayor impresión de dinero para financiar el gasto público recalentaría las presiones sobre el dólar y, en consecuencia, sobre la inflación. En el mercado ven hoy lejano el cumplimiento de ese objetivo y por eso especulan con una mayor asistencia del BCRA.

Más margen para 2022

Sin embargo, esta operación parece más bien expandir el límite de financiamiento vía AT para el próximo año. El proyecto de Presupuesto 2022 estipula para ese período un déficit primario de 3,3% del PBI y un rojo financiero (incluye el pago de intereses) del 4,9%. Para fondearlo, prevé la colocación de deuda neta en pesos por 2% del PBI, la obtención de préstamos con organismos internacionales por 1,1% y pedidos de asistencia al Central por 1,8%, la mitad que este año. Esto implicaría solicitar $1,08 billón de adelantos transitorios, un margen que hasta la publicación del DNU 622 lucía muy lejano de alcanzar.

De cualquier manera, las pautas y proyecciones que Guzmán volcó en el proyecto de Ejercicio 2022 están hoy sometidas a debate en la coalición gobernante. La carta de la vicepresidenta publicada el jueves por la noche fue clara al respecto: reclamó que Alberto Fernández “se siente con su ministro de Economía para mirar los números del presupuesto” y cuestionó la “política de ajuste fiscal equivocada”. Ya anunciado el cambio de Gabinete, Máximo Kirchner insistió en que hay que “tener el grado de audacia necesaria” para sacar el país adelante en relación al rumbo económico oficial. Así, el modo de uso del margen de emisión obtenido con el DNU sobre los DEG parece todavía supeditado al devenir de las discusiones en el oficialismo.

Temas

Dejá tu comentario