Discreto, Lula dio otro paso en compra de Esso por Petrobras

Economía

Ayer por la mañana, en el palacio Pereda, sede de la Embajada de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva mantuvo una prolongada reunión con Alvaro Uribe, el presidente de Colombia. Desde ya, el tema principal, por lo menos para la prensa, fue la posible mediación brasileña en el espinoso tema de Ingrid Betancourt, rehén de las FARC. Durante el almuerzo, Lula ofició nuevamente de anfitrión, y entre bocado y bocado, retomó el tema de la ciudadana francesa-colombiana Betancourt con el primer ministro de Francia, François Fillon. Así fue, por lo menos, comunicado a la prensa.

Pero el de Betancourt no fue el único tema tratado durante las reuniones presidenciales en la Embajada. En ambas estuvo presente José Sergio Gabrielli, el titular de Petrobras, venido especialmente para asistir al presidente Lula en las negociaciones finales de las compras que la petrolera brasileña está haciendo en la región.

Una de ellas, como adelantó este diario en su edición de ayer, es la adquisición de los activos de la francesa Total en Bolivia, de lo que se conversó con el premier Fillon. La otra es la megacompra que Petrobras realiza en América del Sur: la de los activos de Esso.

  • Negociación

    Petrobras viene negociando país por país, y hombre a hombre pues es una compra que muchas veces, como en el caso de la Argentina, presenta dificultades políticas desde lo más alto del poder. Petrobras ya habría cerrado la compra de los activos sudamericanos de Exxon en las oficinas neoyorquinas de JP Morgan, el banco de inversión a cargo de la operación. Se especula que la venta será comunicada una vez que se haya acordado políticamente con todos los gobiernos sudamericanos involucrados. Ya trascendió, como también adelantó este diario hace un mes, el acuerdo Esso-Petrobras realizado en Chile.

    Esta última visita a la Argentina de Gabrielli, el CEO de Petrobras, se mantuvo, como casi todas las que ha realizado, en secreto. Gabrielli fue avistado saliendo por la puerta de servicio de la Embajada, mientras el asesor especial de la presidencia de Brasil, Marco Aurelio García, respondía preguntas a la prensa frente a la entrada principal. Nada extraño verlos juntos, pues García, el ex guerrillero devenido profesor universitario y mano derecha de Lula, es, justamente, el negociador todoterreno que Brasilia manda como adelantado para «ablandar» temas escabrosos. Como es el de Esso y Petrobras en la Argentina y en la región.
  • Dejá tu comentario