Dólar: brecha entre el CCL y el oficial alcanzó el 76% (máximo en mes y medio)

Economía

El MEP también avanzó 0,2% a $173,33 y el CCL "libre" operó cerca de los $190. El BCRA terminó el día con saldo neutro.

Los dólares bursátiles mantuvieron su racha alcista, contenido por las intervenciones oficiales, en momentos en que los inversores están preocupados por la posibilidad de que se acentúen los desequilibrios fiscales y monetarios que deberán encararse poscomicios.

En ese marco, el dólar Contado con Liquidación (CCL) “regulado” subió un 0,2% (29 centavos) a $173,42, con lo que la brecha con el oficial alcanzó el 76%, máximo en un mes y medio. Por su parte, el dólar MEP “regulado” avanzó también un 0,2% (34 centavos) a $173,33, con lo cual el spread con el oficial cerró al 75,9%.

Con más ímpetu, el CCL “libre” (operado vía negociaciones bilaterales, Cedear o ADR) operó cerca de los $190, según detallaron fuentes del mercado. Por caso, el dólar “Senebi” se ubicó en torno a los $184 a través del Bonar 30 (AL30), mientras que el tipo de cambio implícito en acciones que se negocian en simultáneo en la Bolsa porteña y Wall Street escaló hasta $191,5, como fue el caso del “CCL Galicia”, mientras que la misma operación a través de las acciones de YPF arrojó un tipo de cambio implícito de $186,8.

El BCRA terminó el día con saldo neutro por su intervención, un dato que mantiene el acumulado del año en poco más de u$s6.500 millones de compras netas y en el mes registra un rojo cercano a los u$s700 millones, un resultado que por ahora es mejor que lo exhibido en los meses de septiembre de años anteriores.

La expectativa de una aceleración del gasto público tras la derrota electoral del Gobierno en las PASO, y una reciente caída en las reservas del BCRA, configuran un combo con eventuales implicancias cambiarias, dado que requerirá de mayores esfuerzos oficiales para mantener dentro del rango actual a la brecha cambiaria, hoy en torno al 76%.

“Preocupa que se acentúen los desequilibrios fiscales y monetarios que deberán encararse poscomicios, cuando además se apuntaría a alcanzar un acuerdo con el FMI por los abultados compromisos del año próximo. En dicho sentido, un creciente gasto público financiado monetariamente no hace más que potenciar el riesgo cambiario en un escenario de una montaña de pesos y una decreciente dinámica de reservas netas”, destacó el analista Gustavo Ber.

“Toda la atención sigue focalizada en las intervenciones del BCRA, dado que los operadores entienden que una dinámica de drenaje de divisas no resulta sustentable. De ahí el repunte que vienen reanudando recientemente aquellas referencias de dólares implícitos más libres, toda vez que una creciente emisión monetaria no hace más que actuar como combustible para que se reactive la búsqueda de cobertura entre los agentes económicos en busca de mitigar riesgos en un clima de tensiones financieras”, remarcó Ber.

En ese escenario, el dólar oficial minorista bajó seis centavos a $104,04, mientras que el solidario cedió 10 centavos a $171,67, con lo que acumuló una caída de 36 centavos en las últimas dos ruedas. El dólar mayorista ascendió cinco centavos a $98,54, bajo la estricta regulación del BCRA, la suba más alta de la semana.

En el mercado de futuros del ROFEX, todos los plazos del dólar hasta noviembre cerraron con bajas del 0,2% en promedio, mientras que para diciembre el retroceso fue del 0,4%. La divisa para fin de mes finalizó con una tasa del 21,7% y para finales de octubre cerró con una tasa del 22,42%. El volumen operado subió a u$s240 millones.

El dólar blue cerró estable a $185, luego de rebotar $1 el miércoles tras tres jornadas sin subas. La brecha con la divisa mayorista se ubicó en el 87,7%.

Expectativa

De cara a lo que pueda ocurrir en los próximos meses, con las elecciones legislativas de noviembre en el futuro y luego de una semana marcada por la tensión en los mercados globales por el caso del gigante chino Evergrande, analistas advierten por presiones futuras para los dólares alternativos.

“El tembladeral financiero de comienzos de la semana, más las pérdidas de reservas que está teniendo el Banco Central y el aumento del gasto público que ya se está descontando de alguna manera por parte del Gobierno para mejorar la performance en las elecciones, son componentes que auguran una trayectoria alcista los tipos de cambio financieros y el blue. La velocidad es bastante de difícil de prever, pero las presiones van hacia el alza”, analizó a Ámbito el economista Jorge Neyro.

“La presión hacia fin de año va a ser al alza. Por un lado, porque la expansión fiscal que ya se esperaba antes del resultado de las PASO tiene como contrapartida más pesos en circulación, de los cuales alguna proporción va a terminar buscando cobertura en el dólar financiero. En qué medida, va a depender cuánto compense el BCRA absorbiendo pesos la política expansiva del Tesoro. Y de cómo logre el Gobierno reducir la incertidumbre respecto a la política económica para lo que resta de 2021 y 2022, en particular después de los eventos pos-PASO. Por el control que puede ejercer el Central sobre la brecha, no se espera un aumento brusco en los próximos meses”, señaló el director de Analytica Claudio Caprarulo.

Temas

Dejá tu comentario